Teoría de los afectos

Posteado: 01/08/2008 |Comentarios: 0 | Vistas: 35,511 |

 

INDICE

-Introducción.

--Afecto, deseo, investidura representacional, el yo y su lugar ante los desarrollos de afecto.

-El afecto y su molde anterior a la constitución de cada psiquismo singular.

-Relación entre los desarrollos de afecto y la constitución del aparato mental.

-Afecto, el comienzo del autoerotismo y el yo real primitivo.

-Afecto y el yo-placer.

-Afecto y el yo-real definitivo. Afecto y la formación del Superyó.

-Afecto, sublimación y creatividad.

-Algo más acerca de la pasión.

-Bibliografía

 

-Introducción.

Esta presentación intenta desplegar algunas propuestas metapsicológicas acerca de los afectos vinculándolas con el desarrollo del aparato mental.

Entendemos como afecto al registro de cualidad inscripto en la conciencia, producto de un desprendimiento de libido en el yo bajo la forma de descarga. La inscripición en la conciencia requiere de la empatía y ternura por parte de quién está a cargo del infante para morigerar la pulsión. Este asistente original brinda el sustento para que se constituya la fractura en el ello y diferenciarlo del yo. Así facilita la inscripción del matiz afectivo, en la conciencia como contenido de la misma.

El matiz afectivo deriva de la introyección del soporte materno, y si bien es un producto intrapsíquico, requiere para su constitución de el enlace con un otro diferente, de manera que el matiz es representante del ensamble pulsional y la realidad.

-Resumen.

El autor despliega la metapsicología de los siguientes conceptos: afecto, matiz afectivo, deseo, investidura representacional,dolor psíquico, masoquismo y la nostalgia. Describe la angustia, el dolor físico, la desesperación, el asco la cólera, ataques de furia, el bienestar, pánico, sopor, terror, frenesí de cólera, impaciencia, goce, humillación y verguenza, enojo, furia, tedio, la pulsión de ver, gratitud, desconfianza, convicción ante la palabra, celos, envidia, resentimiento, sentimiento de nos ser amdo, lo siniestro, la desvalorización, reconocimiento, despersonalización, desrealización, extrañamiento, disgusto, malgusto, orgullo, euforia, pesimismo, resignación, piedad, humor, lo cómico y el chiste, el afecto en la sublimación y la creatividad. Describe el entramado pasional, sus defensas y los tipos de pasión.

 

 

 

 

 

-Afecto, deseo, investidura representacional, el yo y su lugar ante los desarrollos de afecto.

El deseo resulta de un incremento de la tensión interna que inviste a ciertas representaciones. El aumento pulsional ante un registro perceptual o una representa-ción alcanza su cúspide con el desligamiento. Ambos aportan cantidad al aparato mental y le imponen trabajo. Mientras que la investidura representacional implica un empuje de la pulsión que se dirige a la conciencia y a la motilidad a través de un sistema de censuras y procesos retóricos; el desarrollo de afecto corresponde a una expresión de la energía fuera del sistema representacional. La desinvestidura no se coimplica necesariamente con el desprendimiento, puede ser un desplazamiento de una representación a otra, pero el desarrollo de afecto es necesariamente un desprendimiento pulsional. No todos los afectos son producto exclusivo de procesos de descarga. Tomemos la angustia como ejemplo. Ésta tiene acción de descarga con exteriorización motriz, más el carácter displacentero específico más la percepción de la acción.

Afecto y deseo se articulan. El deseo puede quedar potenciado si a la vez hay un desarrollo de afecto placentero, y coartado si se acompaña de un afecto opuesto. Como el preconsciente es un sistema constituido por estratos representacionales, en cada uno de ellos pueden generarse diferentes desarrollos de afecto, porque una vivencia queda inscrita y luego traducida en cada estrato tal como lo describe Freud en "Pegan a un niño", "[...] la fantasía de paliza de la niña pequeña recorre tres fases; de ellas, la primera y la última se recuerdan como concientes, mientras que la intermedia permanece inconciente [...] En la primera y tercera fantasías, el niño azotado es siempre un otro; en la intermedia, sólo la persona propia; [...]". Desde la perspectiva del estudio de los diferentes desarrollos de afecto, es conveniente subrayar que: el primer estrato se distingue por la frase "Mi padre azota a mi hermano (al que yo odio)". El segundo estrato por la frase "yo soy azotado por mi padre", y el tercer estrato que que se asemeja nuevamente al primero y "el niño azotado es otro". Ante el afecto displacentero resultante de un deseo, el yo puede oponer como defensa la inhibición y la represión. Si el recuerdo es del mismo estrato representacional y en consecuencia se acompaña de vivencia, la defensa es una inhibición normal. Si el recuerdo posteriormente genera displacer en un estrato diferente de aquel en el ocurrió la vivencia y la inscripción del recuerdo, la defensa es la represión. Habida cuenta de que existen diversas pulsiones, es posible que un deseo que se acompañe de afecto placentero se vea incrementado, pero es probable que el deseo satisfecho a la vez que genera placer incremente o inhiba la tensión pulsional de otro tipo, por ejemplo el placer preliminar y su relación con la tensión sexual genital.

Un afecto displacentero puede también provocar un aumento tensional en otra área. Tomemos por ejemplo el dolor psíquico. La frustración del deseo libidinal provoca dolor y despierta un deseo hostil hacia el objeto que no satisaface, en consecuencia la libido se deprende de la representación e inviste otro objeto. Hasta aquí deseo y desarrollo de afecto se rigen por el principio del placer, y el displacer causa del aumento tensional, provee energía para la defensa. En el masoquismo hay una alteración de aquel principio. El desarrollo del afecto displacentero potencia la tensión sexual. Freud conjetura que un estímulo doloroso puede ser neutralizado con una contrainvestidura semejante a la traumática que lleva a un empobrecimiento pulsional global.

Pero cuando el esfuerzo expulsivo fracasa, en vez de neutralizar el trauma mediante la proyección usando la musculatura, lo hace incorporándolo a la sexualidad global.

Entonces, autoerotismo mediante el trauma se perpetúa. La tensión muscular es sustituída por una excitación pasiva en otra zona distendida. En la nostalgia hay enlace entre pulsión y representación, y el desarrollo de dolor que incrementa la pulsión sexual en vez de hostilidad, deviene de que el yo supone al objeto anhelado como imposible de reemplazar. En el duelo, el registro de ausencia del objeto genera dolor, desinvestidura hostil con cambio de la dirección libidinal hacia otro objeto. Entonces podemos diferenciar por lo menos dos tipos de dolor psíquico. Uno en que la ausencia del objeto genera la la frustración del anhelo y es fuente de displacer. En el otro hay un trabajo psíquico de desprendimiento de libido de las representaciones

del objeto ausente, y el dolor se desarrolla por la desunión de las asociaciones, impulsado por el deseo hostil.

¿Que lugar ocupa el Yo ante los procesos de desprendimiento de libido? Como los afectos -salvo en el caso del dolor- son sensaciones, cualidades, percepciones de naturaleza vasomotriz y secretora, la descarga se realiza sin mediación preconsciente.

El Yo pude inhibir actuando sobre la investidura representacional concomitante, suprimir el afecto y restarle el matiz afectivo y desatender la percepción de la descarga. Lo que no puede es evitar el desprendimiento. El Yo es pasivo ante el desarrollo de afecto, se convierte en activo cuando frente al incremento pulsional puede, o no, ser controlado por el Yo.

El primer Yo -el Yo real primitivo- es el responsable de las modificaciones internas que acompañan al afecto, del registro placer-displacer, esto significa que es activo. Puede pensarse que también es activo ante otro Yo. En cambio el Yo real definitivo, que domina la motricidad aloplástica o que apela a la represión, a las formaciones reactivas o a la anulación, y se sostiene por la sobreinvestidura representacional es pasivo ante los desarrollos de afecto. Agreguemos que el desprendimiento de la pulsión se rige por los siguientes principios: cuando la descarga es total, domina la inercia y la pulsión de muerte; la descarga mantiene el principio de constancia sostenida por la autoconservación; o bien puede mantenerse con un ritmo apoyada en el principio de placer. y su molde anterior a la –-El afecto y su molde anterior a la constitución de cada psiquismo singular.

Sostuvo Freud que los afectos en un principio no están soldados a las huellas mnémicas, sino que son variaciones tensionales de la fuente pulsional. Las variaciones de cantidad dependen de las vivencias de satisfacción o de dolor, y el afecto desarrollado se constituye en el primer símbolo mnémico, cuyo prototipo es la angustia. Ésta se acompaña de displacer que avanza a una intención de dolor. Éste es resultante de la sobreinvestidura somática la cual produce la ruptura del equilibrio narcisista prenatal. Se completa con una acción motora "acorde a fines".

El trauma de nacimiento y su angustia, es tomado por el Yo real primitivo como una vivencia que fue eficaz para luego crear la angustia señal.

El dolor, residuo de la angustia pero diferente, requiere ser discriminado en: dolor físico, vivencia de dolor, dolor psíquico. El primero se entiende en términos cuantitativos. Magnitudes desbordantes invaden el aparato psíquico que se ve impedido de registrar las cualidades del objeto. El grito es el primer modo de descarga capaz de producir una modificación endógena. Permite un registro cualitativo -porque reconoce el objeto generador de dolor como hostil- y autoriza que la descarga pase a ser controlada por el principio de constancia en vez del de inercia, preparando el camino a la vivencia de dolor. El dolor es anterior a la proyección expulsiva y previamente se genera una investidura narcisista elevada del lugar doliente del cuerpo. La libido narcisista se desprende en un esfuerzo por realizar una contrainvestidura, que se da automáticamente y conduce a un empobrecimiento pulsional global. Freud sustituye el concepto de "descarga interna" por el de "hemorragia interna" que alude a un estado de pasividad, y de inermidad del yo real primitivo.

La energía de reserva que se pierde, es energía del yo destinada a la realización de acciones específicas. Las perturbaciones en las pulsiones de autoconservación derivan de una tentativa de defensa ante una herida narcisista. Merced a la hemorragia de autoconservación, la capacidad desintoxicante y trófica va siendo desgastada por el dolor. Freud dice que en la infancia son característicos el desvalimiento motor y psíquico. Ante la situación traumática, frente a la cual uno está desvalido, conciden el peligro externo y el interno. Acá se liga desvalimiento con situación traumática, sea que el yo vivencie en un caso un dolor que no cesa, o en otro una éstasis de necesidad que no puede hallar satisfacción. La situación económica es, en ambos, la misma. El desvalimiento motor encuentra su expresión en el desvalimiento psíquico. El dolor psíquico requiere de un investidura de nostalgia previa, de un objeto no coincidente con el registro perceptual. Esta falta se convierte en una herida por la que se pierde libido narcisista, lo cual genera recogimiento psíquico. Esto permite diferenciar dolor de angustia. En la angustia hay una modificación somática acompañada o no de alteración vasomotora, presencia o no de descarga que no se da en el dolor, y por fin, en éste una hipertrofia de la intensidad de la investidura representacional. La vivencia de dolor, requiere que la tensión sea soportable y no anule la conciencia, y su constitución puede que sea contemporánea a la del yo real primitivo. La vivencia de dolor genera una sobreinvestidura libidinal del órgano y con ello su inscripción con la representación espacial correlativa.

El enlace entre angustia y dolor psíquico constituye la desesperación, que se da previamente en el soma de la siguiente manera: acumulación tensional, ruptura de equilibrio narcisista, angustia con dolor psíquico como afecto displacentero para equilibrar la tensión. Este displacer que acompaña al intento de lograr una alteración endógena, se encuentra en el molde de la angustia.

La cólera, tambien nominada como ira o furia tiene su molde en las tentativas de descarga ante una tensión del orden del hambre o la sed, que proviene de ciertos órganos y que son percibidos como hostiles. La tentativa es fallida si no se acompañada de la acción específica. Ante el fracaso de la defensa, sobreviene la descarga -inútil- mediante la musculatura voluntaria. La cólera es un esfuerzo de liberarse de un estímulo pulsional mediante la proyección. De manera especular, otro afecto displaciente como el asco, intenta mediante la incorporación, la eliminación de un estímulo sentido como nocivo y que proviene del exterior.

El afecto placentero de la vivencia de satisfacción, es posterior a la alteración endógena generadora de displacer que deviene por la alteración interna. Esta vivencia es el molde de afectos como goce, felicidad, dicha, júbilo, alegría, bienestar, orgullo, humor y el espectro de lo cómico. El afecto placentero, es un cambio particular de cantidad en cualidad, que, desinvestidura mediante, no procura nuevas exigencias al aparato psíquico. El placer se debe al reencuentro sensorial con el objeto, tal como en la vivencia de satisfacción, y al ritmo estimulante de la sensorialidad y la motricidad que replica las variaciones tensionales endógenas de órganos como el corazón, los pulmones y el estómago. Estos primeros ritmos, que implican desinvestidura de libido narcisista, son placenteros a pesar de que no implican el encuentro con objetos satisfacientes. Sin embargo puede conjeturarse que los mencionados órganos no son solamente fuente sino también objetos producidos por la desinvestidura y reinvestidura posterior. En el placer hay entonces: un placer por la descarga, surgimiento de una percepción, recepción de la investidura narcisista con su registro cualitativo construyéndose así el primer ritmo. La transformación de estos moldes primigenios en desarrollos de afectos y la reproducción de los mismos, requiere como condición la conformación de representaciones -de los órganos y de la periferia interior- y así la aparición de los deseos y anhelos. Estas representaciones exigen para su inscripción del matiz afectivo.

-Relación entre los desarrollos de afecto y la constitución del aparato mental.

-Afecto, el comienzo del autoerotismo y el Yo real primitivo.

Antes de la constitución del yo real primitivo, el placer se asocia a la disminución de tensión debido a la fuga o a la satisfacción apoyada por un asistente. Cuando no se puede aliviar la tensión endógena se da el dolor; la angustia automática cuando se exige una redistribución de las pulsiones de autoconservación; los ataques de furia que son puestos en marcha por mecanismos expulsivos de naturaleza refleja; bienestar cuando hay satisfacción somática. Algunas palabras acerca del Yo real primitivo. Su conformación responde a una secuencia de momentos. Primero la tendencia a la eliminación refleja de los estímulos. Luego ésta es sustituida por la fuga. Cuando ésta fracasa quedan investidos los estímulos endógenos pulsionales.

Al ligarse varias investiduras de los órganos surge una primera estructura, el Yo real primitivo, que intenta aligerar la tensión por modificación interna en vez de la acción específica. Los afectos apoyados en las pulsiones de autoconservación devienen de vicisitudes económicas. Con el surgimiento del yo real primitivo aparece la discriminación entre los estímulo externos e internos y el principio de inercia inicial se va reemplazando por el de constancia mediante la acción específica.

En estos momentos, cuando las pulsiones sexuales y de autoconservación no son satisfechas pueden alterar la retracción necesaria para el dormir. Surge otro afecto diferente, el sopor o somnolencia que es un producto de la acumulación tóxica de los deyectos metabólicos. Acumulación debida a la falencia de la actividad placenteria materna en la primera etapa de simbiosis. Al surgir las zonas erógenas, aquellas vivencias se complejizan con el placer devenido del autoerotismo que requiere de la motricidad voluntaria -movimiento de la lengua y los labios-.

Otros desarrollos de afecto de estos momentos iniciales son el pánico, terror, frenesí de cólera y de goce.

El pánico, en un aparato psíquico que se encuentra en sus albores, implica la pérdida de aquel que sostiene la articulación de las zonas erógenas. Ante el incremento tensional sobreviene la desorganización psíquica.

El terror implica una situación de crisis con parálisis, que surge cuando la estimulación autoerótica no es satisfaciente de una zona erógena.

El frenesí de cólera se relaciona con que la necesidad creciente, exige la salida del autoerotismo y la satisfacción por parte del objeto. La desorganización del autoerotismo surge cuando un deseo hostil no puede ser llevado a cabo. Esto puede deberse a la ausencia del objeto hostil o bien a que éste, investido con la pulsión de autoconservación, no es satisfaciente. En consecuencia la investidura sexual frustrada, genera la furia que lleva del pricipio de placer al de constancia a al de inercia.

¿Que sucede con el frenesí de goce en el autoerotismo? La autonomía de cada zona erógena impide la satisfacción sucesiva o simultánea. Es imposible porque ninguna zona es dominante sobre la otra. La excepción se daría en el caso de una satisfacción de la necesidad al mamar, porque ninguna necesidad es superior a las otras -como defecar u orinar-.

-Afecto y el Yo-placer.

¿En que consiste el placer? Es una cualificación de la cantidad producida por el ritmo, esto es por la serie de incrementos y descensos de magnitudes de investidura en la unidad de tiempo. Esta unidad puede considerarse como el ciclo que va desde la investidura, hasta la resolución de la misma. La resolución se da, cuando hace su encuentro con algún estímulo que altere la fuente pulsional ligada a la necesidad derivadas de la autoconservación. En un momento posterior, con la apertura de las zonas erógenas, los erotismos adquieren sus propios ritmos que son diferentes a los de la necesidad.

Los estímulos externos son placenteros cuando repiten las variaciones internas, lo cual es típico del autoerotismo en el cual hacen su encuentro sensación, percepción, motricidad y desarrollo de afecto. La investidura de la zona erógena conlleva la articulación de las cualidades externas e internas, que se acompañan de vivencias de satisfacción o de dolor y que deben mantenerse en un cierto equilibrio. Este último brinda la posibilidad de sostener la atención y la descarga de placer mediante la motricidad y el registro perceptual. En el autoerotismo ocurre una sobreinvestidura de éste equilibrio, y en la zona erógena hay registro de estímulos perceptuales rítmicos, que se articulan de manera concordante con las variaciones internas de placer-displacer. Esta ligadura de las zonas erógenas se rige por el criterio de la simultaneidad y lleva a una mayor complejidad del tema. Al articularse entre sí las zonas erógenas y las fuentes pulsionales cada cual con su ritmo propio, se producen combinaciones múltiples -un tiempo fuerte para un erotismo puede ser débil para otro y ambos complementarse.- Las cosquillas son un ejemplo de la reunión en una zona erógena de un estímulo sensorial rítmico y un afecto incoercible. Son dos cualidades originadas en fuentes diferentes, una exterior y otra en el cuerpo. Un momento anterior a la descarga placentera (goce), se da una investidura del objeto, posicionado por el yo como un ideal, un enamoramiento, que incrementa la añoranza del objeto que se desea. Este estado es resultado de una proyección y la libido se reencuentra con el yo mediatizado por un objeto.

En el reino del Yo placer la descarga es más intensa. No existe aún la inhibición que luego impone el yo real definitivo, representante de la realidad. El yo no puede inhibir el pasaje del enojo a la cólera o de la impaciencia a la deseperación, afectos que veremos más adelante, y la tarea de inhibición la realiza solamente el asistente. En estos momentos del desarrollo psíquico, se gestan los juicios de atribución, y el yo incorpora lo placentero o útil y lo desatribuído como tal es escupido.

Cuando fracasa la desatribución del gusto-disgusto, se reactiva el primitivo mecanismo de expulsión o fuga por medio de la arcada, inicio de otro afecto, el asco. Pero éste si puede inhibirse mediante la expulsión de la boca. En una etapa evolutiva posterior -genital- con el dominio de la palabra, el asco es usado com expresión de displacer estético.

El asco junto con la verguenza serán luego uno de los diques de la sexualidad. Con la aparición de éste Yo placer, los afectos son desbordantes como resultado de la unificación de las zonas erógenas. La palabra aunque inscrita, aún no puede ser dicha y ésta falta de posibilidad determina los estallidos.

Inicialmente el Yo placer en el que ocurren los estados de pasión, no es sentido como propio y es proyectado, está fuera de sí. Lo que le pasa al Yo placer, es vivido como consecuencia del afecto que desarrolla otro Yo, en posición de ideal, y que es tomado por el Yo placer mediante la identificación.

Cólera, -también llamada furia, ira-, desesperación, goce, son los afectos dominantes que surgen en éste momento. También la consumación sexual, el "éxtasis", suele decirse como que se está "fuera de sí", o momentos de goce o de orgullo como que "no cabemos dentro de nosotros". El enojo es una forma atenuada de cólera, mezcla de afecto y deseo hostil; en un paso más hipertrófico, el yo es dominado por el afecto y se desarrolla la furia, cuando se coarta el deseo hostil. Cuando lo anhelado no coincide con la percepción surge la desesperación como afecto, - mezcla de angustia y dolor psíquico-. El anhelo es un componente fundamental y estructurante, el dolor surge por la pérdida de energía libidinal por el lugar de la herida que certifica la ausencia de lo anhelado.

La impaciencia es una forma menor de la desesperación, y surge cuando frente a lafrustraciónde un deseo devorador se desarrolla el afecto. Mientras que en la desesperación hay un trauma que al producir una herida narcisista, da lugar a la pérdida de libido; en la impaciencia hay una investidura -un deseo- acompañada de un afecto displaciente. Ante la escisión entre el dolor y la angustia -propio de la desesperación- queda solamente la angustia cuando el objeto se aleja. La hostilidad es dirigida hacia otro en posición de indefensión con lo cual el trauma sufre la transformación pasivo-activo. El cambio evita la pérdida libidinal porque el deseo hostil es satisfecho de manera motriz. El fracaso de ésta defensa genera cólera y humillación, afecto correlativo a la pérdida del control de las heces que causan el goce anal. La humillación está constituida por: dolor psíquico porque el Yo no coincide con el ideal -omnipotente en su control cinético-, al que se le adosa un acceso de furia por el fracaso de actuar exitosamente el deseo hostil. Si la defensa es exitosa surge el júbilo que desborda el Yo. La humillación combinada con un estado depresivo, más la nostalgia de aquel que derrotó al yo genera furia por sentir nostalgia, y todo este conjunto complejo se expresa como tedio. Previo a la humillación suele observarse un goce masoquista autoerótico, el Yo se humilla a sí mismo golpeándose o profiriéndose insultos. La vergüenza surge cuando fracasa el deseo de que alguien hostil e idealizado desaparezca de la percepción. Dolor por que el Yo no coincide con el ideal y sentimiento de fracaso para que otro yo desaparezca de la vista, componen la constelación de la vergüenza. Ante el fracaso, el que desaparece de la vista es el propio Yo. Se trata de un deseo exhibicionista frustrado. Este tipo de vergüenza se da en un contexto interindividual, y luego, junto con el asco se desarrolla intrapsíquicamente en la latencia como diques contra la sexualidad. Parece tener su origen en la adqusición de la posición erecta.

Humillación y verguenza son afectos correspondientes a la fase anal primaria. La primera se vincula con el polo motriz y el par sadismo- masoquismo; la segunda con el polo perceptual y el binomio exhibicionismo- escoptofilia.

La somnolencia es otro afecto atemperado de este momento evolutivo. Contiene un cierto grado de tristeza, no inundante, porque la necesidad de dormir impone retirar libido de la sensorialidad, finalidad que se posibilita por la compañía de un objeto transicional.

Como estamos ante un aparato psíquico elemental el resultado de los recursos defensivos suele ser ineficaz. Ha de esperarse la constitución de otros criterios lógicos de enlace de las representaciones -analogía, causalidad intrapsíquica- , que se dan en el Yo-real definitivo para que los desarrollos de afecto displacientes se mantengan solo como amenazas, pero sin desarrollarse.

-Afecto y el Yo real definitivo.

Hasta aquí hemos dicho que el Yo real primitivo es el agente de las descargas internas y el Yo placer el encargado de registrar las variaciones placer-displacer. Con el Yo real definitivo el recuerdo de las vivencias no necesita ser repetido, y la memoria va cobrando mayor autonomía respecto de la percepción. Este momento de constitución del aparato coincide con la etapa anal sádica, y con ella afectos placenteros activos ligados al dominio, o pasivos ligados a la excreción. Derivados como la pulsión de ver -transformación del deseo de aferrar- y la pulsión de saber, compuesto por el deseo de aferrar y de ver. Este deseo que origina las teorías sexuales infantiles, deviene del esfuerzo de obtener un concepto del ideal. En la relación con éste surge un desarrollo de afecto, la gratitud, en relación al objeto obtenido el Yo mantiene un vínculo posesivo que genera el goce. Cuando a la pulsión de saber de le adosa la crítica a la palabra de aquel que otorga el don, surge la desconfianza. La crítica surge porque el Yo supone un deseo retentivo en el ideal, suposición que se da cuando las palabras esperadas no coinciden con las propias vivencias somáticas. Opuesto a la desconfianza es la convicción ante la palabra, que es un desarrollo de afecto en el Yo por el enlace entre las percepciones y la actividad mental. Agreguemos dos satisfacciones autoeróticas, el placer sadomasoquista de dominarse en la motricidad voluntaria, y el placer de ensuciarse con la autestimulación anal.

En la etapa anal sádica, el niño supone que su hostilidad puede generar cólera de los padres y como consecuencia teme perder el amor de éstos. El temor a la pérdida del amor inhibe conductas agresivas del niño, y el afecto queda como una señal.

En los celos, debemos diferenciar los edípicos de aquellos que emergen del complejo fraterno. En los celos edípicos distinguimos cinco desarrollos de afecto: dolor por la pérdida de un objeto, humillación ante el fracaso de los argumentos para conseguir el amor de ese objeto mediante un auxiliar, culpa ante la crítica del aspecto autoobservador del Super Yo y el deseo de encontrarse en el lugar del modelo, sentimiento de inferioridad por la comparación del Yo con el ideal y deseo hostil hacia el rival ganador. Los celos del complejo fraterno aparecen cuando surge el lugar del rival en la fase anal secundaria- donde se constituye el complejo del prójimo, las inscripciones por analogía y causalidad y el comienzo de la palabra hablada-. Aún la investidura libidinal del objeto es escasa y el dolor por la pérdida del objeto es dolor por perder la posesión de un don, los otros desarrollos de afecto son similares.

En la fase fálica surge la envidia que tiene el siguiente entramado: el deseo de tener algo, un don que sobreinviste el objeto del deseo y cuya ausencia en el Yo le produce a éste dolor psíquico,una diferencia entre lo que posee el Yo y el objeto. Estos constituyentes generan humillación, autodesvalorización, autorreproches y hostilidad hacia el ideal que distribuyó los bienes. La hostilidad, ante la impotencia de transformar la situación se transforma en furia. En el resentimiento predomina el sentimiento de haber sido víctima de una injusticia, no se extingue con el pasaje del tiempo y el Yo guarda ánimos vengativos que son racionalizados como actos de justicia (pero por mano propia).

Los desarrollos de afecto que estamos describiendo, a pesar de ser displacientes, no pueden aún ser inhibidos por el Yo. La diferencia básica entre envidia y celos consiste en que en la primera, hay un deseo agresivo hacia el ideal vivido como injusto y del cual el Yo queda decepcionado; en los celos éste deseo no aparece. Se ha sustituído a la madre injusta por el padre, y el Yo pretende ser amado por éste. Puede suceder que el Ideal se mantenga en la madre, y el Yo ante el temor de no ser amado por sus deseos hostiles, cambie el desarrollo de afecto agresivo por el sentimiento de no ser amado, sentimiento que no es posible de inhibir. En el goce autoerótico por la estimulación del pene o el clítoris, el Yo tiene una vinculación de enamoramiento, acompañado de omnipotencia, y felicidad por la coincidencia del narcisismo con el autoerotismo. Cuando el niño descubre que su madre no tiene pene surge el horror. Éste se desarrolla a partir de tres deseos: el de encontrar en la madre un doble de sí cuyo fracaso conduce a la angustia de castración, (que es un afecto traumático), un deseo agresivo porque incrimina a la madre como responsable de una falta, un deseo de ser como el ideal cuyo derrumbe genera en el Yo el sentimiento de aniquilación. El horror articula entonces tres afectos, angustia, culpa y aniquilación.

Para mantener este desarrollo de afecto como una señal, el Yo se defiende de la siguiente manera; de la angustia con la represión, de la culpa con la identificación secundaria (que si fracasa lleva a que la culpa sea traumática), con la desmentida de la aniquilación (cuyo fracaso da lugar a un afecto traumático). El fracaso de la desmentida conduce al desarrollo de lo siniestro, porque la maduración del aparato ya permite diferenciar la familiar de lo extraño.

El sentimiento de culpa, en un primer momento implica angustia y dolor por la pérdida del amor, luego el dolor se mantiene como amenaza por que el deseo de la castración materna es reprimido, y queda la angustia frente al temor de la pérdida del amor. La culpa sustituye el temor a no ser amado por los padres, es una consecuencia

inexorable de las alternativas de los destinos pulsionales que complejizan el aparato psíquico. Secuencialmente la culpa se va construyendo por: un deseo hostil, luego un deseo libidinal, nostalgia por un estado anterior imaginario, registro de la ausencia de lo anhelado, acusación al Yo nostalgioso y responsable del deseo hostil, desarrollo del afecto culpa. La diferencia entre culpa y aniquilación estriba en que en la primera, la investidura es con el objeto y el derrumbe del ideal queda incluido intrapsíquicamente como instancia, el super-yó. En la aniquilación la investidura es narcisista, y la caída del ideal lleva consigo al Yo, quien se siente desintegrado. El vínculo de ser -identificación primaria-, es afectado por la desorganización del Yo-placer, con coincidencia de los afectos de angustia y dolor.

Recíprocamente relacionado con la culpa surge la desvalorización, en ésta el Yo resulta perdedor en su comparación con el ideal.

-Afecto y la formación del Superyo.

La dependencia que el Yo tiene del Superyo, genera un amplio espectro de afectos. El deseo de reconocimiento, como expresión de amor del Superyo al Yo y como el resultado de un juicio de atribución. Éste implica una decisión que depende de las palabras que profiere el Superyo al Yo. Se vincula con la autopercepción de la imagen de éste último, y que es correlacionado por el Superyo con los ideales. Su opuesto es el desconocimiento que genera cólera.

Estos estados afectivos se sostienen por el deseo de mantener una investidura del Yo apoyándose en las pulsiones de autoconservación. Anterior al deseo de reconocimiento, correspondiente al tiempo edípico se había desarrollado el deseo de recibir -un don-. Tres afectos derivan de aquel deseo, despersonalización, desrealización, extrañamiento, Freud las unificó como enajenaciones. Se observan como la sensación de que algo de la realidad -desrealización- o del propio Yo -despersonalización- nos aparece ajeno. Sirven para la defensa cuando el Yo quiere desmentir y mantener alejado algo. En el extrañamiento se desconoce un sector del propio cuerpo como propio.

Trataremos de examinar con un poco más de detalle la desrealización. Frente a un sentimiento de culpa que sufre el Yo, aquel se siente amenazado desde el Superyó con el desamor y la desatribución. Como defensa y cuando tiene una vivencia placentera, el Yo apela a la desmentida del juicio de existencia. En la despersonalización el juicio de amor o de odio recae sólo sobre el Yo, y en ambos coinciden el juicio de atribución y de existencia porque solo es aceptado lo bueno y lo útil.

El extrañamiento implica desconocer un sector del cuerpo o de los pensamientos, que se mantenía reprimido por considerárselo amenazante y omnipotente. El mismo irrumpe como síntoma en afectos como el asco y la verguenza. Un sector del Yo expulsa a otro por mandato de un juicio proveniente del Superyó, pero a la vez intenta retenerlo mediante la identificación apoyándose en la pulsión anal. En el asco, un deseo coprofílico oral se convierte en displaciente porque se estableció una articulación entre pulsión oral y anal acompañado de un juicio desatributivo del Superyó al Yo. El juicio de desatribución deviene del autorrechazo de las heces antes tan valoradas y ahora cambiadas de signo.

Pero ¿porque el autorrechazo a las heces? Quizá por el juicio de la finitud del padre que es traumático para el Yo y trata de ser paliado con la incorporación de su carne para darle vida. También como sustituto de un deseo incestuoso reprimido, y por fin como necesidad de castigo siguiendo el destino paterno por los deseos agresivosprevios hacia él, para ocupar su lugar.

Muertos y excrementos se equiparan porque ambos constituyen los primeros objetos erógenos que dan placer y luego se pierden.

Disgusto vincula un afecto, el dolor -sinsabor- con el deseo displacentero de alimentarse de despojos. Malgusto, es un ensamblamiento de amargura y fealdad que deviene de los afectos provocados por impresiones del oído y de la vista, anudadas al gusto. En la latencia el desagrado estético y el dolor psíquico acompañados de angustia, emergen ante la percepción de los genitales femeninos. En ésta época la vergüenza tiene su origen en una burla del Superyó al Yo por los deseos autoeróticos realizados secretamente y por los precoces conocimientos sexuales.

Dos deseos fundamentan la vergüenza, el cognitivo y el masturbatorio. El primero es una transformación del deseo de ver al de ser visto. Con el surgimiento de la pasividad se adjudica un deseo hostil al observador. Este deseo hostil es proyectivo ante el registro envidioso de la diferencia del tamaño del pene del niño con el de su padre, y de la forma en la niña.

En la relación del Yo con el ideal, la desvalorización o denigración es un desarrollo de afecto displacentero originado en el amor e idealización de las heces por el niño. Éste busca identificarse con los excrementos para ser amado por su madre como el ama a sus cacas. Luego con el cambio de signo de éstas, la identificación se vuelve displacentera y se traduce en desvalorización. En la fase fálica, la comparación no es de la caca sino del pene del niño ante su padre o del clítoris de la niña ante el pene de

otro niño. Este desarrollo proyectado en la falta de futuro de un deseo constituye la desesperanza. La satisfacción narcisista por haber cumplido con un deber renunciando a un deseo o una tentación, ser virtuoso aún a costa de un formación reactiva ante la pulsión, desarrolla el afecto de orgullo, expresión de la relación Yo -Superyó. Si como consecuencia del esfuerzo se despliega un sentimiento de omnipotencia en el Yo, el afecto placentero es la euforia, donde la relación es entre Yo con el ideal. La frustración de un deseo ambicioso, tributario del erotismo fálico uretral, genera el pesimismo también resultado de la relación Yo-Superyó. En la latencia, la renuncia al amor incestuoso y al autoerotismo por amor al padre deviene en resignación. El Yo debe renunciar al amor y aceptar un fin inevitable que impone la vida. Impulsado por el sentimiento de culpa que lleva a la identificación con el rival caído, la transformación del deseo agresivo deviene en piedad. La transformación se produce porque el Yo que triunfa prevee su destino en el adversario derrotado. Piedad y resignación son afectos, que mitigados, permanecen duraderos en el tiempo. La desestimación de un deseo sádico por el Superyó permite mantener un vínculo de amor con el objeto. Apoyado en el interés por el mismo -pulsión de autoconservación- deriva en la ternura, que también tiene constancia temporal.

Sopor y somnolencia, se coimplican a procesos de admisión y rechazo identificatorio, junto con la tendencia a satisfacer la necesidad de castigo por los deseos hostiles hacia el objeto amado. Todo en el marco de la realidad que impone un trabajo de duelo.

En el humor, el Superyó adquiere un carácter protector del Yo y lo acompaña en condiciones difíciles, sustituyendo al dolor y la resignación. Lo cómico implica un desarrollo de afecto resultado de representar en rápida sucesión o simultáneamente dos formas de representación que se comparan. Como consecuencia se produce un ahorro del gasto energético. Las diferencias sobrevienen entre lo que se espera y lo que aparece, lo propio y lo ajeno y afectan al narcisismo. El contraste se da entre el ideal que el otro Yo tiene y al que pretende llegar más el resultado de tal esfuerzo. En el chiste, el desarrollo de afecto placentero se relaciona con la trasgresión de los procesos retóricos del preconciente que permiten la aparición de los procesos inconcientes. La descarga corresponde a la risa, que es suceptible de inhibición.

Finalmente, recordemos que Freud, diferenciaba angustia real ante un peligro exterior de la angustia neurótica ante un peligro pulsional. Siguiendo ésta línea puede distinguirse cólera realista de neurótica, dolor real -en el duelo- y dolor neurótico sin pérdida objetal, y en otros desarrollos de afecto como por ejemplo en la envidia, la humillación y la verüenza.

-Afecto, sublimación y creatividad.

La sublimación transforma los ideales en relación al Yo, la meta y el objeto en su relación con la pulsión. La alegría del artista al darle cuerpo a sus fantasías, o la del investigador al resolver y acceder a incógnitas vinculadas a la verdad. Son placeres "superiores", de intensidad mitigada en su comparación con placeres que devienen de empujes pulsionales más elementales. No tienen una descarga endógena, tal vez ésta sea perceptual o cognitiva registrada como una cierto equilibrio, un "ligero bienestar", menos intenso y más duradero. Tienen discreto compromiso corporal y mayor estabilidad. La creatividad canaliza y recupera erotizaciones, levanta barreras en términos de represión y conciencia moral y estimula la relibidinización de los objetos. Moviliza libido objetal, diferente a la sublimación que circula con libido narcisista, inviste vivencias objetos e identificaciones nuevas, estimula las pulsiones sociales, abre y sostiene un espacio de

reconocimiento por el otro dándole un sentido a la transitoriedad del tiempo, con placer y plasmación de una neoformación en la realidad.

-Algo más acerca de la pasión.

La constelación pasional está constituída por un deseo, acompañado de afectos del tipo de los celos, terror, humillación, de los cuales el yo intenta sustraerse mediante una conjunción de actos. La trama sobre la que se sustenta el entretejido de la pasión se constituye por: las erogeneidades en juego, las defensas predominantes, la hipertrofia del afecto y la tramitación de éste en una intensa actividad. El afecto, constituye la parte del sostén identificatorio, como cuando alguien afirma de sí, "soy un apasionado de". En "Dostojevski y el parricidio", Freud dice que "[...] de acuerdo con la relación de fuerzas entre las exigencias pulsionales y las inhibiciones que las contrarrestan (más las vías de sublimación disponibles) habría que clasificar a Dostojevski como uno de esos caracteres llamados "apasionados" {"triebhaft"} [...]". La pasión se acompaña regularmente de una desmentida del juicio que tiende a disminuir el prestigio y valor del objeto de la pasión, previamente investido como ideal. Sucede algo semejante al enamoramiento, tiene eficacia en lo anímico, promueve perversiones y cancela represiones. Brevemente se pueden caracterizar las múltiples formas de pasión tomando en cuenta:

-a. La consumación o no de la meta sexual de modo directo. Se puede singularizar por el esfuerzo de consumación o por el contario la renuncia. La pasión puede liberarse en relación con el objeto, pero no necesariamente en contacto con su cuerpo.

-b.El tipo de pulsión parcial que se tramita. Por ejemplo en la fijación pre-oral intrasomática, deviene en la pasión numérica especuladora remanente de carácter regresivo ante la imposibilidad de sostener vínculos humanos. En la fijación oral primaria deviene en la pasión cognitiva por develar incógnitas abstractas. En la oral secundaria se expresa como la pasión amorosa de consustanciación con el objeto. En la anal primaria se manifiesta como la pasión justiciera vindicatoria. En éstas pasiones, la debilidad de la ensabladura psíquica, es facilmente arruinada, porque no se tolera el displacer como forma de ser. En la fijación anal secundaria puede devenir en la pasión por coleccionar, en la fálico uretral pasión por la aventura y en la fálico genital, pasión estética. Naturalmente, en la clínica las formas son mixtas, cambiantes y de articulación variable.

-c. La magnitud del sentir. Puede ser: mesurada (con un vínculo de ternura intenso), media (pasional, con desborde), intenso (con abolición de la mesura, de los matices y con signos de intoxicación).

-d. Desde el punto de vista vincular, el apasionado promueve que los otros se distribuyan en torno de la desmentida y el esfuerzo por sostener la idealización del objeto, rechazando aquello que pueda denunciar alguna diferencia entre el objeto de la pasión y el ideal. Esta promoción de ciertas posiciones para el otro, corresponde al criterio de Freud de "Psicología de las masas...", (modelo, objeto, auxiliar, enemigo), con una regresión del yo y el privilegio de la afectividad sobre el pensar.

La pasión creadora implica mayor autonomía intrapsíquica y menor dependencia de la vitalidad ajena, con diferentes posibilidades de procesamiento y destino.

¿Qué sucede cuando la pasión sin sublimación claudica? ¿Cuando el Superyo no reconoce al yo a pesar de la sumisión de éste y le exige mayor goce?, ¿Cuando ya no es posible tramitar una voluptuosidad desenfrenada? Puede tener diversas derivaciones (según el punto de fijación). A manera de ejemplo puedo señalar que en la fijación pre-oral intrasomática, puede devenir en una manifestación psicosomática o en accidente. Si la fijación es oral primaria, puede desembocar en adicciones o en las pasiones místicas (de religiones exóticas) que al fracasar derivan en el alcoholismo o en la drogadicción. Surge el proceso tóxico cuando claudica la posibilidad de ligar la pulsión con algo en el mundo. El afecto hiperintenso no alcanza para satisfacer; en lugar de cancelar la urgencia pulsional, promueve una mayor exigencia de trabajo y mayor tensión. Mientras la pasión subsiste, hay un matiz afectivo y conciente, cuando se intensifica surge la intoxicación sin cualidad, hasta el estallido catártico. Este puede intercalarse con la pasión, y así alternarse pasión, intoxicación y descarga. En la intoxicación, se interfiere la capacidad de producir por proyección, un espacio sensorial sobre el cual podría recaer la investidura pulsional. Al no constituirse el universo sensorial, surge un conglomerado sin proyectos alternativos. Un estado de embotamiento en que ya ni el objeto de la pasión es suficiente para satisfacer y ligar las exigencias libidinales. Entonces la desestimación sustituye a la desmentida. Surgen los celos delirantes, los amores tempestuosos como esfuerzo para sustraerse del riesgo de intoxicación libidinal. Puede seguirse de una manifestación orgánica, con un vínculo esclavizante con otra persona, aparentemente violenta y posesiva. Esta persona es alimentada por proyección del sujeto apasionado. Lo que en verdad sucede es que la pulsión proyectada, queda representada por un objeto. Este retorna como alguien del mundo que impone la sumisión del apasionado. Se dan entonces vínculos interindividuales con pasión y estados tóxicos que se alternan.

Cuando queda estancamiento con restos pulsionales no ligados ni descargados, el Yo, pasivo ante la pulsión padece afectos automáticos y no desarrolla matices. No hay proyección, ni objeto ni circunstancia que resulten investidas. En este caso un fragmento del cuerpo, siempre presente, se presta para la afección somática.

-Bibliografía.

FREUD, S. (1895d) {Estudios sobre la histeria} A.E. 2. S.E. 2.

-----------(1905d)Tres ensayos de teoría sexual, A.E. 7. S.E. 7.

-----------(1905e [1901] {"Fragmento de análisis de un caso de histeria"}

A.E, 7. S.E. 7.

-----------(1910c) {Un recuerdo infantil de Leonardo da Vinci}, en A.E. 11 S.E.

-----------(1912-13) Totem y tabú, en A.E, vol. 13. S.E, 12

-----------(1913f)"El motivo de la elección del cofre", en A.E, vol. 12. S.E, 12

-----------(1914c) {"Introducción del narcisismo"} A. E 14 S.E. 14

-----------(1915e) {"Lo inconciente"} A.E. 14. S.E. 14.

-----------(1916-17[1915-17]) Conferencias de introducciónal psicoanálisis, en

A.E, vols. 15-16. S.E, 15-16

-----------(1917e [1915]) "Duelo y melancolía", en A.E, vol.14. S.E, 14

-----------(1919e) {"Pegan a un niño"} A.E. 17 S.E. 17.

-----------(1919h) {"Lo ominoso"} A.E. 17. S.E. 17

-----------(1920g) Más allá del principio del placer, en A.E., vol.18 S.E, 18

-----------(1921c) {Psicología de las masas y análisis del yo} A.E. 18 S.E.18

-----------(1922b) {"Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos,la paranoia y la homosexualidad"}.

A.E. 18 S.E. 18

-----------(1923b) El yo y el ello, en A.E., vol. 19 p. 1 .S.E, 19

-----------(1924c)"El problema económico del masoquismo" A.E, vol.19 S.E. 19

-----------(1926d) {Inhibición, sintoma y angustia} A.E. 20 S.E. 20.

-----------(1927d) "El humor", en A.E, vol. 21, S.E. 21

-----------(1928b)"Dostojevski y el parricidio". en A.E, vol.21. S.E. 21

-----------(1930a [1929]) El malestar en la cultura, en A.E, vol. 21 S.E. 21

-----------(1931a) {"Tipos libidinales"} A.E. 21 S.E. 21

-----------(1932d) Resumen sobre la primera parte de la 30 de las Nuevas conferencias de

introducción al psicoanálisis (1933a) A.E. 22

-----------(1936a) "Carta a Romain Rolland (Una perturbación del recuerdo en la Acrópolis)",

en A.E, vol. 22. S.E, 22

-----------(1937d) {"Construcciones en el análisis"} A.E. 23. S.E. 23.

-----------(1940e [1938]) "La escisión del yoen el proceso defensivo", en A.E,

vol. 23. S.E, 23

-----------(1941f[1938]) "Conclusiones, ideas, problemas",en A.E, vol. 23. S.E, 23

-----------(1950 [1887-1902]) Los orígenes del psicoanálisis, en A.E. vol.1

(abarca las cartas aWilhemFliess, manuscritos inéditos y el "Proyecto de psicología"). S.E, 1

KOHUT, H. (1969) "Formas y transformaciones del narcisismo", Rev. de Psicoaná lisis,§ T. XXVI,

N. 2. 371-399.

(1971) Análisis del self. El tratamiento psicoanlítico de los trastornos narcisistas de la

personalidad. Bs. As. Amorrortu Ed.

KUSNETZOFF J.C. y MALDAVSKY D. (1977) "Aportes al estudio de un paciente borderline de base

esquizoide. Análisis componencial y consideración de los lugares psíquicos.

Rev. de Psicoanálisis Vol.34. N. 4

LIBERMAN. D. (1962) La interacción en terapeutica psicoanalítica Bs. As. Eudeba.

(1970) Linguística, interacción comunicativa y proceso psicoanalítico Bs. As. Galerna-Nueva Visión.

MALDAVSKY D. (1986) "Estructuras Narcisistas" Constitución y transformaciones Amorrortu Ed. Bs.As

-----------(1991a)Estallidos pasionales y producción anímica en la vejez. Act. Psicológica. A. XVll. N 182. 1991.

p.6-9.

-----------(1991b)Pasiones:constelación psíquicay restos. Act. Psicológica. A. XVll. N 185. 1991. p. 8-10.

-----------(1992)Teoría y clínica de los procesos tóxicos. Amorrortu.Bs.As.

NUNBERG,H. y FEDERN, E. (1974) Las reuniones de los miercoles: Actas de la Sociedad Psicoanalítica de

Viena Bs. As. Nueva Visión. 2 vols.

TORRES, E y AVENBURG ,R. (1977). "Reflexiones metapsicológicas sobre el afecto"

Revista de Psicoanalisis

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 1 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/psicoanalisis-articulos/teoria-de-los-afectos-505843.html

    Agregue un nuevo comentario

    Resumen-Abstract El autor justifica metapsicológicamenten algunos de los males sociales de nuestra época. El vacío interior, la desconsideración en las relaciones humanas, la aceleración del diario vivir, la drogadicción, entre otros. Desarrolla la relación entre los vín-culos familiares simbióticos, la ausencia materna y la falta de la función paterna en la organización psíquica del infante. Acumulación pulsional, falta de matiz afectivo indiscriminación en la constitución de la sensorialidad. Aborda el problema de la identificación primaria y la vinculación entre la falencia de la misma con los vínculos de tener por sobre los de ser; el problema de la cantidad pulsional no tramitada, la aceleración y la indiscriminación en la constitución del tiempo.

    por: Maxi Cukierl Psicología> Psicoanalisisl 26/08/2008 lVistas: 565

    Concepto de desamparo- Desamparo significa: abandono, falta de ayuda o favor. Desamparar: dejar sin amparo o favor a la persona que lo pide o necesita; olvidar, descuidar. Citando las definiciones que proporciona el diccionario enciclopédico Espasa, podemos comenzar a pensar en una problemática que aqueja a algunas personas en diferentes momentos de su vida, pero especialmente durante períodos en los cuales se encuentra potencialmente vulnerable y dependiente, ya sea física y o psíquicamente.

    por: JuanJo Cukierl Psicología> Psicoanalisisl 11/05/2010 lVistas: 531

    - Resumen. Esta comunicación examina la posibilidad de una escucha focalizada del discurso de los educandos. Estos presentan multiplicidad de formas de expresión de sus erotismos. El trabajo propone, presuponer una lógica en el estudiante partir de algunos indicadores que se pueden detectar en el discurso de éste, para consecuentemente proponer un abordaje complementario por parte del educador. Para escuchar hace falta instrumentos sustentados en teorías, cuyo mayor grado de sofisticación protegen la mente del educador y por ende también la del educando. Es una propuesta más, para prevenir la acción didactopatogénica

    por: jose cukierl Psicologíal 29/08/2008 lVistas: 511
    Lic.Romina Giuliante

    Muchas personas llegan a un consultorio psicológico y si bien, a lo mejor, no consultan directamente por no saber o no poder "elegir", en algún momento comienzan a darse cuenta que tienen grandes dificultades en sus elecciones, ya sea quejarse de que "eligieron mal" o paralizarse al no decidir que elegir.

    por: Lic.Romina Giuliantel Psicología> Psicoanalisisl 22/08/2014

    Sentir que hemos sido tratados con injusticia genera una serie de emociones importantes, como son la vergüenza, el enojo y la culpa. La herida de injusticia siempre sale a relucir en la relación de pareja

    por: Ana Giorganal Psicología> Psicoanalisisl 18/09/2013 lVistas: 53

    Los duelos no resueltos no permiten vivir en el hoy, en el ahora, tenemos que estar pendientes del proceso de duelo, nada sucede de la noche a la mañana, pero si después de un tiempo sigues atorado en un duelo con depresiones y ansiedad, es necesario buscar un especialista

    por: Ana Giorganal Psicología> Psicoanalisisl 12/09/2013 lVistas: 53

    La vida en pareja es una manera de vivir algunos componentes básicos y dependen de la cultura en la que nos desarrollamos. No solo el amor cuenta en la vida en pareja, y somos muy exigentes con el amor. No te pierdas este artículo para que puedas conocer estos componentes que cualquier persona requiere conocer.

    por: Ana Giorganal Psicología> Psicoanalisisl 04/09/2013 lVistas: 54

    El miedo persistente en una o varias situaciones, se convierte en fobia social, el individuo no es capaz de relacionarse abiertamente, teme la exposición en momento dado, a ese miedo que no puede controlar, sabiendo que es excesivo.

    por: Jogo400l Psicología> Psicoanalisisl 10/05/2013 lVistas: 56

    El Psicoanálisis es una práctica terapéutica fundada por el neurólogo vienés Sigmund Freud alrededor de 1896. A partir del psicoanálisis se han desarrollado posteriormente diversas escuelas de psicología profunda o de orientación dinámica y analítica. Asimismo, la teoría ha influido sobre muchos otros psicólogos y escuelas psicológicas y terapéuticas. El Psicoanálisis surgió a partir de una teoría propia elaborada por Sigmund Freud acerca de la histeria

    por: Pablol Psicología> Psicoanalisisl 07/05/2013 lVistas: 36

    El paciente con estos síntomas, acude al terapeuta por que es sabedor de que padece algo que no es lógico, confía en el diagnóstico del especialista, por que el mismo no sabe, si esta patología va a ser progresiva o regresiva.

    por: Jogo400l Psicología> Psicoanalisisl 26/04/2013 lVistas: 34

    Aunque cada vez seamos más personas en el mundo, cada vez aumenta el número de humanos que padecen soledad, de todas formas existen cuatro tipos base de soledad diferentes, aquí les dejo unos apuntes, de como se puede mejorar e incluso salir de ella, dependiendo del tipo y grado en que se encuentre la persona.

    por: Jogo400l Psicología> Psicoanalisisl 11/03/2013 lVistas: 72

    Resumen. Esta comunicación examina la posibilidad de una escucha focalizada del discurso de los educandos. Estos presentan multiplicidad de formas de expresión de sus erotismos. El trabajo propone, presuponer una lógica en el estudiante partir de algunos indicadores que se pueden detectar en el discurso de éste, para consecuentemente proponer un abordaje complementario por parte del educador. Para escuchar hace falta instrumentos sustentados en teorías, cuyo mayor grado de sofisticación protegen la mente del educador y por ende también la del educando. Es una propuesta más, para prevenir la acción didactopatogénica

    por: jose cukierl Psicologíal 27/09/2008 lVistas: 758

    A diario estamos expuestos a diversos casos de complejidad variable en el vínculo con los enfermos. Pero además, la sociedad espera de nosotros idoneidad, honestidad, vocación, que no tengamos prejuicios, que seamos comprensivos, vida privada intachable, tolerancia al sufrimiento, firmeza y ternura, plásticos para adaptarnos a multiples situaciones, abnegación, control y manejo de los afectos, llevarse bien con los colegas, producir científicamente, vigilantes de la salud ajena, pobres y fuertes

    por: jose cukierl Medicina> Cardiologíal 30/08/2008 lVistas: 1,374

    - Resumen. Esta comunicación examina la posibilidad de una escucha focalizada del discurso de los educandos. Estos presentan multiplicidad de formas de expresión de sus erotismos. El trabajo propone, presuponer una lógica en el estudiante partir de algunos indicadores que se pueden detectar en el discurso de éste, para consecuentemente proponer un abordaje complementario por parte del educador. Para escuchar hace falta instrumentos sustentados en teorías, cuyo mayor grado de sofisticación protegen la mente del educador y por ende también la del educando. Es una propuesta más, para prevenir la acción didactopatogénica

    por: jose cukierl Psicologíal 29/08/2008 lVistas: 511

    RESUMEN- Divido esta reflexiones acerca de la patologia de la didactogenia en seis apartados: 1. Presento el tema; 2. Destaco que gran numero de personas tiene un rasgo de estos, pero que no todos los educandos sufren iguales consecuencias; 3. describo las caracteristicas del educador narcisista, sus defensas predominantes y los riesgos que el educando puede sufrir cuando aquel es avalado por ciertas instituciones; 4. Describo tipos de pensamiento, senalo el caracter activo del saber y la

    por: jose cukierl Psicologíal 01/08/2008 lVistas: 2,142

    Resumen El autor del trabajo despliega el tema de la teoría y clínica del envejecimiento. En la parte teórica desarrolla el envejecimiento desde tres perspectivas; temporal, de las fuentes pulsionales y tópica. En la parte clínica, justifica metapsicológicamente algunas manifestaciones sintomáticas y presenta el material clínico de un paciente Mario en la época del envejecimiento.

    por: jose cukierl Psicología> Psicoanalisisl 31/07/2008 lVistas: 41,894
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast