Los Excesos Del Sexo

Posteado: 08/06/2009 |Comentarios: 0 | Vistas: 338 |

EXCESOS  DEL  SEXO

 

alejandro maciel  

___________________________________

 

Antes de iniciar este diálogo convendría fijar el marco semántico en el que se pueden encuadrar términos que sólo vagamente manejamos día a día en la emisión y en la recepción.

Palabras como sexo, obsceno, erótico, sensual, pornográfico definen un poco vaporosamente zonas en lo que hay implicancias genitales sin especificar claramente el monto de la misma y el costo del consumo para hablar en términos de mercado, ya que dicha jerga está tan a la moda.

El nunca bien ponderado D.R.A. viene en nuestra ayuda a tratar de dar lustre y esplendor a la escasa ciencia de nuestras conciencias. Así, nos enteramos que:

 

Sexo: (del latin sexus) es la condición orgánica, masculina o femenina de animales y plantas.

¿Han visto cómo; cándidas lectoras, insidiosos lectores un inocente término botánico y zoológico genera tanto alboroto cuando aparece escrito?

 

Obsceno: (del latin obscenus: fuera de escena, impuro, deshonesto, sucio, infausto, feo) impúdico, ofensivo al pudor, lascivo.

Ahora tenemos un término originado en el teatro, antro que siempre ha sido sospechoso de tener comercios y tratos indignos con la condición masculina o femenina de los animales y plantas. Lo “obs-ceno” era lo que los grandes trágicos de la Grecia Clásica dejaban fuera de escena, lo que nunca se mostraba. Por ejemplo, en la Orestíada el errante Orestes asesina a Clitemnestra, su madre, asestándole cinco puñaladas. Esquilo consideraba que el crimen debía ser relatado ya que in escena sería ofensivo al pudor, sucio y feo como son todos los actos criminales que no elevan la moral social. Por lo tanto se desterraba la acción ob-scena, fuera del ámbito del skene público donde deliberaban el coro, el protagonista y el antagonista. Degollar un personaje en ese recinto sagrado hubiese sido una profanación: no olvidemos que el teatro se originó en una liturgia. Ya ven, mis queridos congéneres, de la farándula saltamos al ámbito de la ética siguiendo siempre por la senda de la condición masculina o femenina de las plantas y animales.

Erótico: define lo perteneciente o relativo al amor sexual. Y ahí el diccionario de la R.A.E. ya me instala una duda: ¿no querrá decirnos que el amor sensual nunca nos pertenece y sólo es relativo? De los académicos podemos esperar cualquier cosa. En forma sutil, yo diría casi taimada, inyectan sospechas en nuestras pobres mentes dementes. No se olviden que habla de “amor sexual” y que sexual era la condición femenina o masculina de las plantas y animales. También dice que erótico es lo “que excita el apetito sexual” o dicho de otro modo, que despierta el hambre de la condición masculina o femenina de las plantas y animales. Pero disimuladamente introdujo el amor y si fuésemos a definirlo nos llevaría de la mano a Platón, san Agustín y el obeso Santo Tomás de Aquino,  que lo único que amó en su vida fueron pavos trufados, requesones, jamón y viandas que consiguieron hacer de él un pastor tan voluminoso que en la iglesia donde oficiaba hubo que cavar una medialuna para que santo Tomás, doctor de la Iglesia si los hubo, pudiese alcanzar el cáliz, la patena y las hostias sin atropellarlas con el vientre.

 

Sensual: se dice del gusto y deleite de los sentidos / Perteneciente o relativo al deseo sexual. De nuevo nos encontramos con algo nuevo: el deseo unido a lo sexual y ¿qué es el deseo?

 

Deseo: es el “movimiento hacia algo que se apetece” ¿y qué es lo que se apetece?: la condición orgánica, masculina o femenina de las plantas y animales.

 

Pornográfico/a: Personas que escriben acerca de  la prostitución. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas. Lamento informarles que tres de los cuatro panelistas somos pornográficos ya que hemos escrito un librito llamado “Prostibularias” que no versa acerca de misas y novenarios, sino acerca de un trabajo enfáticamente dedicado a la condición orgánica masculina o femenina de las plantas y animales.

Vayamos ahora al Diccionario literario:

PORNOGRAFIA (Del griego "pornee": prostituta, y "grafein": escribir)
Literatura de tema sexual rechazada moralmente. Dependiendo de las épocas y las costumbres, es difícil distinguirla del erotismo.

 

 

Ahora que ya sabemos más o menos lo que es sexo, vayamos a la literatura. Desde los primeros escritos de los patriarcas del A.T. el mismo monoteísmo que instala el concepto del pecado no puede evitar pecar al relatarnos ingenuamente que con tal de no quedar sin descendencia masculina un padre insemina sin ningún escozor moral a sus dos hijas saltando la barrera del incesto que es el único tabú universal que nos va quedando. Y eso lo relata el Génesis. Para no hablar del episodio de Sodoma donde Lot recibe la visita de dos ángeles que incitan la condición orgánica masculina o femenina de los sodomitas hasta organizar una horda o piquete sexual amenazando echar abajo las puertas de la casa de Lot si éste no entregaba a sus visitas para público regocijo de los sentidos. Lot por supuesto no cede. Propone entregar a sus hijas a la pública prostitución con tal de proteger la integridad de sus huéspedes. Pero  si las definiciones no engañan, “Pornográfico” es todo lo que se escribe sobre la prostitución y entonces al menos éste capítulo del Génesis tiene cierto tufillo porno que detestamos en las películas de la célebre Illona Staller pero leemos de rodillas en la catedral. El principio lógico de contradicción nos alerta. Pero sigamos, sin dejar de tener en cuenta el piloto encendido que dejamos atrás.

¿Por qué el finado Lot decide este canje? Primero, porque los huéspedes eran sagrados para la antigüedad, no como ahora que son prácticamente asaltados en cualquier ciudad de Italia o España por impúdicos hoteleros que cobran una fortuna por permitirles descansar una noche. Y segundo porque los forasteros no venían de Paraguay ni de Argentina; eran altos comisionados por la paz enviados por Yahveh, nada más ni nada menos. Eran ángeles y como tales, asexuados. No tenían la condición masculina o femenina porque ni eran plantas ni animales. Y no queremos ser irreverentes multiplicando los ejemplos pero el sentido común nos interpela: ¿acaso porque están escritos en la Biblia, tales hechos que los griegos no hubiesen permitido en un escenario, dejan de ser obscenos encerrados entre las dos tapas de los dos Testamentos? Claro, el Génesis no habla de penetración, si fue pro natura o contra natura, si hubo orgasmo o sólo fingidos gemidos como en las cintas XXX y entonces nos preguntamos ¿será que la alegoría de las descripciones anatómicas y fisiológicas hace a lo pornográfico? En tal sentido la literatura clásica grecolatina que repudiaba la representación visual de crímenes contaba con naturalidad toda forma de seducciones, apareamientos, regocijos genitales, fiestas y lo impúdico se refería casi siempre a los crímenes de gobierno de los tyranos, los doce césares o cualquier cuerpo colegiado que asumiera la vida y muerte de los ciudadanos.

Qué extraña perspectiva entonces, que para un pueblo resulte ob-sceno masacrar al prójimo y para otro el encuentro entre dos personas para regocijo genital.

Casi toda la obra de Hesíodo está plagada de pornografía y obscenidades si nos atenemos al vasto alcance de estas palabras: “Zeus, el padre de los dioses y los hombres urdía la idea de engendrar un defensor del mal para los hombres. Se lanzó desde el Olimpo meditando un engaño en su corazón ansioso por el amor de una mujer de bella cintura en la noche. Llegó al reino de Tifaonio, esa misma noche compartió el lecho y el amor de la reina Alcmena, la de los finos tobillos y cumplió repetidas veces su deseo. Esa misma noche volvió a su hogar Anfitrión, el esposo de Alcmena y subió al lecho con su esposa, ¡tal deseo dominaba su corazón! Como cuando un hombre escapa del dolor ocasionado por una terrible enfermedad, así Anfitrión, cumplido su duro trabajo con gozo entró en el lecho de su mujer, toda la noche estuvo acostado disfrutando de los dones del amor. Y ella, entregada a un dios y a un varón la misma noche dio a luz meses después dos hijos gemelos: Ificles, hijo de Anfitrión y Hércules, de Zeus. (Extraído de “El Escudo” de Hesíodo). Dioses que violan inocentes doncellas, muchachos, bestias de carga sobran en las narraciones de Homero, Hesíodo, Sófocles y Eurípides.

Dejando de lado lo obsceno, creo que no sería temerario afirmar que en Literatura los romanos fundaron la pornografía occidental.

Petronio es autor de una notable obra de ficción, un romance satírico en prosa y verso titulado el Satiricón (c. 60), del cual se conservan algunos fragmentos. El Satiricón es el primer ejemplo de novela picaresca en la literatura europea, y puede considerarse el modelo de novelas posteriores.

 

El Satiricón ofrece una descripción única, y a menudo enormemente obscena y pornográfica, de la vida en el siglo I d.C. Pero, ¿qué podía hacer el pobre Petronio si la vida romana del siglo I era “enormemente obscena y pornográfica”? ¿Contarnos las aventuras de Blancanieves?  Ya vemos que aparece un vínculo entre ficción escrita y realidad social.

El episodio más famoso es el banquete de Trimalción, una descripción sumamente cruda de un banquete ofrecido por un nuevo rico y ostentoso liberto.

Veamos este ejemplo de Petronio excusándose ante una dama por no haber satisfecho el condumio sexual a causa de una súbita impotencia que en Roma también cundía como peste.

 

“Reina mía: tienes ante ti al reo que se confiesa culpable. Haré lo que me ordenes, busca un castigo que esté a la altura de mi crimen. Si decides mi muerte, iré con mi espada; si te bastan los azotes, corro desnudo a recibirlos; pero acuérdate tan sólo de una cosa, no fallé yo sino mi instrumento. Soldado dispuesto a la guerra no encontré mis armas a tiempo y venció el enemigo. No sé quién fue el aguafiestas, tal vez la imaginación se adelantó a la lentitud del cuerpo, tal vez la misma fuerza del deseo ahogó la pasión”.

Podemos seguir multiplicando los ejemplos de literatura erótica, obscena, pornográfica o sensual y fijando límites ficticios que sólo las convenciones humanas pueden canonizar. Si volvemos a recordar el origen griego de lo que es obs-skene lo que está debajo, detrás o fuera de la escena y no debe ser mostrado para evitar el escándalo público, que para el fino espíritu griego eran las degollinas y masacres entre padres e hijos; si ponemos el énfasis en qué se muestra y qué se oculta ya tendremos un pronóstico de lo que se considerará obsceno o pornográfico para una determinada sociedad.

Así como la prostitución ha sido considerada intrínsecamente inmoral porque mercantiliza el amor o la sexualidad; también la literatura decaería cuando su autor o autora incurre en minuciosas descripciones anatómicas y fisiológicas buscando exclusivamente el valor de mercado. Pero qué, quién y cómo define esto es lo que llamamos censura en otros tiempos.

 Históricamente la ambigüedad occidental con la anatomía humana produjo desnudos en catedrales y gente vestida en salas de arte. El cómo se muestra lo que se muestra no cambia lo que se muestra. Pero, se nos dice que hay jerarquías: Adán puede –y debe, es su obligación bíblica y moral- posar desnudo junto a Eva, pero ¿quién imaginaría a la Virgen en la misma situación iconográfica? La descripción cruda de un Sade equivale a esta profanación pero en el ámbito mucho menos abacial de una recámara como en la “Filosofía del tocador”. Y el caso de Sade considero que es central para el tema/anatema del Sexo y la Literatura. Sade estableció un modelo de vinculación entre el pensamiento como supuesta hipóstasis del espíritu y el yugo del cuerpo imponiendo las reglas del juego en la realidad. Se habla de obscenidad cuando hay escenas genitales explícitas que podrían haberse suprimido sin cambiar la esencia de una obra. Para Sade la esencia era el reconocimiento del otro a través de la genitalidad; o mejor aún  de lo más biológicamente instintivo: del erotismo y lo tanático, el orgasmo y el aullido de dolor, muchas veces unidos como las dos caras de una misma moneda.

Vemos un fragmento de “Justine, o los infortunios de la virtud” y pido, como en las películas serias a todas las personas impresionables que abandonen la sala si hay riesgos de asalto a vuestro pudor. Porque Sade asaltará y saltará sobre cualquier convención.

 

“Echando en la cama a las cinco jovencitas en posturas tan variadas como voluptuosas, le pusimos a cada una dos muchachos sobre el cuerpo. Por una inversión de todos los principios físicos propia del estado en que estábamos, introdujimos los penes más gordos en los culos y los más pequeños en las vaginas. Recorríamos los grupos, los animábamos, y el mayor placer de Olimpia era sacar cada pene de los caminos que recorría, chuparlos un momento y devolverlos a su sitio respetuosamente. Algunas veces, cuando los caminos estaban vacantes, bien fuese el del culo o la vulva, metía la lengua y lamía plácidamente durante unos minutos mientras aquel cuyo sitio había ocupado la penetraba por el ano. Yo estimulaba el celo de los combatientes con enérgicas palmadas hasta que un diligente sirviente me trajo un nervio de vaca con el que azotaba sin piedad las nalgas por turno y llegué a ensañarme hasta sacarle surcos de sangre a una de las muchachas que se entretenía lamiendo los cojones de un mancebo a quien también dejé marcas en la espalda”.

 

Párrafos más adelante el maestro da una lección a la huérfana Justine:

 

“Deja en paz a la justicia celestial, a sus castigos y recompensas venideras, todas esas tonterías de los escrúpulos no sirven más que para olvidarlas al salir de la escuela, o para matarlo a uno de hambre si se tiene la estupidez de creerlas. El poder de los ricos hace legítima la pillería de los pobres, querida hija. Tenemos que conseguir que sus bolsillos se abran a nuestras necesidades. Cuando en sus corazones reine la humanidad vosotros los pobres podrán darse el lujo de defender la virtud, pero mientras nuestro infortunio, nuestra paciencia, nuestro servilismo no sirvan más que para reforzar las cadenas con la que nos oprime la sociedad, nuestros crímenes serán obras de ellos. La naturaleza nos ha hecho nacer a todos iguales, si el destino se complace en perturbar este primer plan de las leyes generales está en nuestras manos corregir sus caprichos y en nuestra habilidad el poder usurpar a los más fuertes lo que nos quitaron antes de que naciéramos. Me gusta oír a esos ricos, a esos jueces, a esos magistrados predicando la virtud cuando no son acosados por ninguna necesidad. No los hurga el hambre, ni los apremios del alquiler, ni se les reclama trabajar como bestias. Para los pobres todo es distinto, deja en paz de una buena vez a esa bárbara  providencia a la que adoras como ídolo y te ha condenado a arrastrarte por el suelo como la serpiente en la hierba mirando con desdén nuestras desgracias.”

 

Se hablaba de lo pornográfico como un elemento gratuito en una obra literaria. Después de Sade es difícil encontrar nada gratis. Los límites entre la reflexión platónica e inmaterial del espíritu y la sedienta sedición de la carne se han borrado para siempre. Un autor o autora puede –y debe, si es honesto- prohibirse la autocensura mojigata y conversar con el bien y el mal al mismo nivel, porque en el fondo la obra necesita de la inocencia de un mundo recién terminado de construir y la inocencia, ya lo sabemos, no conoce las diferencias entre el bien y el mal moral. Sólo el extenuante ejercicio de la costumbre se lo irá enseñando con el tiempo. El erotismo y el misticismo participan de lo extremo. Uno de la pasión de lo tangible, el otro, de la carencia de sensaciones físicas pero ambos envueltos en el arrobamiento del trance; las sesiones del Marqués de Sade y los éxtasis de Santa Teresa tienen algo en común. El mismo Cantar de los Cantares establece este vínculo a través de una larga alegoría.

 

Vemos lo que escribió Norman Mailer en “Un sueño americano”:

 

“Hubo una explosión furiosa, traidora y caliente como en comienzo de una caída nevada donde la velocidad hace que se junten los tobillos con las narices, súbitamente perdí los sentidos y justo en ese momento todas las gamas de colores y dulzuras se me desataron y sacudiéndome empujé en su culo tan fuerte como si hubiese venido volando a través de la habitación. Ella lanzó un aullido de rabia. Su éxtasis le debe haber significado un feroz retorcijón”.

 

Ved, estimados parroquianos que si quitásemos la palabra “culo” todo el resto parece un salmo. ¿Acaso un simple término basta para travestir un texto de lo sagrado a lo obsceno? 

Veamos un fragmento de “Vox” de Nicholas Baker:

 

“Decidí que tenía que sacarme una fotocopia de la pija, bueno, no, dos fotocopias del pito, una antes de usarlo y otra después. Y dejar los documentos sobre su escritorio.

-¿Qué pretendías conseguir con eso?

-Bueno, quería que viese mi pija, pero claro, no iba a sacármela delante de ella así porque si. Me hacia falta cierta distancia… bueno, somos gente civilizada, la cosa no puede pasar del papel. Pero no te creas que es tan fácil fotocopiarse el pito. Es un deporte que se practica en oficinas, me consta, pero hay que ponerse a hacerlo para saber lo que cuesta. Primero tenía que conseguir algo parecido a una erección y ahí, delante de la fotocopiadora, en una oficina desierta no es tan fácil como parece. Me puse a pensar en ella mirando la fotocopia de mi pija el lunes próximo y diciéndose, caramba, qué tipo más tarado sin tener más remedio que mirarla y requete mirarla sin poder apartar los ojos de aquella imagen concreta de una pija retratada casi saliéndose del papel; y después la metía en algún archivo secreto donde pusiera en el rótulo “fotopila”. Así se me puso más dura y ahora había que colocar el órgano sobre el cristal de la máquina y cuando lo intenté, me faltaba un poco más de margen, ¿me entendés? Había que reducir un 70% para que apareciera todo el órgano”.

 

Vamos viendo que nos defendemos del pudor con el humor. Todo relato de la sexualidad casi siempre resulta cómico. Incita a la risa como forma solapada de desprestigiar la inquietud que provoca inevitablemente. Sabemos que pisamos terreno prohibido y que los autores naturalmente transgresores han abierto el mar antes que nosotros para enseñar que en el prodigio no hay milagro ni pecado. Georges Bataille, Oskar Panizza, Jean Genet, Henry Miller, Anaïs Nin ya profetizaron en la tierra de promisión y no se halló el pecado prometido, ni el anatema, ni la maldición de la serpiente. Ni llovió fuego y azufre. Encontraron un aspecto de lo humano que busca infatigablemente la intensidad en los sentidos, el vértigo de la verdad que no sólo aparece en libros sagrados. También está escrito en nuestros cuerpos.

 

Alejandro Maciel. 

 

 

Nota: de un panel sobre “Erotismo y Literatura” en Feria del Libro de Santa Fe, 2005.

 

 Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

Recordemos que “Educación” es todo aprendizaje individual que es socialmente útil.

En Oriente las “Mil noches y una noche” como así también el “Kamasutra” parecen ser anteriores.

 

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
5
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 4 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/literatura-articulos/los-excesos-del-sexo-959442.html

    Agregue un nuevo comentario

    Musa Ammar Majad

    El hallazgo, comenta Burton comentando a Mirabeau, de una “peculiar perversión erótica” corresponde a la congregación jesuita española: un hombre con cola. De Manila era oriundo ese sujeto o, mejor, ese apéndice, el cual, para cualquiera, suplanta y excede la personalidad del ser al que pertenece. Y es que decimos “un hombre con cola” y no pensamos en el hombre, pensamos en la cola. A esto añádase lo siguiente: una cola que era una prolongación móvil, con una medida de “7 a 10 pulgadas”.

    por: Musa Ammar Majadl Literatura> Ensayosl 25/08/2009 lVistas: 107

    El erotismo como eje narrativo no solo es un género definido dentro de la literatura de todos los tiempos sino que además es parte fundamental de la cultura ya que en parte se exploran los aspectos más íntimos de las relaciones humanas lo cual no puede permanecer ajeno a toda expresión artística. De la misma manera que encontramos inspiración erótica en la pintura, escultura, etc. La narrativa, especialmente la ficción, también ha sabido reflejar la vida sexual de los seres humanos.

    por: Pablol Literatura> Ficciónl 24/03/2011 lVistas: 533
    Mariano Cabrero Bárcena

    El "Yo soy yo y mi circunstancia" que dejó escrito José Ortega y Gasset–Meditaciones del Quijote (i, 322), 1914–, es vigente al día de hoy. Donde nuestras vidas, vivencias y costumbres están impregnadas siempre de violencia.

    por: Mariano Cabrero Bárcenal Noticias & Sociedad> Sociedadl 23/05/2011 lVistas: 51
    Nathaly Mendoza S

    CONOCEMOS E IMAGINAMOS NOS CONECTAMOS APRENDEMOS A ELEGIR SOMOS LIBRES PARA ELEGIR QUÉ, CUÁNDO Y DÓNDE COMPRENDEMOS Y NOS EXPRESAMOS

    por: Nathaly Mendoza Sl Literatural 28/05/2014 lVistas: 13
    Nathaly Mendoza S

    En la actualidad, ¿Cuál es la importancia de la Lectura? La lectura no solo proporciona información, sino que educa

    por: Nathaly Mendoza Sl Literatural 28/05/2014

    La leyenda de que bajo las calles de Nueva York existen cocodrilos gigantes albinos. De esta leyenda existen muchas variantes pero la original empezo de la creencia de que muchos neoyorquinos viajaban a Florida y compraban pequeños caimanes que luego llevaban a Nueva York. Estos caimanes a los que habia que alimentar eran muy simpaticos al principio pero, tenian un problema...

    por: tibert5000l Literatural 13/01/2014 lVistas: 17

    Todas hablan de cónsul Escipión el Africano y nos da un visión de su vida entera. Africanus el hijo del consúl es la primera novela del autor, y ya fue un éxito de gran escala. Nos entretiene y nos fascina con una historia bien desarrolla, con historias entrecruzadas, personajes profundos y conspiraciones que nos tiene siempre al borde del sofá. Y además todo sobre un fondo historico bien estudiado y detallado.

    por: Juan Cater Pilarl Literatural 06/06/2013 lVistas: 26
    Carlos

    En la mitología griega las musas eran, según los escritores más antiguos, las diosas inspiradoras de la música y, según las nociones posteriores, divinidades que presidían los diferentes tipos de poesía, así como las artes y las ciencias.

    por: Carlosl Literatural 12/04/2013 lVistas: 22
    Javier Carbajal

    ¿Cuál es el primer paso para convertirse en un escritor o escritora? Seguramente podrías responderme "ponerse a escribir", pero no, esa no era la respuesta que yo esperaba. Hablando con otros escritores y por propia experiencia, he descubierto con los años que el mayor obstáculo para los nuevos escritores es que no piensan en sí mismos como escritores. Lo repito: No piensan en si mismos como escritores.

    por: Javier Carbajall Literatural 04/04/2013 lVistas: 47

    Un niño que juega, su fantasía, la realidad. El hombre tomaba café en un elegante bar ubicado en el centro de San Isidro, un lugar de aquellos que, como tantos a lo largo y ancho de Argentina, aún conservan las iglesias, los árboles y las casas de otro tiempo en que eran habitados por apenas un puñado de familias. La calle era adoquinada y la mayoría de los edificios que había sobre ella eran de estilo colonial.

    por: Juan Grazianil Literatural 12/02/2013 lVistas: 22
    Carlos Mora Vanegas

    Se graduó en Historia en 1889 y pasó dos años en Roma, donde su encuentro con Malwida von Meysenburg – quien había sido amiga de Nietzsche y de Wagner – y su descubrimiento de las obras maestras italianas fueron decisivas en el desarrollo de su pensamiento.

    por: Carlos Mora Vanegasl Literatural 07/01/2013 lVistas: 39
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast