Primera Parte De Las Minas Del Rey Salomón En América, Por Samuel Akinin Levy

Posteado: 07/10/2009 |Comentarios: 0 | Vistas: 1,647 |

Agradecimiento:

Están a flor de piel cada sentir de los que amo, en especial mi familia, mi esposaAnita, mis hijos: David, Nathalie, Harry y Debbie, a ellos les debo la ganas de producir, y son responsables directos de la creación de mis obras. Hay otros, muchos en realidad, que por años han sido mi soporte, mis primeros críticos y en especial mis mejores amigos,pues han dado lo mejor de sus tiempos libres y lo han hecho sin esperar nada a cambio,hoy creo es justo y necesario los mencione y deje constancia de su buena voluntad.

Mauricio Laufer, Perlita Slimak, Forty Amsel, Miguel Meckler, Marcko Glijenschi,Lila Marrero, Soraya Rodríguez, Moisés Franco, Fernando Yurman, Mery Sultán, Rene Levy, Luna Sultán, mi amiga del alma Querube y otros que en el tiempo me apoyaron con sus comentarios y críticas. A ellos en especial quiero dedicar este libro, y les pido perdón si antes no lo hice, y es simple y llanamente por que los amo tanto que los considero como si fuéramos todos uno solo.

Las minas del Rey Salomón

En América

Samuel Akinín Levy

Prólogo del autor

Hace más de diez años nació la idea y posibilidad de escribir sobre esta historia. En un viaje imaginario en el tiempo y en especial dentro de los límites de la Biblia, nos metimos de lleno con unos de los personajes más complejos, su vida, pasado, pasión, debilidades, pensamientos, su familia y sobre todo la forma y manera en que gobernó a su pueblo, nos sedujo. Al entrar en materia, pudimos apreciar desde el inicio, hasta la decadencia en sus años de avanzada edad. No queremos con esto convertirnos en jueces, como tampoco desconocer su grandeza y la labor que le fue encomendada.

Sucedieron infinidad de circunstancias todas ellas, que de alguna manera nos acercaron a la fuente de luz, del saber, y no quisimos dejar pasar por alto algo tan importante y valioso.

Escribir sobre una persona, un hombre importante, como lo fue el Rey Salomón; hacerlo sobre la época en la que reinó, (970-936 a.C.) decir que fue el segundo hijo de David y Betsabé y tercer rey de Israel. Nos forzó a referirnos de él como una personalidad influyente, yerno del faraón egipcio Psusennes II y amigo del rey fenicio Hiram de Tiro. En él, debemos reconocer que su activa política exterior se basó en concertar tratados con sus vecinos para preservar la paz e impulsar el comercio. Fue un hombre que llegó a almacenar riquezas fabulosas. Comentar sus vicisitudes, esposas, concubinas; hablar de sus amores y en especial de ésa que fue capaz de hacerlo sentir, vivir, renacer y ser: “la Morena”, la Reina de Sabáh, es una tarea difícil; estamos conscientes que al acariciar a este personaje lo estamos haciendo con uno de los hombres más importantes de la historia  dentro del judaísmo, ya que fue a él, como Rey y no a otro, ni siquiera a su valiente padre el Rey David, quien gozaba con discreción de sus haberes y la perspectiva, de llegar a ser realmente rico lo dejaba del todo indiferente, fue a Salomón, y no a su padre a quien le fue asignada la tarea de la construcción del primer Templo, lugar ubicado en la ciudad santa de Jerusalén en donde por años fue depositado, respetado y venerado el Arca de Díos junto con la vara de Moisés, la Toráh y otras prendas de un valor ilimitado para un pueblo creyente y respetuoso. Aunque en este punto se debe aclarar que hoy, lo único que queda como testimonio de ese pasado es el famoso y conocido muro de las lamentaciones que en verdad fue la única parte que construyó el Rey David; y desaparecido cualquier vestigio de la obra Salomónica, vemos cómo la historia le juega una mala pasada a nuestro protagonista.

Comenzar un libro para dejar sentada una nueva versión de unos hechos que según la Biblia nos indica ocurrieron hace más de dos mil novecientos años. Expresar y detallar acontecimientos que dejaron marcas indelebles de su veracidad, pero no por esto son entendibles y digeribles por la masa del pueblo en sí, reconocemos es un atrevimiento y seguramente dará mucho de qué hablar. Callar no es ni ha sido una virtud, ocultar, tampoco, siempre hemos tenido interés en develar misterios que la ciencia a veces deja entrever o el desarrollo de acontecimientos que marcan pauta y que de alguna manera no están del todo claros. Hace años paseamos esta idea, se comenzó recopilando, guardando, desgranando los hechos, más hasta el día de hoy no se tuvo la voluntad de abrir esa caja de sorpresas que al ser destapada pueda desdibujar el entorno de nuestro aprendizaje o la esencia de cosas consideradas divinas. La intención es refrescar con novedades fundamentadas en pruebas que son contundentes, en detalles que llaman la atención, en explicaciones lógicas sin ser frenados por ideas fanáticas. Ya una vez logrado este paso, recomendamos el advenimiento de científicos, matemáticos o religiosos que empleando otras herramientas y ayudados ya con las llaves en la mano de un primer secreto develado, puedan a corto o mediano plazo, dar fe de lo expresado, o hasta más aún, agregar nuevos descubrimientos que puedan proveer mayor lucidez y quizás hasta logren alcanzar en el desarrollo del tiempo, una total veracidad a lo hoy planteado.

Hay muchas maneras de dar comienzo a un libro, una de ellas es basándose en una fantasía, otra, la escogida para este fin es partiendo de la verdad que en nuestro caso tiene una fuente Teológica, hablamos de ésa que ha sido la base de las tres religiones monoteístas y que en conjunto tienen más de dos mil millones de seguidores por todo el planeta, nos referimos a la Biblia. Para la realización de esta idea, nos hubiese gustado tener espacio para transcribirla desde la primera página y comenzar repasando desde el Génesis, pero eso sería quimérico. A la pregunta, desde dónde dar comienzo y hasta dónde parar, pues toda Ella es rica en información y detalles, es que no encontramos una respuesta justa, más al ver la imposibilidad de este deseo, nos conformamos con algunos relatos que nos permiten tener acceso a la verdad histórica y así con la anuencia de un eco silencioso y la lectura de algunas de sus páginas, esperamos poder con mayor facilidad comprobar e ir corroborando lo que está escrito en la Biblia.

Así que para dar comienzo a nuestra historia, tomaremos textualmente del texto más sagrado de los pueblos creyentes, lo hacemos pues fue en el estudio del mismo que vimos la posibilidad real de que nuestro relato está protegido por la cantidad de casualidades y de situaciones que en conjunto convergieron para dar fuerza y brillo al mismo, y en una demostración de la factibilidad y realidad de hechos, comenzamos a repasar las santas escrituras con la intención de enfocar esos puntos que fueron los que nos conmovieron y permitieron seguir hurgando, hasta sentirnos satisfechos, para ello copiamos lo que nos habla la Biblia, y con ello, destacamos la claridad de su descriptiva en lo concerniente al tema que nos atañe. Así con el debido respeto, daremos comienzo, en Génesis:

1:1En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban

sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las  aguas.

1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

1:4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

1:5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

1:6 Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas.

1:7 E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así.

1:8 Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo.

1:9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así.

1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.

1:11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así.

1:12 Produjo, pues, la tierra hierva verde, hierva que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.

1:13 Y fue la tarde y la mañana el día tercero.

1:14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años,

1:15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así.

1:16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas.

1:17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra,

1:18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno.

1:19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

1:20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los cielos.

1:21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave alada según su especie. Y vio Dios que era bueno.

1:22 Y Dios los bendijo, diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra.

1:23 Y fue la tarde y la mañana el día quinto.

1:24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así.

1:25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

1:28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

1:29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

1:30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

1:31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto…

Si nos detuviéramos en ese momento crucial en el que El Creador organiza todo,

separa las aguas, y hace la luz: un hecho tan importante que con ello, Da comienzo a La Creación y como otro punto no menos trascendente a toda nuestra historia sagrada. Si así lo hiciéramos, este libro ya no sería lo que debe ser y por el contrario cada paso dado, cada posibilidad planteada, cada segundo de inspiración poética, se convertiría en un verdadero desastre por carecer de la fuerza que otorga la fe, la religión y en especial las innumerables contradicciones con el libro más importante que sirve de base a las grandes religiones: La Biblia. Hemos dado comienzo a una historia que bien puede se un mito y que nace del conjunto de ideas, informaciones y otras fuentes a las que sin habernos dado cuenta, durante más de una década se nos han venido presentando, de manera tal, que no nos ha quedado otra salida pues hasta hoy, hemos venido  coleccionando datos y así, se ha venido formando lo que hasta este punto hoy se contabiliza como una novela pero que a la vez no nos deja vacilaciones sobre la autenticidad y gran posibilidad de los hechos. La tarea sin lugar a dudas ha sido muy agradable, pero por ello, no deja de haber sido ardua, lo que hemos logrado hasta el momento, llevará años en dar sus frutos, el significado de lo ignoto sigue inmóvil. A decir verdad, las cosas se nos fueron entregando al comienzo de una manera regalada, pues las referencias nos fueron presentadas como suelen hacerse las cosas en la mayoría de los casos, por mera casualidad pero como efectiva causa de un trabajo de gran esfuerzo y de muchos años, en este punto debo hacer mención a mi bien querida y buena amiga Anita Alfón, quien fue en verdad el rayo de luz que ilumina esta posibilidad y que en base a una experiencia propia, en un momento de paz y esparcimiento, estando en su terraza pudo ver la majestuosidad del vuelo de un Colibrí, y en un sin querer, en un llamado  misterioso, al tratar de llamar a éste por su nombre y al repetirlo varias veces: Colibrí, Colibrí, Colibrí, ella, pudo encontrar la clave que le permitió alcanzar y destapar esa veta de sorpresas y descubrimientos, al develar que (Col) en hebreo significaba voz e (Ibrí): hebreo. Esa mañana la hermosa ave se presentaba a si misma con su nombre más antiguo Voz Hebrea (Col Hibrit).

Con el develado secreto que la historia mantuvo olvidada por casi tres mil años, son pocas las personas que han querido profundizar en ella, esto sin querer cambió rotundamente, gracias a mi buena amiga Anita Alfón, ella, con sus conocimientos adquiridos en el tiempo, ayudada de diccionarios, libros semíticos, mucha devoción junto con cientos de mapas, documentos y papeles antiguos, pudo encontrar las olvidadas pero mantenidas palabras indígena-hebreas, traducir y comprender, más de veinte mil de ellas, todas ellas, empleadas por nuestros autóctonos Indios americanos, que por su raíz y con el uso de nuestra lupa escrupulosa, ansiosa de ver lo invisible de la realidad y llenos de ese sueño donde la sed del saber jamás se sacia, fue en conjunto lo que nos ayudó a encontrar la fuente de riquezas y a descubrir el Tesoro de las Minas del Rey Salomón en América.

Llegado a este punto de atrevimiento vale la pena traer a colación el pensamiento

de un viejo y querido amigo que de manera desinteresada luego de leer este libro, me hizo llegar:

“Muchas veces he estado a punto de sucumbir en la idea de que la historia, la ciencia o la religión son la explicación. Pero, como tu pareces insinuar: "no se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero".

Son muchos los motivos para des-creer de todo. En este desguarnecimiento existencial y metafísico sufrimos los que somos huérfanos de cielo y de tierra. Comprendo tu congoja de pertenecer a un tiempo en la cual se han derrumbado los muros y donde no se vislumbran nuevos horizontes.

A veces pienso si Kierkegaard había tenido razón cuando decía que: "tener fe es

el coraje de sostener la duda". Personalmente oscilo entre la desesperación y la

esperanza... parece que tú estás en lo mismo.

¡Qué desdichado el hombre que sólo cuenta con la razón! La persistencia del sentimiento tan profundo como disparatado, ajeno a toda lógica ¿Nos podrá salvar? Tú, a pesar de todas las dificultades, continúas manifestándote... escribiendo, decidido en liberar a la verdad de su largo confinamiento.

¡Basta! Es Samuel, el que escribe el libro.

Un abrazo,

Marcko Glijenschi”

En los comienzos, cuando la novela estaba en sus primeros capítulos, me atreví y compartí con un buen amigo, Fernando Yurman, quien además de ser un  magnifico escritor, y lo asevero en todo el sentido de la palabra, es Psicólogo, Psicoanalista, Catedrático, Tutor de varias tesis y diría que uno de los hombres que conoce y disfruta la lectura en un rango de tiempo muy variado, él, además, sabe digerir lo que lee, y con ello es capaz de facilitar con su relato lo que a veces tanto nos cuesta. Este estilo tan propio de él, me permite aseverar sin lugar a dudas que posee un dominio en cuanto al conocimiento de los grandes de la historia y que sin escatimar, comparte con los que lo rodean y con sus alumnos todo su aprendizaje. A este amigo le envié unos manuscritos de lo que ya daba luces sería la novela, sus comentarios vinieron como vaso de agua para sediento y saciaron mi alma y espíritu con gran gratitud. Quiero desde acá reconocer su palabra de apoyo, su dedicación sincera y sobre todo el gran gesto de hacerme sentir su amigo. Aunque no consulté sobre si podía hacer uso de sus palabras, mi emoción las recibió con tanto afecto que deseo compartirla tal y cual la recibí en su momento, así, natural, con el único aditivo que ejerce el afecto y quizás el tema en sí.

“Cuando se lee se lee no solamente el contenido, también el contexto, el escritor y

todas las referencias del libro. A veces, en esa perspectiva, la perfección puede ser desalentadora y poco estimulante. Esa aguda observación, que comparto plenamente, también podría aplicarse a la novela por la que me pedías un comentario. El tema me parece muy bueno, el ánimo es promisorio, la escritura que se adelanta también: ágil, precisa, claramente ligada al tema y a la aventura del relato. La inquietud por el fundamento histórico real del relato deberías dejarla de lado: en literatura la verdad no es lógica sino estética, y las cosas son verdaderas si suscitan una modificación en el lector.

La verdad literaria es propiciada por la convicción y la capacidad reveladora de la narración, no por la correspondencia material de la historia. Lo que importa es la “verdad espiritual” del relato no su base arqueológica o fundamentos históricos genuinos. Si cuando Julio Verne escribió el viaje a la Luna le hubiera incorporado mas fundamentos científicos la novela hubiera fracasado, y eso se aplica a todas las que exceden lo real. El texto que me enviaste es minucioso, con muchas muestras de la validez de la hipótesis, pero en literatura, y esto es un relato, eso no debiera importar mucho. El lector es como una mujer, si pensás y crees que la vas a levantar, lo vas a lograr, si dudas o precisas que ella te lo confirme ya perdiste. Y creo que a esta historia la podés “levantar” sin problema, seducir al lector con facilidad, porque la escritura es vigorosa, directa, la historia es atractiva, te entusiasma y eso se advierte, y es muy original. Quizás, me atrevería a sugerir, es conveniente que pienses menos en “probar” el valor del texto al lector, despreocuparte de los fundamentos, y hagas correr tu escritura porque el lector la va a seguir por tu misma convicción. Como bien dijiste en tu crítica a García Márquez la imperfección puede ser un atractivo, humaniza y acerca a un texto. Así como hay mujeres que se enamoran de cierta fealdad, ciertos gordos o narizones que las fascinan, así también el Quijote gusta porque esta escrito de modo rudo, sin elegancia, si la prosa mejorase se perdería su gran magia. En fin, espero haberte alentado a que la sigas y mantengas el empuje. Es un gran tema, hubo hace ciento y pico de años una “Busca de las minas del rey Salomón” de Rice Haggard, una gran novela de aventuras fantástica.

Ocurría en África, la tuya es más rica, la cruza con América, permite más imaginación.

Espero poder leerla.

Un gran abrazo,

Fernando Yurman”

LAS MINAS DEL REY SALOMÓN EN AMÉRICA

POR

Samuel Akinín Levy

Capitulo primero

Esta historia da comienzos hace cerca de tres mil años en la ciudad de Jerusalén, donde el entorno estaba conformado por espacios que hasta la fecha han sido lugares y edificaciones que conforman las representaciones más sagradas de las tres religiones que han perdurado en los siglos. Lo sucedido fue en tiempos distantes, por ello, es más que imposible el poder garantizar lo que vamos a relatar. Estamos hablando de la época bíblica, durante los años jóvenes del reinado del Rey Salomón, la novela que está naciendo de su vida y sus dominios, toma cuerpo y se basa en el cúmulo de información que nos demuestra su poderío, esplendor, conocimiento, y dentro de ello, el encuentro y descubrimiento de cosas nuevas, como: maderas, especies, aves, nuevas razas, gente desconocida y en especial mujeres.

Para explicar cómo dio comienzo nuestra historia, tenemos la obligación de hacer

otra visita a nuestra base de origen, al foco de luz que en principio mantiene después de miles de años su fuerza de verdad y que sirve para nuestro planteamiento: La Biblia. Pues suponemos que es de este enunciado en Bereshit, en el Génesis, cuando un hombre sabio, como lo fue el Rey Salomón, pudo haber denotado la posibilidad de un hecho ya probado. Luego de la lectura del mismo, podemos juzgar que un hombre de su inteligencia se preguntara muchas cosas, entre ellas: y basándonos en lo que nos dice la Biblia, ya hace mas de cuatro mil años cuando nos demuestran que se poseyó la tecnología, la idea, y los planos para construir un barco de tan gran tamaño (el Arca de Noé), que permitió la salvación de Noé, su familia y una pareja de casi todos los animales terrestres. Unos cientos de años más tarde, creemos que el Rey Salomón se inspiró en ese acontecimiento, emulando la acción y siguiendo las detalladas instrucciones bíblicas, y así, logró construir otro barco a una escala menor, ya que para lo que tenía en mente, en ese momento, no requería un barco tan enorme. De este modo, nuestro rey, vio la solución a un gran problema y a la vez la realización de un sueño.

Para darle fuerza a este planteamiento, se hace necesario que reproduzcamos parte de lo registrado en la Biblia, detallar y descubrir ciertas cosas que a lo mejor a muchos se les ha pasado por alto. Vale la pena nos detengamos un momento y tomando en cuenta lo expresado, apreciemos que el arquitecto mayor nos dejó un legado concreto, y para aquellos que siembran dudas sobre la veracidad de lo nos habla la Biblia, Él, logró impactarnos antes y ahora cuando hacemos un repaso a ese específico episodio. Puescuando apenas se podía flotar en el agua encima de una canasta, un madero y hasta de una pequeña embarcación, en esos mismos momentos por las dimensiones y la claridad de especificaciones que plasmó en la Biblia donde demostró que el Arca que le fue ordenado construir a Noé por Dios, poseía dimensiones extraordinarias, inclusive para esta época, pues si las comparamos, son similares a las del más grande y moderno trasatlántico de nuestra era.

"Y Dios dijo a Noé...Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de esta manera la arás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero". (Génesis 6:14-16)

Como vemos, la claridad y los lujos de detalles dentro de la información bíblica es

suficiente para tomar las medidas y con ellas podemos darnos cuenta de esa majestuosidad y envergadura del trabajo ordenado por Dios a nuestro antepasado bíblico Noé. Está claro que para algunos mortales puede haya pasado desapercibido en sus mentes, ahora podemos ver, que no es normal que la información se haya recibido y guardado en eso que llamamos inconsciente y al no ameritar recordar detalles, ésta simplemente, para aquellos que la han aprendido, la dejaron de lado y así, con gran sorpresa descubran hoy que mucha de nuestras informaciones importantes, las tenemos, pero sin saber por qué, las mismas aún cubiertas de gran importancia, por la vida tan ajetreada que vivimos, las toma y las pasa al olvido. Estamos conscientes que hay otros, aquellos que viven para y con la Biblia, esos afortunados estudiosos, para ellos, recomendamos que actualicen sus datos, al hacerlo irán de a poco penetrando un nuevo mundo de informática, que le dará luz y peso a sus oraciones y creencias. Acá vale la pena que empleemos un poco las matemáticas. Sabiendo que un codo equivaldría a 45 cm., podemos notar, que esos números nos llevan a una embarcación de 135 m. de largo por 22,5 de ancho y 13,5 m de alto. Desde luego sería un barco enorme, el mayor construido hasta que se hicieran de hierro, pero ¿sabrían y podrían hacerlo? De acuerdo con la Biblia contaron con la ayuda de Dios, y según las bases que emplean los arquitectos navales modernos, se denota que la proporción largo/ancho es de seis a uno, lo que la haría perfecta para soportar tormentas, le daría una gran estabilidad y por estar construida como un bunker, ésta, sería casi imposible de volcar, de modo que con ese solo dato podemos imaginar que el resto estaría igualmente bien pensado, ya que al fin de cuentas, la nave estuvo preparada para soportar los 371 días que duró la travesía.

Una de las preguntas más frecuentes es la de si ¿habría sitio suficiente como para

albergar a tantos animales? La pregunta es artera, pero sabiéndola capciosa por demás, es bueno aclarar algunas cosas, como que El Arca a construir, contaría con una superficie de 9.000 m2. y con una capacidad de almacenaje de unos 45.540 m3, medida ésta, que nos daría un estimado equivalente a 569 vagones de mercancías modernas. Ahora bien, si en verdad hubiera la necesidad de meter a una pareja de cada animal, encontraríamos que la mayoría de las especies las podríamos ahorrar y no tomarlas en cuenta, por vivir éstas, en el mar o ser anfibias. Otros como insectos o gusanos podrían haber sobrevivido la mayoría sin requerir del Arca. De modo que contando con unos 35.000 animales se podría cumplir la misión divina, aunque el Dr. Woodmorappe demostró que con 2.000 de

las parejas, los tipos principales estarían cubiertos. Pero si queremos ser misericordiosos y cargar con todas las variables y especimenes posibles, incluyendo los ya extintos, entonces cargaría unos 50.000 individuos, variedad que denota la posibilidad en el hecho y el por qué hoy dejamos constancia que la Biblia se ajusta con el tiempo y los distintos descubrimientos a hacer cada día más creíbles sus enunciados.

Vamos a tomarnos un pequeño descanso y así volaremos en el tiempo, haremos

un viaje al pasado hasta llegar al siglo XV de nuestra era. Aunque ya han transcurrido más de cuatro mil años desde el relato de la historia bíblica, nos encontramos en otros libros de historia a un navegante acompañado de sus tres famosas Carabelas que con sus descubrimientos, oficialmente generó cambios tanto en mapas como en creencias.

Estamos hablando de Cristóbal Colón. Según Eugene Lyon, la Niña era una carabela de una sola cubierta y cuatro mástiles, aunque tradicionalmente se hubiera supuesto que tenía dos o tres. Ha calculado Lyon que la nave cargaba algo más de 52 toneladas, tenía unos 22 metros de eslora y unas 7 metros de manga. Su aparejo latino inicial (triangular) se cambió por uno "redondo" (es decir, de velas cuadradas) en las Canarias, en el curso del primer viaje de Colón. La Niña (con la que Colón regresó a España tras el Descubrimiento) volvió a cruzar el océano en el segundo viaje; regresó a España en 1.486 y, tras varias peripecias, el sufrido navío fue reparado y volvió a surcar el océano con 18 toneladas de trigo, 17 de vino en barriles, unas 7 de bizcocho, casi 2 toneladas de harina, más de 2.000 libras de queso, 1 tonelada de carne salada y cantidades considerables de aceite, sardinas, pasas y ajos.

La tercera nave del Descubrimiento, la Pinta, propiedad de Cristóbal Quintero, de Palos, era también una carabela de aparejo redondo, de unas 50 o 60 toneladas de carga.

La Santa María suponemos que era un navío de unas 100 o 150 toneladas de carga y 22 a 25 metros de manga. Tenía tres mástiles y cinco velas, las menores útiles sólo para atusar o modificar el rumbo, pero no para impulsar al navío. La carencia de información no ha impedido que se hayan realizado varias reconstrucciones con ocasión de diversas conmemoraciones históricas; una de ellas se encuentra anclada en el puerto de Barcelona y otra en el Muelle de las Carabelas en la Rábida (Huelva). De aquí podemos notar que la nave diseñada para Noé en la Biblia hace más de cuatro mil años era unas siete veces mayor a éstas otras, y su domino para permanecer en alta mar sin necesidad de reabastecerse en medidas de tiempo era superado unas dieciocho veces. Una vez ya aclarado este punto, creemos es momento de ir a lo que nos acontece.

Nuestra historia dará comienzo en casi la mitad del escenario bíblico, durante una parte de la vida del Rey David, ya que es bien sabido que nuestro protagonista va a ser el Rey Salomón, por ello consideramos es conveniente conocer a sus padres, a qué se dedicaban y cómo se dio la oportunidad para que entre ellos se conocieran, qué y quiénes eran y que lugar de importancia ocupan en la Biblia:

5:4 Era David de treinta años cuando comenzó a reinar, y reinó cuarenta años.

5:5 En Hebrón reinó sobre Judá siete años y seis meses, y en Jerusalén reinó treinta y tres años sobre todo Israel y Judá David y Betsabé

11:2 Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y viodesde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa.

11:3 Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo.

11:4 Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa.

11:5 Y concibió la mujer, y envió a hacerlo saber a David, diciendo: Estoy en cinta.

11:6 Entonces David envió a decir a Joab: Envíame a Urías heteo. Y Joab envió a Urías a David.

11:7 Cuando Urías vino a él, David le preguntó por la salud de Joab, y por la salud del pueblo, y por el estado de la guerra.

11:8 Después dijo David a Urías: Desciende a tu casa, y lava tus pies. Y saliendo Urías de la casa del rey, le fue enviado presente de la mesa real.

11:9 Más Urías durmió a la puerta de la casa del rey con todos los siervos de su señor, y no descendió a su casa.

11:10 E hicieron saber esto a David, diciendo: Urías no ha descendido a su casa. Y dijo David a Urías: ¿No has venido de camino? ¿Por qué, pues, no descendiste a tu casa? 11:11 Y Urías respondió a David: El arca e Israel y Judá están bajo tiendas, y mi señor Joab, y los siervos de mi señor, en elcampo; ¿y había yo de entrar en mi casa para comer y beber, y a dormir con mi mujer? Por vida tuya, y por vida de tu alma, que yo no haré tal cosa.

11:12 Y David dijo a Urías: Quédate aquí aún hoy, y mañana te despacharé. Y se quedó Urías en Jerusalén aquel día y el siguiente.

11:13 Y David lo convidó a comer y a beber con él, hasta embriagarlo. Y él salió a la tarde a dormir en su cama con los siervos de su señor; mas no descendió a su casa.

11:14 Venida la mañana, escribió David a Joab una carta, la cual envió por mano de Urías.

11:15 Y escribió en la carta, diciendo: Poned a Urías al frente, en lo más recio de la batalla, y retiraos de él, para que sea herido y muera.

11:16 Así fue que cuando Joab sitió la ciudad, puso a Urías en el lugar donde sabía que estaban los hombres más valientes.

11:17 Y saliendo luego los de la ciudad, pelearon contra Joab, y cayeron algunos del ejército de los siervos de David; y murió también Urías heteo.

11:18 Entonces envió Joab e hizo saber a David todos los asuntos de la guerra.

11:19 Y mandó al mensajero, diciendo: Cuando acabes de contar al rey todos los asuntos de la guerra, 11:20 si el rey comenzare a enojarse, y te dijere: ¿Por qué os acercasteis demasiado a la ciudad para combatir? ¿No sabíais lo que suelen arrojar desde el muro?

11:21 ¿Quién hirió a Abimelec hijo de Jerobaal? ¿No echó una mujer del muro un pedazo de una rueda de molino, y murió en Tebes? ¿Por qué os acercasteis tanto al muro? Entonces tú le dirás: También tu siervo Urías heteo es muerto.

11:22 Fue el mensajero, y llegando, contó a David todo aquello a que Joab le había enviado.

11:23 Y dijo el mensajero a David: Prevalecieron contra nosotros los hombres que salieron contra nosotros al campo, bien que nosotros les hicimos retroceder hasta la entrada de la puerta; 11:24 pero los flecheros tiraron contra tus siervos desde el muro, y murieron algunos de los siervos del rey; y murió también tu siervo Urías heteo.

11:25 Y David dijo al mensajero: Así dirás a Joab: No tengas pesar por esto, porque la espada consume, ora a uno, ora a otro; refuerza tu ataque contra la ciudad, hasta que la rindas. Y tú aliéntale.

11:26 Oyendo la mujer de Urías que su marido Urías era muerto, hizo duelo por su marido.

11:27 Y pasado el luto, envió David y la trajo a su casa; y fue ella su mujer, y le dio a luz un hijo. Más esto que David había hecho, fue desagradable ante los ojos de Jehová. (Ese niño murió, esto fue tomado como un castigo divino por transgredir uno de los mandamientos).

12:24 Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová.

1:1 Cuando el rey David era viejo y avanzado en días, le cubrían de ropas, pero no se calentaba.

1:2 Le dijeron, por tanto, sus siervos: Busquen para mi señor el rey una joven virgen, para que esté delante del rey y lo abrigue, y duerma a su lado, y entrará en calor mi señor el rey.

1:3 Y buscaron una joven hermosa por toda la tierra de Israel, y hallaron a Abisag sunamita, y la trajeron al rey.

1:4 Y la joven era hermosa; y ella abrigaba al rey, y le servía; pero el rey nunca la conoció.

Adonías usurpa el trono

1:5 Entonces Adonías hijo de Haguit se rebeló, diciendo: Yo reinaré. Y se hizo de carros y de gente de a caballo, y de cincuenta hombres que corriesen delante de él.

1:11 Entonces habló Natán a Betsabé madre de Salomón diciendo: ¿No has oído que reina Adonías hijo de Haguit, sin saberlo David nuestro señor?

1:12 Ven pues, ahora, y toma mi consejo, para que conserves tu vida, y la de tu hijo Salomón.

1:13 Ve y entra al rey David, y dile: Rey señor mío, ¿no juraste a tu sierva, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mí, y él se sentará en mi trono? ¿Por qué, pues, reina Adonías?

1:14 Y estando tú aún hablando con el rey, yo entraré tras ti y reafirmaré tus razones.

1:15 Entonces Betsabé entró a la cámara del rey; y el rey era muy viejo, y Abisag sunamita le servía.

1:16 Y Betsabé se inclinó, e hizo reverencia al rey. Y el rey dijo: ¿Qué tienes?

1:17 Y ella le respondió: Señor mío, tú juraste a tu sierva por Jehová tu Dios, diciendo: Salomón tu hijo reinará después de mí, y él se sentará en mi trono.

1:18 Y he aquí ahora Adonías reina, y tú, mi señor rey, hasta ahora no lo sabes.

David proclama rey a Salomón

1:28 Entonces el rey David respondió y dijo: Llamadme a Betsabé. Y ella entró a la presencia del rey, y se puso delante del rey.

1:29 Y el rey juró diciendo: Vive Jehová, que ha redimido mi alma de toda angustia,

1:30 que como yo te he jurado por Jehová Dios de Israel, diciendo: Tu hijo Salomón reinará después de mí, y él se sentará en mi trono en lugar mío; que así lo haré hoy.

1:31 Entonces Betsabé se inclinó ante el rey, con su rostro a tierra, y haciendo reverencia al rey, dijo: Viva mi señor el rey David para siempre.

1:39 Y tomando el sacerdote Sadoc el cuerno del aceite del tabernáculo, ungió a Salomón; y tocaron trompeta, y dijo todo el pueblo: ¡Viva el rey Salomón!

En esta parte cabe un momento de meditación y de estudio, estamos hablando de

dos de los reyes más importantes del pueblo hebreo y nos encontramos con una descripción de dos seres mortales con defectos “reales”, como también que la majestuosa Biblia no encubre a sus protagonistas ni sus vicios o pecados, por el contrario describe sus fallas con lujo de detalles, tratando de no omitir nada para no dejar a las generaciones venideras la mínima posibilidad de idealizar a un ser humano de una manera tal que se pueda generar con el correr del tiempo sentimientos que tiendan o se presten a confusiones.

Sabemos que el padre de Salomón, el gran Rey David cuando contaba con treinta

años de edad comenzó a reinar al pueblo judío y lo siguió haciendo durante cuarenta años en los cuales se encargó del cuido y custodia del Arca de Dios y de los objetos más sagrados del judaísmo como a saber son: Las Tablas de la Ley, El Arca y su cubierta, Los Querubines de oro, El Altar de Sacrificio, El Tabernáculo, Los anillos y las barras del tabernáculo hechos por el artesano del Señor, Besalel Ben Uri, El Pectoral del Sumo Sacerdote engastado con doce gemas donadas por cada una de las tribus, Trompetas doradas, El antiguo tapiz que cubría la puerta del sol, Un par de arpas hechas y tocadas por el rey David, La Vara de Moisés, unas muestras de Maná que servirían como pruebas del amor de Dios a sus hijos durante la travesía del desierto y otras cosas que detallaremos más adelante. El debido resguardo de los objetos sagrados, a su vez le sirvió a Salomón como escudo protector y mientras los respetó y su pueblo veló por ellos, lo engrandeció a él como hombre e igual, a los suyos como pueblo.

Más tarde descubriremos los deslices que al final de su vida, su hijo, el sabio Salomón cometió. Ya revelamos que fue una mujer: su madre quien junto con el profeta en sus momentos de vejez y bajo el engaño de que el Rey David les había hecho a ambos una promesa que debía cumplir, fueron los responsables en el logro de la sucesión del Trono de Israel de David, a su hijo Salomón.

Y fue Salomón un Rey querido por su pueblo y bendecido por la gracia de Dios, y

su comportamiento hacia el Creador fue tan sincero, que se encargó de la construcción del Primer Templo, Salomón tuvo el cuidado y la atención de mantener el Arca de Dios en su justo sitio, el Santo Sanctórum

.

El Templo de Salomón en Jerusalén:

No debemos olvidar que el pueblo de Israel huyó de Egipto después de sufrir la persecución, la esclavitud y el trabajo forzado. Éste, se asentó en Palestina y con un esfuerzo militar durísimo y prolongado llegó a imponerse a filisteos (palestinos) y jebuseos.

Salomón fundó su capital en una ciudadela jebusea a la que llamó Yerushalayim (Ciudad de la Paz). Para señalar el fin del nomadismo y remarcar el carácter teocrático del pueblo de Israel el rey David mandó construir un gran templo. Su hijo Salomón pagaba siete mil toneladas de trigo y siete mil hectolitros de vino al año a Hiram a cambio de madera de cedro, arquitectos, especialistas y albañiles. La cortina que separaba el Sancta Sanctorum del santuario era de púrpura y oro. El Arca de la Alianza estaba rematada por dos gigantescas estatuas en forma de querubín de casi cinco metros de altura. En el año 586 a de C. Nabucodonosor de Babilonia arrasó Israel, saqueó e incendió el Templo y deportó a los habitantes de Jerusalén a Mesopotamia. Según la tradición el Arca de la Alianza no fue profanada porque el profeta Jeremías la ocultó en el lugar donde permanece perdida desde entonces. Sesenta años después Zorobabel con la ayuda del rey persa Ciro (el destructor de Babilonia) reconstruyó el Templo, que volvió a ser saqueado. Herodes el Grande, en la época de Jesús no había terminado la restauración promovida principalmente por Judas Macabeo dos siglos antes. En el año 70 de nuestra era, Tito, hijo del emperador Vespasiano destruyó el templo hasta sus cimientos durante una sangrienta represión. 62 años más tarde, tras la revuelta de Bar Kokheba, Jerusalén perdió su población y su nombre. Los árabes conquistaron Jerusalén en el año 638 y construyeron sobre el Templo la mezquita de Omar (Al-Aqsa). El bien más precioso del estado de Israel, unas desgastadas piedras donde se llora la libertad perdida, es lo único que se conserva del Templo.

6:2 La casa que el rey Salomón edificó a Jehová tenía sesenta codos de largo y veinte de ancho, y treinta codos de alto.

6:3 Y el pórtico delante del Templo de la casa tenía veinte codos de largo a lo ancho de la casa, y el ancho delante de la casa era dediez codos.

6:4 E hizo a la casa ventanas anchas por dentro y estrechas por fuera.

6:5 Edificó también junto al muro de la casa aposentos alrededor, contra las paredes de la casa alrededor del Templo y del lugar santísimo; e hizo cámaras laterales alrededor.

6:6 El aposento de abajo era de cinco codos de ancho, el de en medio de seis codos de ancho, y el tercero de siete codos de ancho; porque por fuera había hecho disminuciones a la casa alrededor, para no empotrar las vigas en las paredes de la casa.

6:7 Y cuando se edificó la casa, la fabricaron de piedras que traían ya acabadas, de tal manera que cuando la edificaban, ni martillos ni hachas se oyeron en la casa, ni ningún otro instrumento de hierro.

6:8 La puerta del aposento de en medio estaba al lado derecho de la casa; y se subía por una escalera de caracol al de en medio, y del aposento de en medio al tercero.

Al ver el Todopoderoso su obra terminada y sintiéndose complacido, lo bendijo y quiso premiarlo, y a la pregunta de cuál sería su deseo, Salomón dejando de lado bienes, poder o joyas lo único que solicitó para sí, fue la de que El Señor le proporcionara más inteligencia para poder gobernar con sapiencia a su pueblo y guiarlo por la senda del bien.

Al darse cuenta de las pocas ambiciones de Salomón supo que su pedido le serviría para manejar a su gente con buen sentido y con gran corazón y por ello Lo complació.

Salomón traslada el arca al templo

(2Cr.5.2-14)

8:1 Entonces Salomón reunió ante sí en Jerusalén a los ancianos de Israel, a todos los jefes de las tribus, y a los principales de las familias de los hijos de Israel, para traer el arca del pacto de Jehová de la ciudad de David, la cual es Sion.

8:2 Y se reunieron con el rey Salomón todos los varones de Israel en el mes de Etanim, que es el mes séptimo, en el día de la fiesta solemne.

8:3 Y vinieron todos los ancianos de Israel, y los sacerdotes tomaron el arca.

8:4 Y llevaron el arca de Jehová, y el tabernáculo de reunión, y todos los utensilios sagrados que estaban en el tabernáculo, los cuales llevaban los sacerdotes y levitas.

8:5 Y el rey Salomón, y toda la congregación de Israel que se había reunido con él, estaban con él delante del arca, sacrificando ovejas y bueyes, que por la multitud no se podían contar ni numerar.

8:6 Y los sacerdotes metieron el arca del pacto de Jehová en su lugar, en el santuario de la casa, en el lugar santísimo, debajo de las alas de los querubines.

En aquellas épocas era normal que un Rey tuviese muchas esposas, hay pueblos

que siguiendo la tradición histórica, aún permiten que un hombre se despose con tantas mujeres como pueda cuidar y alimentar. En esa época, como aún hoy sucede, cada padre de familia sentía un gran  orgullo al saber a una de sus hijas casada con el Rey de Israel y más aún si ésta le pudiera dar descendencia. Esta situación se nos descubre, cuando como dice la misma Biblia con lujo de detalles, de que el Rey Salomón estuvo oficialmente casado o viviendo en concubinato con más de mil mujeres:

11:3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas.

Cuando repasamos la historia y vemos las palabras sagradas de la Biblia, detallamos por su manera simple de explicar que nuestro querido Rey Salomón poseía un corazón con más cuartos que el mayor de los hoteles. Pues es conocido que a muchas de sus mujeres él, las amó. También es sabido que algunas de ellas fueron entregadas en matrimonio al Rey Salomón por motivos de honor, guardando pleitesías, otras por razones económicas, alguna por interés personal del Rey o de algún integrante o familiar del trono y otras por razones políticas, como sucedió con una de ellas, la hija del Faraón de Egipto, cuyo enlace auguraba la paz entre las dos naciones y proyectaba una unidad de fuerzas en caso de necesidades.

Otra de sus mujeres, y se podría decir que la más importante y la que nos motiva a la producción de esta historia es La Reina de Sabáh, quien había sido puesta al tanto de la inteligencia de Salomón y antes de entregarse a él, lo enfrentó, pues le planteó una adivinanza y lo forzó a que demostrara sus habilidades. Hablar del origen de esta reina, es algo que aún no está aclarado, hasta ahora, se decía que ella provenía de algún lugar de África, hay muchos eruditos que la ubican en Etiopía, otros en Uganda y paro de contar. La Biblia la coloca sin lugar a dudas en Kfir, pero no da detalles de su ubicación en cuanto a los mapas actuales. En nuestro aporte la ubicamos en América, específicamente en el norte de Sudamérica, en Venezuela. Pero como verán, la demostración de este planteamiento, es algo que iremos develando con toda la calma que el caso requiere y con la documentación que consideramos impactará a muchos estudiosos de la historia y de la Toráh.

Comenzamos el libro con el proyecto naval que hizo a un hombre: Noé, construir la embarcación más grande jamás soñada durante los primeros cinco mil quinientos años de la vida religiosa. En el caso que nos ocupa, el del Rey Salomón, esta nueva historia sucedió durante una mañana de invierno, ese día, estando ante un momento de ocio El Rey Salomón, vio caer la lluvia sobre su pueblo como pocas veces había experimentado.

En su yo interno nació un temor primero a Dios, comenzó a dudar de su modo de

gobernar, más tarde recordó pasajes bíblicos creyendo el diluvio pudiese ser un hechocapaz de suceder de nuevo, pensó que debería tener un Arca como la de Noé para salvar a su pueblo. Al rato, unas horas más tarde, vino un descanso, todo lucía en calma, en palacio los sirvientes se habían ocupado de secar los lugares por donde había entrado el agua, lo único que quedaba como para atestiguar y que representaba de manera real el anterior miedo injustificado se encontraba en las calles y estos eran unos charcos, unos mayores que otros. Ese día Salomón caminó de un lado a otro, como en busca de algo perdido, su mente le hacía juegos que no podía entender y fue tan sólo Luego de haber notado los grandes charcos de agua, que encontrándose a solas con su conciencia y recordando las recientes lluvias, su viva mente, no le permitió descansar, sin comentar nada a nadie, parece ser que le vino una idea, la cual quería desarrollar, hizo llamar a sus consejeros quienes muy prontos estaban reunidos esperando órdenes.

El aviso de llamada real, durante un día de tal torrencial aguacero y con la urgencia que se impartía, no era normal, algo debía de estar sucediendo, fue lo que pensaron la mayoría de sus ministros. Al llegar a palacio, se quedaron atónitos, no podían entender lo que estaban presenciando. Un Rey que daba vueltas de un lado a otro, como si la preocupación a una invasión por enemigos fuera inminente, o algo peor. Salomón por su lado, demostraba seguridad, se veía que estaba preparado; a un lado del trono y a la vista de todos se notaba que había una gran bandeja de bronce y unas jarras de barro llenas de algún líquido. Estando presente una considerable parte de asesores y ministros, el Rey Salomón como solía hacer con todos ellos, a los que trataba como hijos propios, comenzó a hablarles. En la mayoría de los casos este tipo de reuniones se puede decir que fueron didácticas, ésos, eran muchos de los momentos en que el Rey enseñaba a

sus allegados con ejemplos, él ya creía esa moderna expresión Carnegiana de que una demostración vale más que mil palabras y en varias oportunidades lo practicó. Algunos de sus asesores, por la manera tan extraña en que fueron llamados, llegaron sin hacerse anunciar. El Rey los recibió como de costumbre, sobre su cabeza lucía una corona de oro adornada con piedras preciosas, único signo visible de su poder, les dio la bienvenida y ellos, al ver las mesas repleta de manjares, y a su Rey lleno de entusiasmo, pues los recibía con gran alegría y con la repetida sorpresa de preguntarles por sus familias y de demostrar que recordaba a los hijos de cada uno de sus ministros por sus nombres.

Dando comienzo a la reunión, el Rey mandó a dos de sus siervos que habían llegado de una manera imperceptible levantar la bandeja del suelo hasta cierta altura, una vez realizado su deseo, Salomón tomó una jarra llena de agua e inmediatamente comenzó a verter el líquido en ella, al pasar unos momentos, el líquido que suponemos era agua o vino, se desbordó y comenzó a derramarse por los lados. Tomó una segunda y una tercera jarra e hizo lo mismo, el líquido no se contenía, el suelo estaba inundándose de agua. Luego de ese primer experimento, Salomón les hizo una segunda actuación, colocó un pedazo de corteza de árbol que bien podría ser una especie de corcho, éste flotó, lo hizo por unos instantes hasta que una vez llegado al borde, calló al suelo junto con el exceso de agua de la bandeja. Él disfrutaba lo que hacía con su gente y con su pueblo, con ello practicaba su deporte favorito. Enseñar. Y tener secretos que contar.

Los que estaban presentes, no entendían bien lo que estaban viendo. Todos esperaban una explicación al respecto. En ese preciso momento cuando notó sus rostros llenos de dudas, instintivamente renunció a cualquier prudencia, e imitando la hipnótica andadura, melancólica y neutral, de un texto divino como podría ser la Toráh, preguntó a sus súbditos si se habían dado cuenta de lo sucedido. Todos ellos, seguían boquiabiertos, lo único que habían advertido era que la pequeña pieza de madera se había caído de la bandeja y no veían la trascendencia de ello como para que el Rey los hubiese llamado con tal urgencia a palacio.

Luego del violento aguacero, se sintió un frescor ansiado, la atmósfera impregnada de gran humedad, hacía despertar sus instintos y éstos generaban deseos de meditación, sosiego y paz, pero la realidad era otra. Pareciera por momento ser que ellos observaban su propio destino del mismo modo en que la mayoría suele observar un día de lluvia. Sin hacer uso de mucho preámbulo, Salomón comenzó a hablar, sin que la sombra de una expresión descompusiera los rasgos de su rostro. Él tenía su rostro fijo a los ojos desorbitados de su gente, cuando supo que había abierto un mundo mágico, desconocido y desconcertante para muchos, estando en la habitación todo silenciosa e inmóvil, pues lo que ellos acababan de ver les parecía una pequeñez, el Rey dio comienzo a la explicación tan necesariamente esperada, habló y dijo: estamos en este momento recreando uno de los hechos más importantes de la humanidad registrados en nuestra Toráh, hoy hemos visto una parte del castigo divino a los pecadores, lo que hoy nos ha ocurrido, ha sido una demostración a pequeña escala del Diluvio Universal. Espero hayan notado la similitud en ambos casos. Todos parecieran estar clavados al piso con una intensidad desconcertante, lo que estaban escuchando aún siendo palabras sencillas, dejaban entrever algo más profundo, y sus mentes demostraban no estar entonadas al mismo nivel de inteligencia.

Unos y otros se miraban a los ojos y un rostro de inquietud y dudas era lo único en

común en esos momentos. Sin dar tiempo a que se generaran preguntas, el Rey Salomón bajó su mirada a una taza de té caliente, que sin saber cómo le llegó a sus manos, la tomó con una mano, se la llevó a los labios y bebió con lentitud, lo hizo como si el tiempo no tuviese apuros, como si fuera dueño absoluto de él, y una vez demostrado eso, ante la mirada hambrienta de saber de sus consejeros, estando consciente del desconocimiento del tema por parte de sus colaboradores y antes de dejar al descubierto la ignorancia sobre lo hablado de cada uno de ellos, siguió con su exposición. Debemos saber, que esta bandeja de alguna manera nos representa la superficie de la tierra, si logran ver lo que les digo, también podremos comprender la idea de que si la tierra fuese completamente plana, sin bordes altos, el Arca de Noé durante el año que estuvo a la intemperie soportando una lluvia todos los días como la de hace un rato, éste, en algún punto, durante un espacio determinado de tiempo, hubiese caído al vacío de igual manera le sucedió al corcho como lo acabamos de ver, si este hubiese sido nuestra “Arca”.

El Rey dejó pasar unos instantes, como para que cada uno de ellos entendiesen lo

que acababa de plantearles. Los que estaban presentes, siguieron mirándolo con una violencia que trataba de arrancar esos secretos no revelados, el cuarto parecía caer en una inmovilidad sin retorno, los ojos de todos ellos quedaron fijos a los suyos, perfectamente mudos. El Rey estaba seguro de lo que hacía y dominando la situación, se sintió agradecido con él mismo. Tomó un sorbo del humeante y perfumado te y luego, continuó diciendo: si quieren ver desde otro ángulo lo que les digo, vengan todos, acérquense al balcón y miren esos grandes charcos de agua; todos se acercaron y otearon a los alrededores, mientras Salomón les decía: si se fijan bien, podrán notar que se asemejan a un río o a un algo mayor, un lago. En cada uno de los bordes y rodeando toda el agua, hay tierra, misma que frena y rige la distancia del mar o de los ríos. Les hizo hincapié en lo que decía y a la vez les mostraba los bordes de las pequeñas lagunas para que comprendiesen de lo que les estaba hablando. Cuando puedan entender y lleguemos a la conclusión que esto que les estoy mostrando, nos hace dar cuenta y nos permite pensar y con ello poder decir que al final del mar deben haber muchas montañas, otros reinos, y creo es nuestra obligación que hagamos algo para descubrirlas, y salvar otras almas al acercarlas al Señor.

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 0 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/literatura-articulos/primera-parte-de-las-minas-del-rey-salomon-en-america-por-samuel-akinin-levy-1313144.html

    Agregue un nuevo comentario

    samuel akinin

    historia de un pueblo y las marcas en América

    por: samuel akininl Literatural 08/10/2009 lVistas: 831

    es necesario conocer nuestra historia.La división internacional del trabajo consiste en que unos países se especializan en ganar y otros en perder. Nuestra comarca del mundo, que hoy llamamos América Latina, fue precoz: se especializó en perder desde los remotos tiempos en que los europeos del Renacimiento se abalanzaron a través del mar y le hundieron los dientes en la garganta.

    por: jose orlando melo naranjol Educación> Escuelasl 21/07/2009 lVistas: 1,810 lComentarios: 1
    José Brechner

    Continuando la tendencia actual, para el año 2050, sólo 9,7 por ciento de la población global será de ascendencia europea. En el mismo tiempo, Asia, África y Latinoamérica crecerán en 4.000 millones de habitantes.

    por: José Brechnerl Noticias & Sociedad> Polítical 09/03/2009 lVistas: 238
    Isaac Bigio

    En las elecciones internas para escoger al candidato que remplace a Bush en la dirección del Partido Republicano y de la Presidencia de EEUU quien más votos y delegados viene concitando es el mormón Mitt Romney.

    por: Isaac Bigiol Noticias & Sociedad> Polítical 22/01/2008 lVistas: 593 lComentarios: 1
    Alberto Tito Pintos

    Es la Antigua Colonia del Sacramento; su historia y tradiciones, nos revelan testimonios de su legendario pasado con luchas, intrigas, odios y amores vividos en los casi 328 años transcurridos a la fecha. Llamada " Manzana de la Discordia"," La Ciudad de la Pluma y de la Espada" o para muchos, "Madre de Ciudades", fue motivo de sangrientas luchas entre las Coronas de Portugal y España, en los siglos XVII y XVIII, junto a Inglaterra, Francia y Holanda

    por: Alberto Tito Pintosl Viajes> Sugerenciasl 12/09/2007 lVistas: 3,752 lComentarios: 2

    En 1492 los Reyes Católicos dictan la pragmática de expulsión de los judíos, amenazando con la pena de muerte y expropiación de todos sus bienes a los que la incumplieron, obligándoles a la venta de los mismos. Antes de las dificultades surgidas en la aplicación de la propia norma e incluso a acusa del posterior retorno de judíos al Reino, los mismos monarcas en 1499 dictarán una nueva pragmática en la que se determinaron las condiciones en las los judíos podrían retornar en España .

    por: abogael Leyesl 14/12/2010 lVistas: 248
    Nelson Astegher

    La democracia verdadera debe estar dedicada a la educación. Otras formas de gobier¬no hacen de la educación una herramienta que pone a los individuos al servicio del gobierno, pero la democracia educa para la participación en el gobierno.

    por: Nelson Astegherl Psicología> Generall 05/12/2007 lVistas: 685
    Andrés Simón Moreno Arreche

    ¿Dónde encaja ‘el odio' como control social? ¿Por qué lo identificamos como un ‘disipador controlentrópico' del caos social? ¿Hasta cuál punto el odio inhibe la entropía social y cuáles son las circunstancias que lo transforman en un disparador de la entropía? En el presente ensayo pretendemos arrojar luces sobre estas cuestiones para imbricar los resultados del análisis del odio a la formulación ulterior de un teorema del caos en la estructura social.

    por: Andrés Simón Moreno Arrechel Monografíasl 30/08/2010 lVistas: 2,981 lComentarios: 1
    Artur Victoria

    Hezbolá es una organización militante con base en el sur del Líbano que ha llevado a cabo ataques terroristas y operaciones de la guerrilla contra objetivos israelíes y occidentales desde 1982. Hasta hace poco, el objetivo declarado de Hezbolá fue la retirada de los militares israelíes del sur del Líbano. A diferencia de muchas organizaciones militantes, Hezbolá ha logrado su objetivo primordial: El ejército israelí se retiró unilateralmente del sur del Líbano en mayo de 2000. Desde entonces, Hezbolá se ha centrado en convertirse en una organización política. Hezbolá miembros candidatura por primera vez el parlamento en 1992, ganando ocho escaños en las elecciones. El grupo amplió su base política después de la victoria de 2000, especialmente en las zonas dominadas por cristianos del Líbano, y ahora cuenta con nueve afiliados y no afiliados tres escaños en el Parlamento.

    por: Artur Victorial Noticias & Sociedadl 29/07/2009 lVistas: 2,083
    Nathaly Mendoza S

    CONOCEMOS E IMAGINAMOS NOS CONECTAMOS APRENDEMOS A ELEGIR SOMOS LIBRES PARA ELEGIR QUÉ, CUÁNDO Y DÓNDE COMPRENDEMOS Y NOS EXPRESAMOS

    por: Nathaly Mendoza Sl Literatural 28/05/2014 lVistas: 14
    Nathaly Mendoza S

    En la actualidad, ¿Cuál es la importancia de la Lectura? La lectura no solo proporciona información, sino que educa

    por: Nathaly Mendoza Sl Literatural 28/05/2014 lVistas: 12

    La leyenda de que bajo las calles de Nueva York existen cocodrilos gigantes albinos. De esta leyenda existen muchas variantes pero la original empezo de la creencia de que muchos neoyorquinos viajaban a Florida y compraban pequeños caimanes que luego llevaban a Nueva York. Estos caimanes a los que habia que alimentar eran muy simpaticos al principio pero, tenian un problema...

    por: tibert5000l Literatural 13/01/2014 lVistas: 19

    Todas hablan de cónsul Escipión el Africano y nos da un visión de su vida entera. Africanus el hijo del consúl es la primera novela del autor, y ya fue un éxito de gran escala. Nos entretiene y nos fascina con una historia bien desarrolla, con historias entrecruzadas, personajes profundos y conspiraciones que nos tiene siempre al borde del sofá. Y además todo sobre un fondo historico bien estudiado y detallado.

    por: Juan Cater Pilarl Literatural 06/06/2013 lVistas: 26
    Carlos

    En la mitología griega las musas eran, según los escritores más antiguos, las diosas inspiradoras de la música y, según las nociones posteriores, divinidades que presidían los diferentes tipos de poesía, así como las artes y las ciencias.

    por: Carlosl Literatural 12/04/2013 lVistas: 25
    Javier Carbajal

    ¿Cuál es el primer paso para convertirse en un escritor o escritora? Seguramente podrías responderme "ponerse a escribir", pero no, esa no era la respuesta que yo esperaba. Hablando con otros escritores y por propia experiencia, he descubierto con los años que el mayor obstáculo para los nuevos escritores es que no piensan en sí mismos como escritores. Lo repito: No piensan en si mismos como escritores.

    por: Javier Carbajall Literatural 04/04/2013 lVistas: 47

    Un niño que juega, su fantasía, la realidad. El hombre tomaba café en un elegante bar ubicado en el centro de San Isidro, un lugar de aquellos que, como tantos a lo largo y ancho de Argentina, aún conservan las iglesias, los árboles y las casas de otro tiempo en que eran habitados por apenas un puñado de familias. La calle era adoquinada y la mayoría de los edificios que había sobre ella eran de estilo colonial.

    por: Juan Grazianil Literatural 12/02/2013 lVistas: 23
    Carlos Mora Vanegas

    Se graduó en Historia en 1889 y pasó dos años en Roma, donde su encuentro con Malwida von Meysenburg – quien había sido amiga de Nietzsche y de Wagner – y su descubrimiento de las obras maestras italianas fueron decisivas en el desarrollo de su pensamiento.

    por: Carlos Mora Vanegasl Literatural 07/01/2013 lVistas: 39
    samuel akinin

    Nos vamos dando cuenta de que algunas de las cosas que nos ordenan en las costumbres y obligaciones judías van como tomando forma y luego de miles de años descubrimos de que poseían no tanto un sentido que nos indicaba la intención de aseo como sí una especie de purificación de nuestro cuerpo y de la sangre.

    por: samuel akininl Espiritualidad> Judaísmol 17/09/2011 lVistas: 146
    samuel akinin

    Cuando veas a las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo. no podemos ni debemos quedarnos al margen de los acontecimientos, ya debemos entender que somos parte de la historia por nacer, que cada uno de nosotros tiene un papel que hacer y que su silencio en nada puede ayudar a la humanidad

    por: samuel akininl Literatura> No Ficciónl 10/09/2011 lVistas: 28
    samuel akinin

    pasajes de nuestra historia que nos hacen ver de que el mundo tiene muchas posibilidades, que somos nosotros y no otros, los que debemos regir nuestro destino. por ello fuimos hechos, no sólo a imagen y semejanzas sino que contamos con el libre albedrío, no somos y no podemos permitir que nos conviertan en seres automatizados, carentes de una voluntad de un criterio

    por: samuel akininl Literatura> Ensayosl 04/09/2011 lVistas: 96
    samuel akinin

    La evolución del mundo nos permite ver y aceptar que las sagradas ecrituras judías contaban con una fuente de información inexplicable.

    por: samuel akininl Espiritualidad> Judaísmol 04/09/2011 lVistas: 76
    samuel akinin

    en su lucha inagotable, el hombre se encuentra con su sombra y no sabe que pasos dar. le incógnita de los que nos toca, de lo que se está uno perdiendo y por ende lo que dejamos de hacer al estar pendiente de ello

    por: samuel akininl Literatura> Ensayosl 27/04/2011 lVistas: 58
    samuel akinin

    Retar al toro, embestir a la bestia, desear un cuerpo y entregar los deseos, al final, una ofrenda a la malicia de un amor que pide y da

    por: samuel akininl Literatura> Poesíal 10/02/2011 lVistas: 40
    samuel akinin

    un canto sin final en el que el amor dice y no para de hacer, donde se busca el encuentro como punto final y se espera llegar hasta más allá

    por: samuel akininl Literatura> Ensayosl 10/02/2011 lVistas: 62
    samuel akinin

    encuentro con las dudas que se van generando cuando el amor se aparta, cuando la distancia no acorta los sentimientos y uno como con las lágrimas va dando amor gota a gota

    por: samuel akininl Literatura> Ensayosl 10/02/2011 lVistas: 39
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast