Gestión Del Conocimiento: Contexto Y Antecedentes

Posteado: 07/06/2009 |Comentarios: 0 | Vistas: 4,034 |

Gestión del Conocimiento: Contexto y antecedentes.

 Diversos autores entre los que se encuentran Peter Drucker, Alvin Toffler, Robert  Reich; hablan del surgimiento de un nuevo tipo de economía o de sociedad. Drucker la denomina Sociedad del Conocimiento. Ésta se distingue de las anteriores porque en ella el conocimiento desempeña un papel esencial. Este autor  sostiene, que la nueva economía el conocimiento no sólo es otro recurso además de los tradicionales factores de producción (tierra, trabajo y capital), sino el único recurso válido en el presente. Su argumento es que el hecho de que el conocimiento se ha vuelto el recurso en vez de ser sólo un recurso, es lo que hace que la nueva sociedad sea única en su clase.

 Para Toffler (1990), sostiene al igual que Drucker,  que el conocimiento es la fuente del poder de más alta calidad y la clave para el cambio que se dará en el poder. Su opinión es que el conocimiento dejó  de ser un elemento más del poder del dinero y del poder de la fuerza muscular, para convertirse en su esencia, y es por eso que en todo el mundo se hace más ardua la batalla por controlar el conocimiento y los medios de comunicación. Toffler considera que el conocimiento es el nuevo sustituto de los otros recursos.

 Un sin fin de investigaciones, concuerdan en afirmar que el futuro pertenecerá a las personas que posean el conocimiento y lo creen permanentemente. En una sociedad del conocimiento, el trabajador es el activo más importante, en la definición de trabajador con conocimiento se incluye a una persona que sabe cómo asignar conocimiento a usos productivos. Así mismo consideran que la competencia internacional se definirá  según la ventaja, en cuanto a conocimiento se refiere, que una nación genere en el futuro.

 Es por esta razón que hace décadas la sociedad se ha venido preparando consciente o inconscientemente para lo que hoy en día conocemos como la sociedad del conocimiento, sociedad en que las organizaciones están expuestas a nuevas exigencias, nuevos patrones de comportamiento, tanto de sus miembros como de sus usuarios, beneficiarios o clientes y nuevos paradigmas en el sistema económico y social, tanto nacional como internacional. Estos cambios han presionado hacia nuevas formas de administración y de desarrollo institucional, que se caracterizan por el reconocimiento y auge de los llamados “bienes intangibles” y “capital intelectual”.

  Aunque la habilidad de construir y compartir conocimiento siempre ha sido un impulsor del desarrollo y “en todas las épocas han existido organizaciones e instituciones capaces de crear y difundir el conocimiento: desde los gremios medievales hasta las grandes corporaciones comerciales de principios del siglo XX”, no se puede negar “que en los últimos treinta años en los países más desarrollados se ha producido más conocimiento que en los cinco milenios anteriores”. Las formas de organización social que están emergiendo en la actualidad, incluyen al conocimiento como una dimensión sustantiva, como un factor importante, que transciende al papel que históricamente ha cumplido.

 En los últimos años se ha evidenciado una rápida transición de la “Economía tradicional de Mercado”, a la “Economía basada en la información”, que surge a partir de los años ochenta con los procesos de globalización de los mercados, innovación, conectividad y virtualización, aspectos que contribuyen al auge en las comunicaciones y a la transmisión rápida y “sin fronteras” de la información. De la “Economía basada en la información” se avanza hacia una nueva “Economía basada en el conocimiento”, también llamada como la “Nueva Economía” y caracterizada  por la flexibilidad y expansión de las organizaciones y la fluidez de sus productos en el mercado internacional.

 A pesar que, el conocimiento ha existido desde que existen organizaciones y ha sido uno de los ejes fundamentales del crecimiento organizacional desde sus inicios. Los síntomas iniciales de la llamada Nueva Economía aparecen en la década de los sesenta, especialmente con la aparición de las primeras computadoras, la expansión de las multinacionales y la formación de un mercado internacional de capitales. Pero no es hasta años recientes que se reconoce como un nuevo paradigma, una nueva forma de crecimiento económico centrada en la innovación y en la creación de valor a partir del conocimiento.

 Principales señales en el surgimiento del nuevo paradigma.

 Algunos autores afirman que tienen razón todos aquellos que sostienen que el conocimiento se encuentra “detrás” de los cambios de los paradigmas científicos, productivos, organizacionales o de otra naturaleza, en medio de los cuales nos encontramos. Simultáneamente el conocimiento termina por “traducirse” en nuevos productos de elevada sofistificación tecnológica y también en nuevas maneras de pensar y de intervenir en asuntos tan complejos como puede ser una propuesta de desarrollo organizativo. El conocimiento, aparece como un eje transversal de un abanico de paradigmas emergentes. La necesidad de construir y aplicar permanentemente nuevo conocimiento se convierte en un imperativo para quien dirige una organización, tanto como, para quien dirige un gobierno territorial o un organismo de fomento del desarrollo así como, en último término, para cualquier individuo.

  Uno de los primeros síntomas de cambio hacia una nueva sociedad fue el proceso de globalización, de integración económica, de libre comercio, de articulación entre países, sectores, empresas, organizaciones o grupos. Proceso que crea las bases para que el conocimiento circule libremente a nivel planetario, que permite el intercambio cultural e incentiva a la reflexión sobre como presentarse e insertarse en otras  sociedades, en especial respecto a las disyuntivas que ha representado para los países pobres.

 Así mismo, el desarrollo cada vez mayor de la innovación científica y tecnológica ha estado ligado a la formación de habilidades y capacidades para desplazar el trabajo humano hacia tareas más complejas y sofisticadas, tareas de investigación y de producción de conocimiento científico. Su resultado: la proliferación de nuevas variedades de bienes y servicios o sus adaptaciones como mecanismo de supervivencia o de expansión en un mercado competitivo y globalizado.

 De igual manera la nuevas tecnologías de información y comunicación surge como factor disparador de ésta nueva economía se identifica la revolución tecnológica, el acceso y uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación, o a la llegada de la Internet, que permitieron la transmisión digital a larga distancia y a bajo costo de grandes cantidades de información y que facilitaron el trabajo y el aprendizaje colectivo. Las nuevas tecnologías abren paso a una sociedad global, una sociedad en la que las personas o grupos de ellas pueden interactuar en tiempo real aunque se encuentren dispersos geográficamente.

 No obstante, se han evidenciado resultados contradictorios en las organizaciones como consecuencia de la introducción de las nuevas tecnologías, así lo revela el estudio de la Fundación Acceso: “Aunque parezca contradictorio, porque siempre se relaciona la Internet con el surgimiento de la sociedad del conocimiento, varios aspectos evidencian el peligro de que la incorporación de la Internet a la organización más bien limite el proceso de generación de nuevos conocimientos” Camacho, (2003). Por lo tanto, se debe entender que éste es un factor detonante para la transmisión de información y para la agilidad de la comunicación y como tal, facilita y apoya la gestión del conocimiento, pero no es ni el único ni el más importante requisito para que éste se genere.

 Otro aspecto importante en el surgimiento del nuevos paradigma es la Introducción de un nuevo factor de producción: En los últimos años el conocimiento se ha convertido en un recurso estratégico para cualquier tipo de organización, privada, estatal o no gubernamental, ha pasado a ser un intangible capaz de generar valor. La sociedad está desarrollando cada vez más, actividades que requieren un alto grado de conocimiento. En los negocios, la gestión de conocimiento crea valor y diferencia los productos y servicios con respecto a los de la competencia. Desde el punto de vista económico, se agrega un recurso más a los ya definidos por la teoría económica como Tierra, Trabajo y Capital, estos pasan a constituirse, para algunas organizaciones, en factores de producción secundarios o pasan a ser reemplazados por el conocimiento.

 En el ámbito macroeconómico, se ha percibido una mayor participación del capital intangible en el Producto Interno Bruto (PIB) de las naciones, debido al aumento de la inversión en desarrollo de conocimiento, es decir en actividades de capacitación e investigación y en capital humano. De acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), sus países miembros han aumentado la inversión en capital intangible.

Paul y Dominique, (2002), sostienen que si se toman en cuenta los sencillos pero poco representativos indicadores de inversión en investigación y desarrollo, educación pública y programas para computadora, se observa que las tasas de inversión anual han crecido de manera considerable desde el decenio de los ochenta (a una tasa promedio anual de 3% en los países de la OCDE). Además, se estima que en la mayoría de los países que son miembros de esta  organización, más del 50% del PIB tiene su origen en empresas de base tecnológica.

 Estímulo al aprendizaje: La flexibilidad de las organizaciones a permitir que sus miembros aprendan por experiencia propia y reflexionen sobre lo realizado ha incrementado vertiginosamente la cantidad de innovaciones y ha estimulado la capacidad de adaptación al cambio. Actualmente, para que una empresa tenga éxito o pueda mantenerse en el mercado, es preciso que desarrolle una estrategia de negocio diferente a la históricamente implementada, que garantice el aprendizaje rápido y la innovación constante.

 El encadenamiento de todos éstos factores (globalización, innovación, surgimiento de nuevas tecnologías de información y comunicación, introducción del capital intangible en el ámbito macroeconómico y procesos de aprendizaje) han resultado en una nueva Sociedad, la “Sociedad del conocimiento”, en la que el desarrollo e intercambio de conocimiento entre las personas es su más importante motor de progreso. Una sociedad en la que el poder se encuentra en el conocimiento y por lo tanto requiere de una nueva organización del trabajo, de nuevas relaciones económicas y de nuevas dinámicas de aprendizaje.

       Conceptos. Información y conocimiento:

Puntos de contactos y diferencias.

 Empecemos por distinguir entre información y conocimiento. Existe la tendencia a entender lo mismo por ambos conceptos o a creer que el acceso a mucha información es lo mismo que el acceso al conocimiento. La posibilidad de crear conocimiento se relaciona en gran medida con el acceso a información y se confunde el límite entre uno y otro concepto.

 Sin embargo, es necesario destacar que el conocimiento a diferencia de la información, permite que el individuo tenga la capacidad para actuar ya sea intelectual o físicamente, transforma o complementa su pensamiento, su actitud, su raciocinio y sus sentimientos, o bien, transforma lo que hace, el producto de su trabajo y de sus acciones. Por ello, es llamado por muchos autores como una “cuestión de capacidad cognitiva”. Por lo tanto, la información no es conocimiento, “la información . . . no va a producir, por sí misma, nuevas soluciones a los problemas de cada día, alternativas a las necesidades de las poblaciones y los países, ni la construcción de propuestas innovadoras, por parte de las organizaciones” Camacho (2003).

 Para Nonaka y TaKeuchi (1999), el conocimiento es similar a la información y distinto de ella. Y en este punto hacen tres observaciones en los siguientes términos:

 Cuando se trata de conocimiento, a diferencia de la información, se trata de creencias y compromisos. El conocimiento es una función de una postura, perspectiva o intención particular.

  1. El conocimiento,  a diferencia de la información, es acción. Siempre es conocimiento “hasta cierto punto”.
  2. El conocimiento, como la información, trata de significado, depende de contextos específicos y es relacional.

 En su Teoría de Creación de Conocimiento Organizacional, Nonaka y Takeuchi adoptan la definición tradicional de conocimiento que lo considera una creencia verdadera justificada, sin embargo, aclaran que aunque la epistemología tradicional pone énfasis en la naturaleza abstracta, estática y no humana del conocimiento, expresada típicamente en las proposiciones y la lógica formal, para ellos el conocimiento es un proceso humano dinámico de justificación de la creencia personal en busca de la verdad.

 En este sentido señalan los autores, antes citados, que hay una clara diferencia entre los términos información y conocimiento. Como señala Bateson (1979), la “información consiste en diferencias que establecen la diferencia”. La información permite interpretar eventos u objetos desde un punto de vista distinto, el cual hace visibles ciertos significados que antes eran invisibles, o descubre conexiones inesperadas. Por tanto, la información es un medio o material necesario para extraer y construir conocimiento. De forma similar, Dretske (1981) señala que la información es una cosa capaz de producir conocimiento y la información que porta una señal es lo que podemos aprender de ella y el conocimiento se identifica con la creencia producida (o sostenida) por la información.

 La información puede considerarse de dos maneras: sintácticamente             (por el volumen que tiene) y semánticamente (por el significado que posee).  El aspecto semántico de la información es más importante para la construcción de conocimiento, porque se centra en el significado expresado.  Entonces, la información es un flujo de mensajes y el conocimiento es creado precisamente por ese flujo de información, anclado en las creencias y el compromiso de su poseedor. Esta explicación  enfatiza que el conocimiento está en esencia relacionado con la acción humana.

 En este sentido, tanto la información como el conocimiento son elementos de contexto específico y son relacionales, ya que dependen de la situación y se crean dinámicamente durante la interacción social de las personas. Berger y Luckmann (1966), cp. Nonaka y Takeuchi (1999), señalan que el interactuar en cierto contexto histórico y social las personas comparten información, con la cual construyen un conocimiento social que conforma una realidad y ésta, a su vez, influye en sus juicios, su comportamiento y su actitud.

 De igual forma para Paul y Dominique (2002) la información, “consiste en datos estructurados que permanecen ociosos e inamovibles hasta que los utiliza alguien con el conocimiento suficiente para interpretarlos y procesarlos”. Si bien, no son sólo datos, sino que son datos organizados con un propósito específico, a los que se les da significado y por lo tanto requiere de seres pensantes que le den ese significado, aún no es conocimiento, hasta que pasen por la reflexión y la apropiación de la mente humana se transforman en conocimiento.

 Podemos comprender la información como el intermedio entre los datos u observaciones que son fáciles de capturar y almacenar y el conocimiento que requiere de las personas y de su análisis, su capacidad, su experiencia y su adaptabilidad para estructurar y relacionar sistemáticamente esos datos (información) pertinentemente, de acuerdo a sus necesidades y agregarles valor.

 Plantean  además, que el conocimiento por su parte, ha sido definido teóricamente como “creencias justificadamente ciertas y técnicas adquiridas empíricamente”. Ello se operacionaliza al entender conocimiento como una secuencia, un continuo que va desde los datos a la información y de ésta al conocimiento, conocimiento que se convierte con el tiempo en experiencia y que va creciendo hasta llegar a constituirse en saber o sabiduría. Bajo esta conceptualización, el conocimiento es entonces la interpretación y la transformación de la información en un tangible o un intangible cuya principal característica es la de ser útil. En este sentido plantea Romero (2004) que:

 “El conocimiento requiere de cierto grado de razonamiento y enjuiciamiento que organiza la información mediante su comparación y clasificación. Para ello es necesario un ejercicio interactivo sujeto-objeto del conocimiento, en el cual se debe asumir una posición crítica y creativa, con el propósito no solo de apropiarnos de la información disponible, sino, además, y sobre esta base, generar nuevo conocimiento.”

 Es importante reconocer que la información es un insumo para que exista conocimiento, pero no es el único, a ella hay que agregar creatividad y reflexión y además otro tipo de información de contexto que no está organizada o sencillamente de información que parte de las vivencias y percepciones personales. Para que exista conocimiento se deben combinar tres factores: información, experiencia e interacción con el contexto. No es solamente “la capacidad para relacionar de forma altamente estructurada, datos, información y conocimiento de un determinado objeto.”

 El conocimiento requiere de dos actividades mentales: percibir y concebir, donde “Percibir es la actividad mental mediante la cual llegan al cerebro los estímulos del exterior y se realiza el proceso de cognición... y concebir es la actividad mental mediante la cual resultan conceptos e ideas a partir de los estímulos percibidos, los cuales determinan a su  vez los conceptos de entender y comprender que hacen que el proceso cognoscitivo culmine en aprendizaje . . . donde lo que se entiende es un hecho, una relación, una palabra, un método, en cambio lo que se comprende es una serie, un sistema, un plan.” Arráez ( 2003).

 Así, el soporte del conocimiento no es sólo la información sino las cualidades y capacidades humanas que la utilizan para trasformar algo o para modificar sus propias  habilidades. Llegamos a identificar que el conocimiento es más que la interpretación, el análisis y  la transformación de la información, va más allá, incluye el proceso de comprensión, de aprendizaje humano. De Souza Silva lo expresa en la forma siguiente:“Conocimiento es un verbo, no un sustantivo, es un estado cambiante de comprensión que uno construye después de interpretar y analizar diferente información sobre un mismo tema.”

 Desde la perspectiva de la organización privada, el conocimiento es un recurso que se capitaliza, “la gestión del conocimiento fomenta y capitaliza, de manera continuada, el conocimiento colectivo de los empleados de una organización para mejorar su capacidad de crear valor. Es decir, el conocimiento añade valor a los productos y servicios que ofrece la organización y los diferencia del resto de las demás.

 En resumen, existen varias formas de entender el concepto de conocimiento dependiendo de la perspectiva desde la cual se observe, tales como:

- Desde el último estadio de la gestión de información, donde el conocimiento refiere a la transformación de la información en saber o aprendizaje y que tiene la característica de ser útil.

- Desde el racionalismo, donde el conocimiento requiere de la actividad mental para construir o conceptualizar constructos. El conocimiento es producto de un proceso mental, de eso que llamamos razonamiento racionalista.

- Desde la percepción y la concepción, donde el conocimiento es resultado del procesamiento de los estímulos del exterior que recibimos y de la comprensión que tengamos de ellos. El conocimiento se obtiene de las experiencias sensoriales, esto es, del empirismo.

- Desde las habilidades y capacidades humanas el conocimiento es un proceso no es un objeto que pueda almacenarse e intercambiarse tangiblemente, sino que es un flujo constante de comprensión y construcción que termina en acción.

-         Desde la comercialización y la gestión organizacional, el conocimiento es un recurso que añade valor a los bienes y servicios producidos y por lo tanto los hace competitivos en el mercado.

 El termino "información" alude a cualquier expresión verbal, numérica, gráfica o de otro tipo que posee un significado determinado dentro de un contexto concreto, y cuyo último objetivo es comunicar algo.

En cambio el "conocimiento" se podría definir como la capacidad para actuar, sobre la base del uso de una cierta información, y como consecuencia de:

  • la capacidad de comprender e interpretar la naturaleza de algo, un cierto fenómeno, las leyes que regulan un cierto comportamiento.
  • la aplicación de ciertas habilidades o capacidades complementarias.

Por tanto el conocimiento puede servir como base para determinar:

  • cómo actuar en determinadas circunstancias
  • cómo llevar a cabo un trabajo a partir de ciertas instrucciones o especificaciones
  • cómo elaborar una estrategia para conseguir un determinado resultado

Sobre la base de estas dos definiciones se podría establecer la siguiente comparación: 

Conocimiento

Información

Para la existencia de un conocimiento debe existir un sujeto que conoce.

La información existe por sí misma, no requiere de la existencia de un sujeto que la posea.

El conocimiento proporciona alguna

habilidad para quien lo posee.

Aunque sea ventajoso tener acceso a una determinada información, esto no implica una habilidad para quien la accede.

La transmisión del conocimiento implica más o menos tiempo dependiendo de la complejidad del proceso de enseñaza-aprendizaje, en el cual la experimentación juega un papel fundamental.

La transmisión de información es inmediata, y solo requiere el soporte adecuado.

 

  Clasificaciones del concepto de conocimiento:

 Para clarificar las diferentes dimensiones del conocimiento en una organización se han elaborado varias clasificaciones, entre ellas:

 - Conocimiento codificado y conocimiento no codificado: Para Wei Choo (1999), el conocimiento codificado es el “que se puede almacenar o poner por escrito sin que se incurra en pérdidas indebidas de información”, mientras que el no codificado se refiere a “aquel que no puede ser capturado por escrito ni almacenado, sin perder los aspectos esenciales de la experiencia a la que se refiere, como reconocer un rostro, operar una maquinaria compleja o tocar el piano . . . permanece encerrado dentro de la mente, ya sea porque es difícil de expresar, o porque se decida que se debe mantener ahí.”

- Conocimiento público y conocimiento personal: el conocimiento público se distingue porque es fácil de compartir, es un conocimiento creado y difundido en la sociedad, se divide en conocimiento público codificado y conocimiento público no codificado.

 El conocimiento público codificado es el que se expresa en fuentes impresas formales o informales, como libros, boletines, revistas, por lo tanto se mantiene estático a lo largo del tiempo. Este tipo de conocimiento codificado lentamente se va enlazando para formar un denso tejido impermeable constituido por hechos, categorías y conceptos que pueden ser difíciles de modificar; es decir, adquiere inercia a lo largo del tiempo.”

 Por su parte, el conocimiento público no codificado es aquel que se construye en grupo, dos o más personas discuten, comparten y analizan información en torno a un tema, que no necesariamente se sistematiza o codifica en un documento, sino que se comprende y puede llegar hasta la reflexión y configuración de conclusiones y de premisas comunes a todos los miembros del grupo. Este es un conocimiento que puede cambiar, que está en evolución. A este podemos llamarle conocimiento  social no codificado.

 Por su parte, el conocimiento personal es el que es construido por el individuo, es un conocimiento propio de cada cual. Éste es  la base el conocimiento  público.  Se divide en conocimiento personal codificado y conocimiento personal no codificado.

 El conocimiento personal codificado, es aquel que el individuo genera y codifica para comprender un fenómeno. Es fácil de compartir pero sólo tiene significado para ese individuo en particular. Es conocido como “conocimiento registrado propio”, conocimiento “que una persona o grupo desarrolla y codifica por su cuenta a fin de percibir situaciones particulares. Aunque el conocimiento registrado propio  es codificado y por tanto es técnicamente difundible, quizá no sea significativo hacerlo así porque su pertinencia se limita a las circunstancias y necesidades  específicas del que lo origina.

 El conocimiento personal no codificado, llamado por Chun Wei como  “conocimiento de sentido común” es también difundido y codificado, pero no tan codificado como el anterior, es único para cada persona, depende de ella, de su entorno y de sus condiciones. “Una persona adquiere gradualmente conocimiento de sentido común a lo largo de la vida, mediante experiencias y encuentros con la familia, los amigos, los semejantes y otros miembros que constituyen la comunidad donde se desenvuelve el individuo. Lo que llega a interiorizarse como sentido común depende de la situación social de la persona o su condición de miembro de uno o más grupos, o del alcance de la influencia de los demás sobre lo que prende y percibe.

 - Conocimiento cultural y conocimiento diccionario: Esta es una forma de clasificar el conocimiento más desde el quehacer organizacional. El primero contempla las estructuras cognoscitivas y afectivas que utilizan habitualmente los miembros de la organización para percibir, explicar, evaluar y construir la realidad. Es un tipo de conocimiento que utiliza los términos, siglas y modos de proceder propios de cada organización, construidos a lo interno de una organización y casi con significado sólo para los miembros de ella. De esta manera el conocimiento cultural abarca las conjeturas y las opiniones que se usan para describir y explicar la realidad, así como las convenciones y expectativas que se emplean para asignar valor y significado a la nueva información. Estas opiniones, normas y valores compartidos forman el marco de referencia con base en el cual los miembros de la organización construyen la realidad, reconocen el rasgo destacado de la nueva información y evalúan interpretaciones y acciones alternativas. Es el conocimiento que se comparte vía interrelaciones entre los miembros de la organización.

 Por el contrario, el conocimiento diccionario refiere a los conceptos, términos y valores en los que los miembros de una organización se han puesto de acuerdo a raíz de las definiciones ya existentes bibliográficamente. Como lo señala Wei Choo: “El conocimiento de diccionario abarca descripciones que se poseen ordinariamente, entre ellas expresiones y definiciones que se utilizan en la organización para describir el “que” de situaciones”. Se sospecha que muchas organizaciones utilicen ambos tipos de conocimiento en el entendimiento de su realidad.

 - Conocimiento tácito y conocimiento explícito: La diferencia entre conocimiento tácito y explícito, también ha sido desarrollada por otros autores como Michael  Polanyi (1966), quien su obra “Human Knowledge”, describe al conocimiento tácito como los modelos mentales, pautas, habilidades, artesanía, percepciones, perspicacia, experiencias, creencias, valores o know-how, y al conocimiento explícito como las fórmulas, ecuaciones, reglas, soluciones, productos, máquinas, libros, bases de datos, textos, procedimientos, políticas, diseños o prototipos.       

El conocimiento tácito es difícil de articular, se puede comunicar a otros pero no se puede transferir, no se puede asegurar que la otra persona lo comprenderá y se apropiará de él. Surge de la experiencia, de la reflexión personal y de las respuestas que cada cual haya dado a sus necesidades en un contexto específico. Peluffo y Catalán (2002), lo describen de la siguiente forma:

 “El conocimiento tácito es aquel que una persona, comunidad, organización o país, tiene incorporado o almacenado en su mente, en su cultura y que es difícil de explicar . . . Está compuesto por: ideas, experiencias, destrezas, habilidades, costumbres, valores, creencias, historia, conocimiento del contexto o ecológico . . . conocimiento como destreza cognitiva (comprensión de lectura, resolución de problemas, escribir, visualizar ideas, analizar, sintetizar, etc.) que le permite acceder a otro más complejo o resolver problemas nuevos.”

 Mientras que el conocimiento explícito es otra forma de llamar al conocimiento público o personal codificados, ya que viaja en la organización a través de  cualquier expresión escrita, se puede conceptuar y por lo tanto se puede divulgar.                                                                                                                                                   

El conocimiento explícito se ha definido como el conocimiento objetivo y racional que puede ser expresado con palabras, números, fórmulas, etc. Se puede transmitir más fácilmente que el anterior.

 - Conocimiento local y conocimiento global: surge cuando se cruza la cultura con lo local o ecológico, lo que viene a definirse como el conocimiento existente y desarrollado alrededor de las condiciones específicas de mujeres y hombres nativos u originarios en un área geográfica específica.

 Mientras que el conocimiento global “es el que se forma por medio de redes sin tener una localización, pues quienes lo crean pertenecen a diferentes puntos geográficos. Se construye a partir de realidades locales, pero del intercambio se sistematiza y se abstrae de lo local. Se puede acceder a ese conocimiento gratuitamente o no, dependiendo del caso.

 - Conocimiento latente y conocimiento activo: La Universidad de Cambridge  también ha diferenciado el conocimiento en dos tipos: latente y activo.

 Entendiendo por conocimiento latente como la “experiencia, sistemas y  procedimientos empleados en un proceso de negocio” y por conocimiento activos como el trabajo cualificado, es el conocimiento día a día que garantiza la ejecución del proceso.

- Conocimiento científico y conocimiento circunstancial: El primero dice Souza, basado en los argumentos de Frederick von Hayek, es el conocimiento de reglas generales, el segundo está determinado por la dimensión espacio-tiempo, argumentando que los contextos cambiantes redefinen la ventaja relativa del conocimiento que poseen diferentes individuos y firmas.

 - Conocimiento orientado, conocimiento de recetas y conocimiento

axiomático: Esta es una clasificación que enmarca el conocimiento necesario para hacer relaciones o vincular la secuencia sistémica de una organización o una situación. El conocimiento orientado determina una relación causal entre un concepto y otro, entre una situación y otra. Wei Choo lo describe como aquel que alude a prácticas que se poseen comúnmente y es conocimiento sobre secuencias de sucesos y sus relaciones de causa-efecto que describen el “como” de los procesos.

 El conocimiento de recetas es a diferencia del anterior, más descriptivo, “comprende prescripciones para reparar y mejorar estrategias que recomiendan qué acción “se debería” emprender” Wei Choo (1999. Mientras que el conocimiento axiomático se refiere a las razones y explicaciones de las causas finales o premisas a priori que se percibe que explican “por qué” ocurren los sucesos.

 Elaborado por. Iraima V. Martínez M.

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 9 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/recursos-humanos-articulos/gestion-del-conocimiento-contexto-y-antecedentes-958124.html

    Agregue un nuevo comentario

    Marcos Ismael Hernandez Lopez

    “Las Universidades como instituciones educativas juegan un importante rol en el mundo actual caracterizado por los retos y desafíos que le plantea la Sociedad del Conocimiento, correspondiéndole un papel estratégico en el transición de un paradigma a otro de mayor dinamismo, en donde el desarrollo económico y social está condicionado por factores insoslayables, como los que tienen que ver con los avances de la investigación y el progreso de la ciencia y la tecnología” Ante la aparición de un nuevo modelo impuesto por la actual sociedad del conocimiento, la academia, sus dependencias y la gente que en ella intervienen, tienen el compromiso de propiciar ajustes, reformas y alternativas importantes en su estructura, para hacer de la labor intelectual, del trabajo docente, la investigación y la extensión, la base del cambio para inducir un nuevo modelo de desarrollo socio económico.

    por: Marcos Ismael Hernandez Lopezl Educación> Ciencial 16/06/2009 lVistas: 809
    Antonio Jesús Cañizares

    Elegir la foto del currículum a la hora de elaborar el documento que más tarde se facilitará a los reclutadores de personal para trabajar es el paso más importante para que las empresas recuerden con mayor facilidad a los candidatos.

    por: Antonio Jesús Cañizaresl Negocios> Recursos Humanosl 14/07/2014
    Antonio Jesús Cañizares

    Las últimas reformas laborales exigen actualizar los conocimientos sobre los procesos de contratación laboral, la duración con la que cuenta cada contrato, las indemnizaciones y las condiciones laborales que tiene cada trabajador y que han sufrido modificaciones. Todas estas actualizaciones pueden estudiarse en los cursos de contratación laboral.

    por: Antonio Jesús Cañizaresl Negocios> Recursos Humanosl 14/07/2014

    Un módulo de Gestión de Tiempos permite conocer el detalle de ingresos y egresos de los empleados en la organización. Contribuye a una mejor administración del Capital Humano por estar íntimamente relacionado con una correcta y precisa Liquidación de Haberes, aporta claridad y transparencia para empleados y empleadores.

    por: Andrea Airaldil Negocios> Recursos Humanosl 27/06/2014
    IDE-CESEM

    Desde IDE-CESEM queremos aconsejar la mejor forma de acceder a formación a bajo coste optimizando el uso del crédito formativo

    por: IDE-CESEMl Negocios> Recursos Humanosl 26/06/2014

    La metacognición es un término que se usa para designar a una serie de operaciones, actividades y funciones cognoscitivas llevadas a cabo por una persona, mediante un conjunto interiorizado de mecanismos intelectuales que le permiten recabar, producir y evaluar información, a la vez que hacen posible que dicha persona pueda conocer, controlar y autorregular su propio funcionamiento intelectual.

    por: Ma. Elena Fernandezl Negocios> Recursos Humanosl 10/06/2014
    Daniel Alarcon

    Los equipos actuales deben recargarse es decir, retomar sus fuerzas, actualizarse porque el entorno de los negocios es cambiante. Cambian las estrategias, cambian regulaciones, nuevos productos, nuevos competidores, nuevos requerimientos. Inclusive en los mismos equipos hay relevos, cambios de líderes. Por tanto es importante y casi obligatorio que los equipos sean recargados para que con nuevas fuerzas enfrente los retos de este nuevo ciclo en los negocios.

    por: Daniel Alarconl Negocios> Recursos Humanosl 31/05/2014
    Ricardo Candela Casas

    El solicitar un aumento de sueldo es algo que debe prepararse. Las condiciones dentro del lugar donde trabajo , así como su actitud influyen de manera directa con el resultado.

    por: Ricardo Candela Casasl Negocios> Recursos Humanosl 24/05/2014 lVistas: 13

    La importancia de sistematizar la Capacitación de los empleados en una organización según su proyección y la definición de un plan de carrera

    por: saral Negocios> Recursos Humanosl 14/05/2014 lVistas: 17
    Iraima V. Martínez M.

    La investigación de campo es entendida como el análisis sistemático de problemas en la realidad, con el propósito bien sea de describirlos, interpretarlos, entender su naturaleza y factores constituyentes, explicar sus causas, y efectos, o predecir su ocurrencia, haciendo uso de métodos característicos de cualquiera de los paradigmas o enfoques de investigación conocidos o en desarrollo.

    por: Iraima V. Martínez M.l Monografíasl 31/03/2010 lVistas: 18,714
    Iraima V. Martínez M.

    Las teorías científicas son entendidas como: modelos universales explicativos, o construcciones semióticas (cognitivas y simbólicas) que representan una relación de interdependencia entre dos o más clases universales de hechos, y que tienen el poder de retrodecir y predecir cualquiera de los hechos particulares abarcados dentro de esa clase universal. En forma particular se llama Teoría del Aprendizaje al constructo que explica y predice como aprende el ser humano.

    por: Iraima V. Martínez M.l Educaciónl 31/03/2010 lVistas: 6,688 lComentarios: 1
    Iraima V. Martínez M.

    La etnográfica como enfoque de investigación, es una descripción o reconstrucción analítica de escenarios y grupos culturales intactos. La tarea consiste en reconstruir las características del fenómeno estudiado. El enfoque etnográfico tiene como objetivo inmediato, crear una imagen fiel del grupo estudiado, donde su objetivo específico o unidad de análisis es la nueva realidad que emerge de la interacción de las partes constituyentes, y la búsqueda de esa estructura con su función y significado

    por: Iraima V. Martínez M.l Monografíasl 31/03/2010 lVistas: 5,527
    Iraima V. Martínez M.

    En términos generales se han identificado atributos o criterios de calidad cuya concurrencia contribuyen a la valía de cualquier investigación y por tanto de un estudio cualitativo y etnográfico. Estos atributos son: claridad, significación, propiedad, comprensividad, credibilidad, creatividad o carácter único, criterio de confiabilidad, criterios éticos y criterio de autenticidad.

    por: Iraima V. Martínez M.l Monografíasl 31/03/2010 lVistas: 1,871
    Iraima V. Martínez M.

    Aun cuando la investigación cualitativa es un enfoque caracterizado por ser global, holístico, complejo, cambiante y con un diseño flexible y emergente, tiene que dar lugar a una investigación creíble y fiable. La credibilidad exige que sean aplicadas las reglas relacionadas con la fiabilidad y la validez siempre que se utilicen técnicas etnográficas.

    por: Iraima V. Martínez M.l Monografíasl 31/03/2010 lVistas: 8,462
    Iraima V. Martínez M.

    La investigación cualitativa, es concebida como una propuesta ontológica, epistemológica y se caracteriza por la pluralidad de interpretaciones que genera a través de su metodología, una diversidad de relatos asociados a la existencia de los complejos mundos de la vida que se desarrolla en el contexto objeto de estudio

    por: Iraima V. Martínez M.l Monografíasl 31/03/2010 lVistas: 2,613
    Iraima V. Martínez M.

    El coaching es una alianza entre coach y cliente. Como toda alianza, o contrato, es un acuerdo entre las partes, y se establecen los objetivos que es necesario alcanzar, la forma de llevar adelante el programa, la agenda de trabajo (fechas, horarios, entre otras) y la evaluación de los resultados que el pupilo va consiguiendo.

    por: Iraima V. Martínez M.l Autoayuda> Coachingl 05/07/2009 lVistas: 2,914
    Iraima V. Martínez M.

    se desarrollan en este articulo algunos aspectos que guardan relación con: Las diferencias que existen entre el Coach y el Consultor en su praxis organizacional; las similitudes que existen entre el Coaching y la terapia; diferencias que existen entre Mentoring y Coaching: la Evaluación Apreciativa como Modelo de Coaching finalmente estudio de la relación que existe entre el Coaching y el Feedback como parte del proceso medular de la conversación.

    por: Iraima V. Martínez M.l Negocios> Coaching Empresariall 09/06/2009 lVistas: 2,626
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast