César Vallejo: "trilce", La Subversión De La Palabra

Posteado: 05/07/2009 |Comentarios: 0 | Vistas: 1,747 |

                                                 

                                                                           Por Zulma Zubillaga

  

  César Vallejo nace en Santiago de Chuco, Perú, en 1892. De origen mestizo y provinciano, es el menor de once hermanos. Estudia Filosofía y letras en Trujillo y  Derecho en la Universidad de San Marcos, Lima. No tarda en abandonar sus estudios para trabajar como maestro. En 1918 publica Los heraldos negros, obra de influencia claramente modernista con toques de simbolismo, y en 1922, Trilce. Un año después viaja a Francia,  luego a la Unión Soviética y posteriormente, a España. En 1931 publica la novela Tungsteno. En al ’38 muere en París, tal como había predicho en su célebre poema: “Me moriré en París con aguacero, / un día del cual tengo ya el recuerdo..”. A partir de 1939 aparecen, en ediciones póstumas,  los Poemas humanos, Poemas en Prosa  y  España, aparta de mí este cáliz.

   Si bien Vallejo convivió con corrientes estéticas  como el ultraísmo, futurismo, creacionismo, dadaísmo, por citar algunas, con la aparición de Trilce  puede, sin dudas, hablarse de la irrupción de una auténtica ruptura con la poética de su tiempo, una verdadera subversión de la palabra, un “quiebre” estilístico que  literalmente “enfrentó” al lector con una obra que no ha admitido ni admite encasillamientos, que desde la imposibilidad de acceso por la vía del logos, ha de sumirlo, inexorablemente,   en cierta indefensión intelectiva, en el asombro. Sin embargo,  es en la periferia de  su discurso, en las fisuras, donde  se vislumbra un territorio donde la oclusión y la íntima apertura parecen ser ejes pendulares que delimitan un campo expresivo, tan abarcador como fundante. Quizás sea innecesario agregar que Trilce  se ha convertido en un referente insoslayable de la poética  hispanoamericana contemporánea; la creación irrepetible de un poeta de excepción.

   Aunque son muchas las posibles lecturas de una obra donde el lenguaje parece haber dislocado toda previsión estilística y de contenido, para los fines de este artículo elegiré, en primer lugar,  referirme a la palabra como instrumento de exploración y síntesis de un universo que roza lo material, lo inmanente. Porque ante la imposibilidad de simbolizar, de asumir la representación de la cosa externa, el mundo, ésta parece presentarse como elemento que lo sustituye para crear un cuerpo verbal que se repliega en sí mismo: el poema. Es que en la poética de Vallejo la escritura encarna lo existente para erigirse en íntima patria, el lugar de lo irrenunciable. Y a partir de la rispidez que opone la lengua, el autor, ese demiurgo, construye a pesar de la palabra, porque su escritura  no fluye  ni se despliega como un corpus armónico, sino que desde una deliberada resistencia desacraliza las formas, rebasa el mecanismo del idioma, lo subvierte, en lo que podría interpretarse como una necesaria, incontenible ruptura, no ya con el andamiaje formal, sino con lo existente. Entonces, la palabra se instala en el texto como un cuerpo corrosivo, ajeno; acaso el mundo mismo en simbólica inversión.

   Este proceso de sustitución y de instauración de un nuevo orden no puede representar sino una búsqueda que ha de culminar en la construcción de un sistema coherente con su propia estructura; intentaremos, entonces, acercarnos, rozar al menos  el sentido del mismo,  la posible razón que lo sustente como unidad que expresa, que comunica. Y pienso, entonces, que este verdadero “colapso”  expresivo, esto es, la inserción de neologismos, la dislocación deliberada de la sintaxis, de la normativa, la introducción de elementos coloquiales, y hasta el uso del elemento lúdico, entre otros recursos, representan un blindaje formal que apunta al mutismo, a un silenciamiento simbólico que remite, paradojalmente, a la realidad. Y es la voz del mundo la que parece ser sustituida para que estalle, entonces, la otra voz,  la que se oculta bajo un velo de dolor, de ensimismamiento: “Tal la tierra oirá en tu silenciar / cómo nos van cobrando todos / el alquiler del mundo donde nos dejas / y el valor de aquel pan inacabable. /”  (1).

  En la historia personal de Vallejo pueden hallarse, quizás, posibles interpretaciones  acerca de ese sentimiento de extranjería, de radical exclusión que atraviesa su obra: podría aludirse su condición de mestizo, la situación de exilio en la propia tierra, la supresión  insidiosa y progresiva de una cultura – era hijo de madre chimú -, pero elijo prescindir de toda especulación biográfica para ceñirme a lo que el propio texto deja deslizar como lectura, como construcción de un universo ligado a esa voz replegada, secreta.

    Me pregunto, entonces, si esa urdimbre cuya complejidad parece querer expulsarnos de un espacio ajeno, inescrutable – tal vez el territorio de lo perdido, una patria íntima, irrecuperable pero intacta en la palabra - no constituye, acaso, un arcano que ha de preservarse en el cuerpo del poema, aquello que se guarda en la más alta de las intimidades, ese don inaudito, inabarcable, que el texto conserva para sí, para su voz.

    Y ese arcano, Trilce,  deja  -  reitero - fisuras, zonas sensibles que abriendo lo que se silencia van desprendiendo el cuerpo velado del dolor - ese estallido -; y en estos pequeños, fugaces  repliegues es donde  parece no sólo centrarse sino también sostenerse el eje medular de la obra: la búsqueda del sentido, el estar en el mundo, las ausencias, el amor, la muerte son algunos de los temas que dejan al desnudo ese grito agónico, carnal, el poema: “He almorzado solo ahora, y no he tenido / madre, ni súplica, ni sírvete ni agua, / ni padre que, en el facundo ofertorio de los choclos / pregunte para su tardanza / de imagen, por los broches mayores del sonido. /”   (2)

   Para finalizar, me atrevo a inferir que es en la zona intacta de lo entrañable, ese universo tan atesorado como oculto, resguardado hasta el pudor – perdido-, donde  se oculta, quizás, la clave inicial  que nos permite adentrarnos en  la geografía vital, humana de Trilce.

                                     

 

(1)  Vallejo, César -  Trilce -   Editorial Losada, Buenos Aires, 1993 – Poema XXIII

(2)  Vallejo, César, Op. cit., Poema XXVIII

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 2 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/no-ficcion-articulos/cesar-vallejo-trilce-la-subversion-de-la-palabra-1015523.html

    Agregue un nuevo comentario

    El artículo da una perspectiva general de la poesía filipina en español desde sus comienzos hasta el presente, con ejemplos de las poesías de los autores.

    por: Edmundo Farolan Romerol Literatural 01/06/2009 lVistas: 283

    Para entender estos conceptos y poder abordar el fenómenbo específico de Latinaamérica, es necesaria una conceptuación previa del realismo. Para ello, diremos que es un ensayo sobre la sociedad desde un discurso estético. Nace con Balzac y la novela del XIX, en oposición a la visión romántica, con sueños, fantasías, seres ideales. Aquél adopta un tono humano como respuesta a la sociedad burguesa en ascenso, utilitaria y materialista. Balzac llama a su propuesta, “comedia humana”.

    por: Luis Gonzaga Álvarez Leónl Literatural 02/06/2009 lVistas: 3,695
    Lauren Mendinueta

    Giovanni Quessep es en la actualidad uno de los poetas latinoamericanos más importantes. Aquí un artículo sobre la publicación de su Poesía Reunida en España.

    por: Lauren Mendinuetal Literatura> Poesíal 17/06/2009 lVistas: 279 lComentarios: 2

    América Latina siempre ha sido un mundo en ebullición. A cada período histórico ha correspondido una forma de literatura. Ésta ha ido desde los cantos de Netzahuatlcoyotl, la lírica quechua y la expresión de la cosmogonía maya-quiché, pasando por la visión dede los cronosyas de Indias, hasta las últimas expresiones vanguardistas. Nosotros pensamos que, en el día de hoy, cuando intenta levantarse de nuevo frente a tantas injusticias pasadas, hace falta un nuevo canto que cree una nueva impronta p

    por: Luis Gonzaga Álvarez Leónl Literatural 02/06/2009 lVistas: 2,358

    El artículo desarrolla las funciones principales de los estereotipos en una breve evolución a través del tiempo, y plantea una "toma de conciencia" con respecto a ellos.

    por: María Florencia Sassellal Literatura> No Ficciónl 29/04/2014 lVistas: 33
    Melisa Reinhold

    Mediante la noticia que se ha dado a conocer en los medios acerca del hombre que dejó propinas de hasta 10.000 dólares, en este relato entraremos en la mente de este multimillonario a la hora de realizar esta acción bondadosa.

    por: Melisa Reinholdl Literatura> No Ficciónl 14/03/2014 lVistas: 12

    En el duodécimo capítulo del libro, Luces y sombras de la resurrección económica, Elvira Méndez desarrolla extensamente los pros y los contras de la recuperación económica de Islandia después del crash de 2007.

    por: doloresfuentesl Literatura> No Ficciónl 10/02/2014

    ...todos los pasajeros se quedaron con cara de asombro e incluso algunos se acercaron con preocupación a preguntar qué había pasado. Pero lo que realmente paso es que al llegar fuimos directamente a pagar y que todos nuestros planes navideños, se los llevó el tren.

    por: Mercedesl Literatura> No Ficciónl 14/12/2013 lVistas: 35

    El primer poblador de la ciudad de Treinta y Tres fue el español Miguel De Palacio, según reza su partida de nacimiento, aunque documentaciones de la época permiten asegurar que él firmaba Miguel Palacios y no De Palacio. En la Iglesia de Santa María, en Castro Urdiales (España), fue bautizado a pocos días de nacer, el 18 de Julio de 1818, siendo hijo legítimo de Miguel Antonio de Palacio y Nicolasa de Larrea. Vino muy joven a Uruguay, dedicándose al comercio desde el año 1847.

    por: Ruben Eduardo Acevedol Literatura> No Ficciónl 27/11/2013 lVistas: 26
    jorge etcheverry arcaya

    Esta nota versa sobre algunas reflexiones sobre la identidad, que ha pasado a comvertirse en una categoría clave en el comentario o análisis literario, el fenómeno de la globalidad, y la tendencia al surgimiento de voces anfibológicas, yendo hacia el ejemplo que tengo más a mano y donde vico, Canadá

    por: jorge etcheverry arcayal Literatura> No Ficciónl 12/07/2013 lVistas: 16
    Mariasg

    Isabel fue entregada a los tres meses de nacida por una de sus tías.Al fallecer su madre adoptiva decide saber su origen.Se entera que su madre fue atrapada por el vicio del alcohol y fallece por una lesión mal curada producto de bala perdida en una redada policial.No sabe quién es su padre biológico.Sus tres hermanos de diferentes padres biológico se criaron por separados y los reúne a todos celebrándoles un festín en su modesta casa. Isabel encontró esa pieza ausente en su vida.

    por: Mariasgl Literatura> No Ficciónl 15/03/2013 lVistas: 30
    Teódulo López Meléndez

    Con la aparición del reloj en el siglo XIV y el desarrollo de la mecánica el tiempo se convierte en un valor matemático, esto, algo absoluto y medible.

    por: Teódulo López Meléndezl Literatura> No Ficciónl 18/11/2012 lVistas: 24
    Zulma Zubillaga

    Un comentario acerca de la poética de Edgard Bayley seguido de un breve análisis de uno de sus poemas emblemáticos.

    por: Zulma Zubillagal Literatural 15/07/2009 lVistas: 321
    Zulma Zubillaga

    Una reflexión acerca de la poesía como centro de expresión subjetiva y existencial: el poema como imposibilidad, como incesante búsqueda.

    por: Zulma Zubillagal Literatura> Ensayosl 06/07/2009 lVistas: 337
    Zulma Zubillaga

    Una breve justificación de la elección de esta poesía como representativa del genio del poeta galés Dylan Marlais Thomas.

    por: Zulma Zubillagal Literatura> No Ficciónl 05/07/2009 lVistas: 368
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast