Transiciones, Crisis Y Divorciarse A Los Cuarenta

Posteado: 01/12/2010 |Comentarios: 0 | Vistas: 194 |

No obstante y aspectos legales aparte, los lógicos cambios sociales que han venido acompañando al fenómeno han dado al traste con muchas formas tradicionales de entender la vida. Estos cambios son comprensibles por la evolución de la sociedad, y son además objeto de discusión desde varios puntos de vista.

Sin embargo, no se han abordado con la misma intensidad los procesos internos que a raíz del divorcio sufren las personas. En este sentido, somos lo que nos han enseñado. Así, lo que hemos aprendido es lo que nosotros vivimos como deseable, con el lógico haz de matices que conlleva la experiencia personal. Hemos aprendido que el matrimonio es un estado estable, y hasta cierto punto obligado, y que nos proporciona la seguridad necesaria para evolucionar a nivel social y personal.

Y no es cierto por varias razones: una, que el concepto mismo de matrimonio ha cambiado, por la simple razón de que para divorciarse sólo hace falta expresar del modo legal al caso la voluntad de una de las partes de llevarlo a cabo. Otra, porque el matrimonio ya no ha de ser necesariamente entre hombres y mujeres. Y una tercera, porque tradicionalmente la razón de ser del matrimonio es la de tener hijos, aspecto que también está cambiando. Por tanto, mantenerse anclado en los valores tradicionales implica mantener roles que ya no se sostienen, que no están adaptados al ambiente, y que por tanto, son destructivos en un plazo más o menos largo. Y es que los cambios sociales y legales no llegan a lo personal con la velocidad con que serían deseables. De hecho, la actitud en el matrimonio exige ahora funcionar en el concepto de Amor Activo.

Amor Activo es un concepto con el que quiero expresar varias cosas: por un lado, la necesaria implicación constante en la creación del cariño, el esforzarse continuamente en que el día a día del amor sea lo más importante, de manera que el amor pueda ser nuevo en cada situación… Porque sin el amor (el amor que no se trabaja y que no se renueva, se agota), la pareja se rompe tarde o temprano, o se mantiene con una calidad muy baja. Por otro lado implica la destrucción de los roles clásicos, ya que estos asignaban papeles muy concretos a cada uno de los sexos. Y la evolución de la sociedad, la igualdad entre hombres y mujeres, los cambios laborales, las necesidades económicas, la evolución de la sociedad… han llevado a que el hombre se implique en las tareas de la casa y en las obligaciones con los hijos, y en que la mujer tenga que cumplir con obligaciones laborales de la misma importancia (a veces mayor) que la del hombre.

En lo personal, un matrimonio que se ha roto implica situaciones muy dolorosas. Implica un cambio en todos los aspectos temporales, tanto los inmediatos como los alejados en el tiempo. Implica un cambio en la ilusiones, unas rutinas que ya no sirven, unas tensiones que no se desean, y que sin embargo no se pueden evitar, una pérdida de confianza en la persona más cercana a ti, una pérdida de seguridad en las amistades, un reparto distinto del tiempo, unas emociones con referencia a una persona radicalmente distintas…

Y sin embargo lo más habitual es que uno de los miembros de la pareja viva la situación anteriormente descrita, y que el otro la viva como una oportunidad nueva. En cualquier caso, tanto uno como otro pueden estar a las puertas de una transición.

Transición y crisis son términos que no son idénticos, pero ambos expresan vivencias de desorganización y desequilibrio. Difieren en aspectos temporales y de intensidad:

-         las crisis tienen menor duración que las transiciones, y sin embargo, se viven de forma más intensa.

-         El concepto de transición es mas difícil de acotar, ya que la mayoría de los autores sólo aceptan hablar de transición cuando se producen importantes cambios cualitativos internos en las personas que los viven, y que además afectan a sus relaciones personales y a sus roles.

Una transición es, según Josefa Pérez Blasco "un periodo de cambio significativo entre dos etapas de estabilidad, provocado por la ocurrencia o no de un evento o por la acumulación o persistencia de conflictos o insatisfacción, que puede ser fácilmente observable externamente o no, que afecta a cualquier área de la vida de una persona, es experimentada de manera idiosincrática por cada persona, y cuyo desenlace positivo o negativo es desconocido a priori".

Así, hay varios tipos de transiciones:

  1. Las transiciones anticipadas, que ocurren cuando a lo largo de la vida ocurre algún suceso normativo (maternidad, paternidad, matrimonio, jubilación…)
  2. Las transiciones inesperadas: Que suceden por motivos imprevistos, ya sea porque no tienen relación directa con la edad cronológica, o porque le ocurren a un sector muy reducido de la población.
  3. Las transiciones por la no ocurrencia de un suceso: tener hijos, un puesto determinado, comprar una casa…
  4. Transiciones por insatisfacción acumulada: Suceden cuando la transición sucede por motivos que no son graves en sí mismos, como un balance insatisfactorio entre el tiempo libre y el dedicado a las obligaciones, el reparto de roles o la falta de intimidad.

Por poner un ejemplo, perder la pareja a los veinticinco puede suponer una crisis porque puede ser doloroso, puede desorganizarte y puede dar al traste con proyectos de futuro. Pero perder la pareja a los cuarenta puede implicar además la vivencia de la búsqueda de seguridad interior, de valores nuevos o de encontrarle a la vida aspectos que hasta ahora eran ajenos. Puede que en el primer caso la crisis se resuelva encontrando una persona parecida (o no) a la perdida, pero en el segundo lo que se está buscando es un sentido distinto, se busca la importancia de sentir en lo vital. No es un simple cambio de esquema, sino algo verdaderamente trascendente.

En otro ámbito, una crisis se puede producir por un divorcio, y no pasar de los cambios propios, pero puede producirse una transición si, a partir del divorcio, se cambia la forma de ver la vida y se abandona (por ejemplo) el trabajo de alto directivo en una empresa por la vida rural. O se pasa de ver el trabajo como una obligación y se reniega de este funcionamiento para ver el disfrute de la vida como el pilar básico de funcionamiento.

En cualquier caso, el fin de una etapa puede ser el principio de otra. Las transiciones, en este sentido, implican las necesarias adaptaciones vitales de cada uno, en función de su experiencia. La vida no es monolítica, aunque en cada paso se haga camino. Pero eso si: en cada camino, hay varios cruces, y ahí si podemos elegir nuestro destino.

 

Jose Vicente García

Psicólogo de www.psicologoadistancia.com

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 0 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/psicoterapia-articulos/transiciones-crisis-y-divorciarse-a-los-cuarenta-3767576.html

    Agregue un nuevo comentario

    gabriel

    El presente artículo nos da cuenta en cuanto a los estudios realizados sobre la terapia EMDR y sus resultados en ejercicios controlados en laboratorio los cuales arrojan resultados esperanzadores para lo que hasta hace poco tiempo eran patologías mentales "crónicas" como el Trastorno Estrés Postraumático. Se presentan algunas de las guías internacionales que consideran a la terapia EMDR, como terapia de primera línea para personas sobrevivientes de eventos traumáticos, Trauma Psicológico.

    por: gabriell Psicología> Psicoterapial 24/11/2014
    gabriel

    El presente articulo se presenta como la alternativa de primera linea para afrontar los traumas psicológicos, que, hasta una década se trataban farmacológicamente con benzodiazepinas para disminuir los niveles ansiosos causados por los eventos adversos vividos por las personas, sin embargo no disminuyen los síntomas de reexperimentación y la hipervigilancia entre otros síntomas. El modelo psicoterapeutico EMDR, es el modelo con más estudios a nivel científico y avalado a nivel mundial.

    por: gabriell Psicología> Psicoterapial 23/11/2014 lVistas: 14

    El codependiente deberá reconocer características propias de su enfermedad, que entre otras es; su forma de relacionarse con las personas conformando expectativas falsas de los demás deseando frustradamente intentos de querer cambiarlas, así como de pensamientos obsesivos e irracionales, con conductas compulsivas y de rescate.

    por: Psic. Gilberto Espino Gonzálezl Psicología> Psicoterapial 21/10/2014 lVistas: 16

    La ludopatía se conoce como la "Adicción Secreta" , ya que es silenciosa, no observamos a la gente que apuesta en la calle cayéndose, u oliendo a alcohol, o que nos haga pensar que consumió alguna droga, y cuando la familia que es la última en enterarse se da cuenta, es porque ya su familiar está sumido en las deudas.

    por: Psic. Gilberto Espino Gonzálezl Psicología> Psicoterapial 11/10/2014 lVistas: 18

    Está muy lejos del conocimiento de la gente y hasta de algunos profesionales de la salud que el fumar cigarrillos es una adicción, la cual tiene como principal función familiar la de utilizarse como una cortina de humo para no ver los problemas existentes en ésta. Sin embargo todavía se piensa que el fumar cigarrillos es un mal hábito, costumbre, o vicio.

    por: Psic. Gilberto Espino Gonzálezl Psicología> Psicoterapial 04/10/2014 lVistas: 12

    El propósito de la presente investigación es relacionar la nutrición emocional familiar con la obesidad de un grupo de adolescentes de la ciudad de León, Gto., de 12-14 años de una institución de nivel media superior y a partir de los resultados encontrados poder trabajar la nutrición emocional familiar como un modelo de intervención sistémica.

    por: Mayra Granadosl Psicología> Psicoterapial 19/09/2014 lVistas: 54
    Olga Pujadas Armengol

    La valoración que hacemos de nosotros mismos -la autoestima- no surge de la nada. No es algo que podamos construir al margen de las experiencias vividas. Y tampoco es algo que, como afirman tantos enfoques psicológicos y libros de autoayuda, sea fácilmente moldeable a base de frases positivas y fuerza de voluntad.

    por: Olga Pujadas Armengoll Psicología> Psicoterapial 10/09/2014 lVistas: 24

    "… No le des el pescado… Enséñale a Pescar…." Es una frase que escuchamos por todas partes, pero… ¿a un niño de 2 años hay que enseñarlo a pescar? Me parece que a él si le damos el pescadito ¿no?...

    por: Mauriciol Psicología> Psicoterapial 15/08/2014 lVistas: 18
    R. Rodriguez

    La convivencia con un familiar enfermo de Alzheimer implica una serie de cambios psicológicos que esbozamos en el presente artículo. Psicologo Online

    por: R. Rodriguezl Autoayuda> Consejosl 14/03/2011 lVistas: 313
    R. Rodriguez

    El tratamiento del alcoholimos puede ser efectuado desde distintas disciplinas, pero nunca conviene dejar de lado la psicológica.

    por: R. Rodriguezl Psicología> Psicoterapial 23/02/2011 lVistas: 620
    R. Rodriguez

    Reconocer un cuadro de alcoholismo no siempre es fácil. En este artículo te desvelamos algunas de las claves desde una perspectiva psicológica clínica.

    por: R. Rodriguezl Psicologíal 14/02/2011 lVistas: 295
    R. Rodriguez

    Cada año pasa igual. La gente se hace propósitos para el nuevo año y pocos pasan de la primera semana.¿Por qué?. En este artículo hay algunas claves científicas para que de este año no pase.

    por: R. Rodriguezl Psicología> Generall 29/12/2010 lVistas: 155
    R. Rodriguez

    Recently we begin to know data about the people who ask for psychological help online in internet.

    por: R. Rodriguezl Self Improvement> Psychologyl Dec 15, 2010 lVistas: 63
    R. Rodriguez

    ¿Qué pensaríamos si nos ofrecieran un puesto de trabajo que nos ocupase las 24 horas al día? ¿Que absorbiera todo nuestra energía y atención? ¿Que supusiera un gran esfuerzo físico y mental? ¿Qué no estuviese reconocido? ¿Qué no fuese remunerado?

    por: R. Rodriguezl Psicología> Generall 03/12/2010 lVistas: 347
    R. Rodriguez

    Los principales motivos para jugar que tiene un jugador patológico son: a) superar el aburrimiento, b) ganar dinero (una persona normal puede ganar o perder cuando apuesta, un jugador patológico a la larga pierde siempre), c) olvidar los problemas (el juego contribuye a aumentarlos), d) conseguir niveles altos de excitación (mayor probabilidad para tener problemas con el control del dinero), y e) ser fieles a un hábito adquirido.

    por: R. Rodriguezl Psicología> Generall 01/12/2010 lVistas: 1,158 lComentarios: 1
    R. Rodriguez

    El juego patológico o ludopatía se caracteriza por un comportamiento de juego desadaptado, recurrente y persistente que altera la vida personal, familiar o profesional

    por: R. Rodriguezl Psicología> Generall 01/12/2010 lVistas: 733
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast