El Capital De Carlos Marx

Posteado: 02/05/2008 |Comentarios: 0 | Vistas: 134,687 |

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO
FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS
SEMINARIO MONOGRÁFICO DE FILOSOFÍA POLÍTICA

MARX HOY

Doctorante: JOSÉ LUIS CADENA MONTENEGRO,M.Sc.
jlcadenam@yahoo.com
CATEDRÁTICO: Doctor Cesáreo Morales
México D.F. noviembre de 2004.

EL CAPITAL

SECCIÓN PRIMERA: MERCANCÍA Y MONEDA

Pocas obras en la historia de la humanidad han sido motivo de polémica permanente y traducidas a tantos idiomas por su impacto en la vida diaria del hombre. Es el Capital una de aquellas obras en las que tal vez, sin proponérselo, Carlos Marx dejó un legado de conocimientos empíricos unos, y científicos otros, que han sido interpretados repetidas veces durante más de un siglo y que hoy, ante el aparente fracaso del capitalismo como sistema económico, incapaz de solucionar los más elementales problemas de la humanidad, pareciera estar de regreso. Es tal la cantidad de obras impresas del Capital que a partir de 1.946 en el pasado siglo, el Instituto Marx-Engels-Lenin de Moscú comenzó a registrar las variantes de las distintas ediciones originales de la obra y los trabajos materiales preparatorios, muchos de ellos aún inéditos, que le sirvieron de base con el fin de rescatar lo verdaderamente científico .

Es necesario advertir entonces, que las traducciones e interpretaciones filosóficas de Marx han estado impregnadas de ideologías y de apasionamientos extremos y por lo tanto en no pocos casos, las exageraciones e inexactitudes juegan papel definitivo en las diferentes versiones sobre el mismo tema. Es claro si, que las teorías expuestas en esta obra, profundizaron y aún mantienen la lucha de clases en torno a los elementos esenciales de la discusión, valga decir, la tierra, el trabajo y el capital. Aunque Carlos Marx fue quien más claramente demostró que el sobre trabajo no pagado del trabajador manual o intelectual constituye la plusvalía o los provechos del capital, sin embargo, ya otros economistas habían indicado vagamente el hecho. Así por ejemplo, dijo Ricardo: “el valor entero de los artículos del colono y del manufacturero se divide en dos porciones solas; una la constituyen los provechos del capital, mientras que la otra está consagrada en el salario de los obreros”. Si un fabricante da siempre sus mercancías por la misma suma de dinero, por 1.000 libras, por ejemplo, sus provechos dependerán del precio del trabajo necesario para su fabricación. Serán menores entonces, con salarios de 800 libras que con salarios de 600. A medida que los salarios se eleven, por simple lógica, los provechos disminuirán” .

Smith también dijo sobre el asunto: “En el estado primitivo que precede a la apropiación de las tierras y a la acumulación de los capitales, el producto entero del trabajo pertenece al obrero. No hay propietario ni dueño con quien deba repartir” (La Riqueza de la Naciones). Si este estado hubiera continuado, el salario o la recompensa natural del trabajo habría aumentado a medida que sus facultades productivas hubiesen adquirido todos los mejoramientos que engendra hoy la división del trabajo .

Say define al obrero como “el que alquila su capacidad industrial o vende su trabajo y por consiguiente, renuncia a sus provechos industriales por un salario” (Tratado de Economía política) . Por conveniencia metodológica y cronológica de este Seminario, por ahora nos dedicaremos a hablar con la mayor claridad posible de los asuntos tratados en los tres primeros capítulos de la sección primera: la mercancía y la moneda.

CAPÍTULO PRIMERO

LA MERCANCÍA: Es el objeto que en lugar de ser consumido por el productor, se destina al cambio o a la venta, es la forma elemental de la riqueza de las sociedades en que impera el régimen de producción capitalista. La mercancía es, en primer lugar, un objeto, una cosa que merced a sus propiedades satisface necesidades humanas del tipo que fueran. Así pues, el punto de partida de nuestra discusión debe ser el análisis de la mercancía.

Si consideramos dos objetos, por ejemplo una lámpara y una cantidad definida de sal, merced a sus cualidades particulares, cada uno de esos objetos son útiles al hombre que los requiere. Así entonces, para transformarse un objeto en mercancía, debe ser en primer término, una cosa útil que ayude a satisfacer necesidades humanas de cualquier especie. La utilidad de una cosa que depende de sus cualidades naturales y aparece en su uso o consumo, hace de ella un valor de uso. Destinado por quien lo forja a satisfacer las necesidades o las conveniencias de otros individuos, el productor lo entrega a la persona que le es útil, a quien desea usarlo, a cambio de otro objeto y por este acto se trueca en mercancía. La proporción variable en que las mercancías de especie diferente se cambian entre sí, constituye su valor de cambio. Esto nos lleva a determinar la verdadera substancia del valor. Para comprender mejor este concepto consideremos la relación de cambio entre dos mercancías: una lámpara de porcelana sencilla igual a cincuenta libras de sal. Esto quiere decir que en esos dos objetos distintos, lámpara y sal, hay algo en común. Este algo no puede ser una propiedad natural de las mercancías, ya que no se tienen en cuenta sus cualidades naturales sino en cuanto les dan una utilidad que las convierte en valores de uso. En su cambio - y esto es lo que caracteriza la relación de cambio- no se tiene en cuenta su utilidad respectiva y sólo se considera si se encuentran respectivamente en cantidad adecuada. Como valores de uso, las mercancías son, ante todo, de cualidad distinta, pero como valores de cambio, sólo pueden ser diferentes en cantidad. Si se prescinde de las propiedades naturales - del valor de uso de las mercancías - sólo les queda una cualidad: la de ser productos del trabajo.

En este sentido, puesto que en una cama, una casa, un bulto de sal, debemos hacer prescindir de la utilidad respectiva de tales objetos, de su forma útil particular, no tenemos para que preocuparnos del trabajo productivo especial del carpintero, del albañil, del minero, que les han dado esa forma particular. Abstrayendo así de esos trabajos su fisonomía propia, sólo nos queda su carácter común y desde ese momento todos quedan reducidos a un gasto de fuerza humana de trabajo, es decir, a un desgaste del organismo del hombre, si relación con la forma particular en que se ha gastado esa fuerza.

Resultantes de un gasto de fuerza humana en general, muestras del mismo trabajo indistinto, las mercancías revelan solamente que en su producción se ha gastado una fuerza de trabajo. Dicho de otro modo: que en ellas se ha acumulado trabajo. Las mercancías son valores en tanto que son materialización de ese trabajo, sin analizar su forma. Lo que se observa de común en la relación de cambio o en el valor de cambio de las mercancías es su valor, y de eso trataremos a continuación.

MAGNITUD DEL VALOR, TIEMPO DE TRABAJO SOCIALMENTE NECESARIO.

Del análisis anterior podemos ahora decir que la substancia del valor es el trabajo. La medida de la cantidad del valor es la cantidad de trabajo, que a su vez se mide por la duración, o sea por el tiempo del trabajo. El tiempo de trabajo que determina el valor de un producto es el tiempo socialmente necesario para producirlo, o mejor, el tiempo necesario, no en un caso particular, sino considerado como término medio, esto es, el tiempo que exige un trabajo ejecutado conforme el grado medio de habilidad y de intensidad y en las condiciones ordinarias con respecto al medio social convenido.

La magnitud del valor de una mercancía no sufriría alteración si el tiempo necesario para producirla continuara siendo el mismo; pero esta varía cada vez que se modifica la productividad del trabajo, es decir, con cada alteración que se introduce en la actividad de los procedimientos o de las condiciones exteriores en que se manifiesta la fuerza del trabajo. La productividad pues, del trabajo, depende entre otras cosas, de la habilidad media de los trabajadores, de la amplitud y eficacia de los medios de producir y de circunstancias exclusivamente naturales; por ejemplo, la misma cantidad de trabajo está representada en una lámpara de porcelana sencilla si las condiciones han sido favorables y en media lámpara en caso contrario.


Por regla general, si la productividad del trabajo aumenta, disminuyendo el tiempo necesario para la producción de un artículo, el valor de este artículo disminuye y recíprocamente, si la productividad disminuye, el valor aumenta. Más, cualesquiera que sean las variaciones de su productividad, el mismo trabajo crea siempre el mismo valor, funcionando durante igual tiempo, sólo que suministra en un tiempo determinado una cantidad mayor o menor de valores de uso u objetos útiles, según que aumente o disminuya su productividad.

Aunque gracias a un aumento de productividad se produzcan en el mismo tiempo dos vestidos en lugar de uno, cada vestido seguirá teniendo la misma utilidad que antes de duplicarse la producción; pero con los dos vestidos se pueden vestir dos hombres en lugar de uno; así pues, hay aumento de riqueza material. Sin embargo, el valor del conjunto de objetos útiles sigue siendo el mismo: dos vestidos hechos en el mismo tiempo que antes en hacer uno, no valen más de lo que anteriormente uno sólo.

Cualquier modificación en la productividad que haga más fecundo el trabajo, aumenta la cantidad de artículos que ese trabajo proporciona y por lo tanto la riqueza material, pero no modifica el valor de esta cantidad aumentada materialmente si continúa siendo idéntico el tiempo total de trabajo empleado en su fabricación.

Sabemos que la substancia del valor es el trabajo y también sabemos que su medida es la duración del trabajo. Una cosa puede ser valor de uso sin ser un valor; basta para ello que sea útil al hombre sin que provenga de su trabajo. Eso es lo que sucede con el aire, con los prados naturales y con la tierra virgen. Un valor de uso sólo tiene valor cuando se le acumula cierta cantidad de trabajo humano. Por ejemplo, el agua que corre en un río, aunque útil para muchas necesidades del hombre, carece sin embargo, de valor; mas si por medio de cántaros o tubos se transporta a un décimo piso, inmediatamente adquiere valor, pues para hacerla llegar se ha gastado cierta cantidad de fuerza humana.

Pero una cosa puede ser útil y producto del trabajo sin ser mercancía. Todo el que con su producto satisface sus propias necesidades, sólo crea un valor de uso por su propia cuenta. Para producir mercancías hay que producir valores de uso, con el designio de entregarlos al consumo general por medio del cambio. En concreto, ningún objeto puede convertirse en valor si no es útil. Un objeto inútil no crea valor porque se ha gastado inútilmente el trabajo que contiene.

CAPÍTULO SEGUNDO

DE LOS CAMBIOS- RELACIONES DE LOS POSEEDORES DE MERCANCÍAS: CONDICIONES DE ESAS RELACIONES: El trabajo del carpintero, del albañil, del minero, crean valor por su condición común de trabajo humano, pero forman una cama, una casa, una cantidad de sal. En suma, diversos valores de uso porque poseen cualidades diferentes. Cada clase de trabajo implica, por una parte, gasto físico de fuerza humana, siendo en este sentido de igual naturaleza y formando el valor de las mercancías y por otra parte, todo trabajo implica un gasto de fuerza humana en una u otra forma productiva, determinada por un fin particular y en este concepto de trabajo útil diferente, produce valores de uso o cosas útiles.

DOBLE CARÁCTER SOCIAL DEL TRABAJO PRIVADO: Al conjunto de todos los objetos útiles requeridos por la variedad de las necesidades humanas, corresponde un conjunto de obras o trabajos igualmente variados. Para satisfacer las diversas necesidades del hombre, el trabajo, pues, se presenta bajo distintas formas útiles y de ahí resultan innumerables industrias.

Aunque ejecutadas independientemente y si relación ostensible – según la voluntad y designio particular de sus productores- las diversa especialidades de trabajos útiles se manifiestan como partes – que se complementan mutuamente- del trabajo general destinado a satisfacer la suma de necesidades sociales. Cada uno de los oficios individuales, que corresponde a lo sumo a una orden de necesidades y cuya variedad indispensable no resulta de ningún convenio previo, forman en su totalidad los eslabones del sistema social de la división del trabajo, que se adaptan a la diversidad infinita de las necesidades.

De esta manera, trabajando los hombres unos para otros, sus obras privadas revisten, por esa sola razón, un carácter social; pero tales obras también tienen un carácter social por su semejanza en concepto de trabajo humano en general, apareciendo la semejanza nada más que en el cambio, es decir, en una relación social que los coloca frente a frente y en una base de equivalencia, a pesar de su diferencia natural.

REDUCCIÓN DE TODA CLASE DE TRABAJO A CIERTA CANTIDAD DE TRABAJO SIMPLE. Las múltiples transformaciones de la materia natural y su adaptación a las distintas necesidades humanas, que constituyen toda la tarea del hombre, son más o menos complicadas. Más cuando hablamos del trabajo humano desde el punto de vista del valor, sólo consideramos el trabajo simple, es decir, el gasto de la simple fuerza que cualquier hombre sin educación especial posee en su organismo. Es verdad que el término medio del trabajo simple varía según los países y las épocas, pero siempre se encuentra determinado en una sociedad dada, es decir, en cada sociedad. El trabajo superior no es otra cosa que trabajo simple multiplicado, pudiendo reducirse siempre a una cantidad mayor de trabajo simple; por ejemplo, un día o jornada de trabajo superior o complicado puede equivaler a dos días o jornadas de trabajo simple .

La experiencia enseña que esta reducción de cualquier trabajo a determinada cantidad de una sola especie de trabajo, se hace todos los días y en todas partes. Las mercancías más diversas encuentran su expresión uniforme en la moneda, es decir, en una cantidad determinada de oro o plata. Por eso sólo los diferentes géneros de trabajo, cuyo producto son las mercancías –y por complicados que ellos sean- se van a reducir a una proporción dada al producto de un trabajo único: el que suministra el oro o la plata. Cada género de trabajo solamente representa una cantidad de este último.

CAPÍTULO TERCERO

LA MONEDA O LA CIRCULACIÓN DE LAS MERCANCÍAS: Las mercancías lo son por ser al mismo tiempo objetos de utilidad y un porta-valor. Así pues, sólo pueden ingresar en la circulación si se presentan bajo doble forma: la suya natural y la del valor. Considerada una mercancía aisladamente como objeto de valor, no puede apreciarse. En vano diremos que la mercancía es un trabajo humano materializado, pues la reduciremos a la abstracción valor sin que la más tenue partícula de materia constituya este valor. En ambos casos, sólo tendrá una forma palpable: su forma natural de objeto útil.

Si se recuerda que en el concepto de valores la realidad de las mercancías consiste en que son la expresión múltiple de la misma unidad social, es decir, del trabajo humano, será evidente que esa realidad puramente social sólo puede manifestarse en las transferencias sociales. El carácter de valor se manifiesta en las relaciones de las mercancías entre sí y sólo en esas relaciones. Como valores, los productos del trabajo revelan en el cambio una existencia social bajo idéntica forma, distinta de su existencia material y bajo formas diversas, como objetos de utilidad. Una mercancía expresa su valor por la circunstancia de poder cambiarse por otra. Dicho de otra manera, por el hecho de presentarse como valor de cambio y sólo de ese modo.

Si el valor se revela en la relación de cambio, este no engendra valor. Al contrario, el valor de la mercancía es el que regula sus relaciones de cambio y determina sus relaciones con los demás. Esto se comprenderá mejor con una comparación: Un bulto de sal es pesado aunque su aspecto no lo indique y menos aún especifique su real peso. Consideremos varias láminas de cobre de peso ya conocido. La forma material del cobre como la de la sal, tampoco es por sí misma una indicación de su propio peso; las láminas de cobre puestas en relación con el bulto de sal, nos darán a conocer el peso de este último. Así pues, la magnitud de su peso, que no aparecía considerado, el bulto de sal aisladamente, se revela al ponerlo en relación con el cobre: Pero la relación de peso entre el cobre y la sal no es la causa de la existencia del peso de la sal. Al contrario, ese peso es el que establece la relación.

De otro lado, la del cobre con la sal es posible porque los dos, aunque sean diferentes por su uso, tienen una propiedad común: el peso. En esa relación, el cobre sólo se considera como un cuerpo que representa peso. Se prescinde así de sus demás propiedades y sirve únicamente como medida de peso. Análogamente, al expresar un valor cualquiera –por ejemplo, quince metros de lino valen un traje- la segunda mercancía sólo representa valor. La utilidad particular del traje no se tiene en cuenta en este caso y sólo sirve como medida de valor del lino. Pero ahí concluye la semejanza. En la expresión del peso del bulto de sal, el cobre representa una cualidad común a ambos cuerpos, pero es una cualidad natural: su peso. En la expresión de valor del lino con el traje, este representa fijamente una cualidad común a los dos objetos, pero ya no es una cualidad natural sino de origen social: su valor .

La mercancía que tiene un doble aspecto -objeto de utilidad y valor- no aparece tal como es, sino cuando se deja de considerarla aisladamente, cuando por su relación con otra mercancía, por la posibilidad de ser cambiada, adquiere su valor una forma apreciable: la de valor de cambio, distinta de su forma natural. No pudiendo las mercancías ir por sí solas al mercado ni cambiarse entre sí, para ponerlas en contacto sus poseedores, tienen que establecer a su vez, mutuas relaciones, de modo que cada quien se apropia la mercancía ajena entregando la propia, por medio de un acto voluntario común. Esta relación jurídica es el contrato mediante el cual las dos personas existen como representantes de las mercancías .

FORMA DE VALOR: En concepto de valores, todas las mercancías son expresivas de la misma unidad –trabajo humano- y pueden reemplazarse mutuamente. Por consiguiente, una mercancía puede cambiarse por otra mercancía. En realidad hay imposibilidad de cambio inmediato entre las mercancías. Una sola de ellas reviste la forma apta del cambio inmediato con todas las demás. Bien sabido es que las mercancías poseen una forma especial de valor: la forma moneda, que tiene su fundamento en la simple forma de la relación de cambio . Se puede decir entonces: quince metros de lino valen un traje, o cincuenta libras de sal valen veinte libras de cobre. Con arreglo a esta fórmula, cualquier mercancía se cambia por otra mercancía diferente de cualquier clase que sea. Así ocurre en los cambios aislados, en que una sola mercancía expresa accidentalmente su valor en otra mercancía también sola.

Hasta ahora no hay más que una mercancía que exprese su valor, primeramente en otra mercancía y luego en otras. Cada mercancía tiene que buscar su forma o sus formas de valor, pues no existe una forma de valor común a todas las mercancías. En la fórmula anterior se dijo que quince metros de lino valen un traje, o cincuenta libras de sal valen veinte libras de cobre. No cambiando la mercancía cuyo valor se quiere expresar –que es el lino- varían las que expresan su valor; ahora un traje, luego la sal, después el cobre. La misma mercancía –el lino- puede tener tantas representaciones de su valor cuantas sean las diferentes mercancías. Y por el contrario, si quisiéramos que una sola representación reflejase el valor de todas las mercancías, tendríamos que invertir nuestro ejemplo de este modo: un traje vale quince metros de lino; veinte libras de cobre valen quince metros de lino; un bulto de sal vale quince metros de lino. Esta fórmula que es a la anterior pero invertida, la cual era a su vez el desarrollo de la forma simple de la relación de cambio, nos da, últimamente una expresión uniforme de valor para el conjunto de las mercancías. Todas ellas tienen ya una medida común del valor –el lino- que siendo susceptible de cambio inmediato con ellas, es para todas las formas de existencia de su valor.

Desde el punto de vista del valor, las mercancías son cosas puramente sociales y por lo tanto, su forma valor debe revestir una forma de validez social. Y la forma valor sólo ha adquirido consistencia desde el punto de vista en que se ha unido a un género especial de mercancías, es decir, a un objeto único universalmente aceptado. En principio, este objeto único forma oficial de los valores, podía ser una mercancía cualquiera pero la especial con cuya forma propia se ha confundido paulatinamente el valor, es el oro. Si se substituye de nuestra fórmula el lino por el oro, se obtendrá que la nueva forma de valor es: todas las mercancías se reducen a cierta cantidad de oro.

Antes de conquistar históricamente este monopolio social de forma del valor, el oro también era una mercancía como todas las demás y solo porque representaba previamente el papel de mercancía al lado de otras, hoy actúa como moneda frente a las demás. Como cualquier mercancía, el oro se presentó primero accidentalmente en cambios aislados y poco a poco funcionó después y en una esfera más o menos limitada, como medida general del valor. Ahora los cambios de productos se realizan exclusivamente por mediación suya. La forma moneda del valor aparece hoy como su forma natural. Al decir que la sal, el cobre, el traje se refieren al lino como a la medida de valor, como a la encarnación general del trabajo humano, salta inmediatamente a la vista lo peregrino de la proposición; mas, cuando los productores de esas mercancías las refieren al oro o a la plata, en lugar de al lino, lo cual en el fondo, es lo mismo, la proposición deja de sorprenderles. No parece que una mercancía se haya convertido en moneda porque las demás expresen en ella su valor, sino al contrario, que las mercancías expresan en ella su valor, porque es moneda. Esto nos lleva a la conclusión que “sólo cuando son útiles las mercancías, pueden presentarse como valores antes de manifestar su utilidad” .

MEDIDA DE LOS VALORES- LA FORMA DE PRECIO: La primera función del oro consiste en suministrar al conjunto de las mercancías, la materia en que expresan sus valores como productos de cualidad igual y comparables, por consiguiente, en el concepto de cantidad. Así es como desempeña el papel de medida universal de los valores. Pero no es el oro convertido en moneda lo que hace a las mercancías conmensurables sino al contrario, porque estas son conmensurables –siendo de igual cualidad en concepto de valores y fuerza materializada de trabajo- , pueden hallar juntas su magnitud de valor en una mercancía convertida en medida común. Esta medida de los valores, merced a la moneda, sólo es la forma que debe revestir necesariamente su medida efectiva, que será en todo caso el tiempo y el trabajo .

CONCLUSIÓN

DEL CAPITAL AL NEOLIBERALISMO: Todo el discurso filosófico relacionado con el capital y su incidencia en la vida del hombre por ahora ha sido superado por nuevas tendencias y teorías que amparadas por conceptos de la política –como por ejemplo, democracia y libertad- se abrieron paso en el mundo de la competencia y generaron la mayor desigualdad económica que seguramente Marx nunca imaginó. Hoy, la economía se rige por los principios de eficiencia, eficacia y libre mercado, entre otros. La eficiencia de manera fría, está relacionada con la oferta de bienes y la eficacia, con la demanda de productos que están siendo requeridos .

El único poder capaz de obtener a todos los demás, es el económico y en tal virtud todos los conceptos humanistas se encuentran congelados por no adaptarse a las conveniencias del sistema imperante cuyo único fin es la acumulación lujuriosa, alejada de la solidaridad. ¿Es posible entonces que el mundo esté necesitando el regreso de Marx?

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
4
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 22 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/politica-articulos/el-capital-de-carlos-marx-401737.html

    Agregue un nuevo comentario

    Jorge R. Talbot

    El filosofo Carlos Marx sabia que el opio adormece, pero ignoraba que Jesucristo ennoblece; sabia que el opio es una droga, pero desconocía que Jesucristo es un bálsamo; sabia que el opio destruye, pero ignoraba que Jesucristo redarguye y salva.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 19/01/2014 lVistas: 13
    Roberto Cruz Acosta

    La importancia de la asignatura Historia en planes y programas de estudio de la docencia cubana, es prioridad en nuestro país por su importancia en la formación humanista. La enseñanza de esta, da la posibilidad de conocer el pasado, para entender el presente y proyectar el futuro. La Historia se hace así portadora de un sentido de comunidad compartida una visión de mundo y un saber vivir que trasciende su propia individualidad, su presente. Enseñando Historia se busca que el individuo adquiera

    por: Roberto Cruz Acostal Educación> Historial 26/05/2010 lVistas: 999

    El artículo plantea la importancia de la historia en todos los procesos de conocimientos científicos y culturales, como una manera de aceptar el legado que ha sido dado desde el momento mismo del nacimiento, como constructo exclusivamente humano. Sufrir amnesia histórica, significa perder identidad, borrar la razón de ser de sus pueblos, sus tradiciones, la explicación y predicción de sus conductas.

    por: Piedad Acosta Ruizl Educaciónl 27/10/2012 lVistas: 117

    Con ésta breve introducción, me permito invitar a ustedes, miembros de la colectividad de Baños de Agua Santa, a develar los próximos eventos culturales, artísticos y musicales que se realizarán desde el 7 al 29 de junio de este año 2012.

    por: Pablo Balarezol Literatura> Ensayosl 06/08/2012 lVistas: 20

    Articulo que muestra como eran las revoluciones de antaño, sus causas y secuelas.Y que muestra como son las revoluciones de hoy. Presenta el nuevo concepto de revolucion, en un mundo moderno, mas humano y democratico.

    por: Pedro Alejandro Reyes Ramosl Noticias & Sociedad> Polítical 06/02/2009 lVistas: 268
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    Así, Ud. Señor Presidente, prometió gobernar para el pueblo: gas barato, impuesto a las sobre ganancias mineras, reforma del sistema tributario, reforma del régimen laboral, limitaciones a las AFP, defensa de nuestros recursos naturales, atención prioritaria para la educación y la salud, atención prioritaria a los niños, incentivos al arte y la cultura, etc, etc.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 05/01/2013 lVistas: 20

    A lo largo de la historia han aparecido muchos lideres, que han podido ejercer ese liderazgo debido a cualidades unicas que poseen.

    por: jejosel Educación> Historial 07/09/2014 lVistas: 12
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    El neoliberalismo implica, ante todo, un Proyecto económico-político de clase (capitalista) el cual se ha venido expresando a través de una estrategia de acumulación llamada "Desarrollo".

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 06/06/2014 lVistas: 12
    jesustadeosila

    en tono de humor, se narra la maravillosa odisea que suele pasarse cuando uno se dirige a unos grandes almacenes en busca y a la caza de un ordenador de oferta... sigan leyendo. Pasarán un rato entretenidos.

    por: jesustadeosilal Arte&Entretenimiento> Humorl 24/10/2012 lVistas: 25

    Después del nefasto golpe militar de 1930, la Argentina conoció pocos gobiernos y muchos administrativos de la cosa pública, por cuyo mostrador han pasado y lo siguen haciendo, menesterosos quienes aceptan los espejitos de colores de los malos gobernantes, mientras regalan sus votos a quienes se van en promesas que nunca cumplen. Son los mismos políticos que se llenan los bolsillos con dineros provenientes de las arcas del Estado.

    por: Jacobo Saul Rabinl Noticias & Sociedad> Polítical 10/09/2014

    … TAL VEZ, SOLO TAL VEZ, SEA ESTE, EL COMIENZO DE UN COMIENZO, EL FIN DEL UN FIN, O SENCILLAMENTE UN FIN Y UN COMIENZO… Escribi esto el dia que anunciaron la muerte Hugo Chavez Frias

    por: Daniel Albarránl Noticias & Sociedad> Polítical 09/09/2014
    Jimmy Navarro

    Madeleine Osterling, reconocida abogada limeña, es la carta con la que Fuerza Popular espera ganar la alcaldía de San Isidro. Consciente de su éxito en la gestión privada, ahora Osterling quiere trasladar esa experiencia a la gestión pública. Si bien Madeleine es hija de uno de los líderes históricos del PPC, acepta que (aunque odie las comparaciones) la labor del partido del fenecido alcalde Cantella no ha sido la idónea para el distrito. Además, confía en la necesidad de una reforma de trans

    por: Jimmy Navarrol Noticias & Sociedad> Polítical 08/09/2014

    El sistema de gobierno colombiano se caracteriza por ser presidencialista, al igual que el resto de gobiernos de la región. De ahí, nace la importancia de manejar la política en el país basándose en una relación entre las personas para construir cualquier tipo de acuerdos con el fin de llegar a la libertad. Como bien se sabe, hoy en día la única manera de ejercer poder y de gobernar los Estados es por medio de la política, pero siempre velando por el bien común de la sociedad.

    por: Cindy Martínezl Noticias & Sociedad> Polítical 05/09/2014

    Habla de la importancia de conocer la axiologia del mexicano y de la necesidad que tiene mexico de que actuemos en pro de nuestra sociedad

    por: Angelicamvl Noticias & Sociedad> Polítical 29/08/2014
    Javier Arribas

    En España, la política se enfrenta muy a menudo con la moral o creencia y se resuelve, casi siempre, haciendo uso de la hipocresía. Es el caso de los católicos practicantes aficionados a la fiesta de los toros y defensores a ultranza de ella. No saben, tal vez no quieren saber, que esa misma fe religiosa condenó hace tiempo tan brutal tradición

    por: Javier Arribasl Noticias & Sociedad> Polítical 27/08/2014 lVistas: 21

    SI ALGUIEN CREE QUE LA OLA ANTISEMITA ES POR EL CONFLICTO EN GAZA, ES UN INCRÉDULO QUE NO CONOCE A LA MISERABLE ESPECIE HUMANA. DURANTE DOS MIL AÑOS, NO HABÍA CONFLICTOS EN MEDIO ORIENTE ENTRE ÁRABES Y HEBREOS, Y EUROPA ERA UN VOLCÁN ANTISEMITA. EXISTEN MILES DE ACTOS DE INJUSTICIA EN EL MUNDO Y NO TIENEN LA MOVILIZACIÓN QUE PROVOCAN CUANDO SE TRATA DE ISRAEL O DE ALGUNA COMUNIDAD HEBREA.

    por: Jacobo Saul Rabinl Noticias & Sociedad> Polítical 16/08/2014

    El conflicto de Gaza afectó al español más que la muerte de ciento sesenta mil personas en Siria. Ni la destrucción de antiguas comunidades cristianas a manos de islamistas en Irak; mucho menos el secuestro de trescientas niñas por parte de islamistas en Nigeria; o por el derribo de un avión civil de pasajeros en Ucrania.

    por: Jacobo Saul Rabinl Noticias & Sociedad> Polítical 14/08/2014

    El incremento y densificación de la población en Bogotá, Distrito Capital, el desarrollo de tecnologías peligrosas y el descuido en este tema de vital importancia ante la amenaza de los sismos, puede afectar a un número elevado de habitantes, sus bienes y la infraestructura de la ciudad, causando enormes pérdidas que, seguramente, afectarían también el desarrollo económico y social de la ciudad motivo del presente trabajo, que posteriormente tardaría muchos años en recuperarse.

    por: José Luis Cadena Montenegrol Noticias & Sociedad> Medio Ambientel 02/05/2008 lVistas: 8,250

    Las fronteras de Colombia permanentemente han estado en situación de tensión desde su misma independencia y en tiempos modernos la situación no ha cambiado.

    por: José Luis Cadena Montenegrol Noticias & Sociedad> Polítical 02/05/2008 lVistas: 55,624 lComentarios: 3
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast