La Fiesta De Pascua

Posteado: 20/02/2010 |Comentarios: 0 | Vistas: 125 |

LA FIESTA DE PASCUA.
Éramos muy jóvenes y a veces muy niños. Tu, la niña mas bella de nuestra niñez, con los ojos color nubes del cielo despejado, es que tu nube era celeste, tus hermanos valientes para defender el honor de la hermana, seguían mis primos que envidiaban mis éxitos en los estudios y mi amigo que mas tarde en nuestra madurez traicionaría vilmente a su mejor amigo. Y como olvidarme de Javicho, con su cojera reciente que alegre participaba de nuestras correrías en las procesiones de los penitentes. Tampoco olvidar al loco Carlos y al narish Monzón.


Era divertido desaparecer de casa en la semana santa, para hacer nuestras correrías épicas por todas las procesiones, de paso yo muy enamorado de la bella aurora, con sus ojos celestes que sentada en el campanario de la iglesia, muchas de las veces me miraba. Yo detenía mi paso y miraba el cielo en sus ojos celestes. Javicho, con su voz ronca me llamaba y detenía mi contemplación. Y el narizón de Monzón se burlaba que me gustasen las niñas. Para ellos todavía no había nacido el amor, solo existía el juego por las calles de nuestro pueblo. Todos reunidos en la casa de Sonia, nos alistábamos ya para la aventura del día.
Empezaba con las velaciones del día lunes de dolores. En la misa contemplábamos la ceremonia de la misa, pero nos aburría en demasía los sermones. Escuchábamos los largos sermones de los curas; no entendíamos lo que decía y muchas de las veces ya dormitábamos en las bancas, pero al sentir el codazo de alguno de nuestros compañeros, nos despertábamos como desconcertados no sabiendo que había pasado. Quería seguir mirando a la niña de mis sueños, pero el sopor que producía las largas latanias a veces me dormía, y alguna que otra vez mi pobre testa daba un sonoro golpe en el reclinatorio de la banca de la iglesia; avergonzado despertaba, pero la risa contenida de mis amigos me impedía gritar de dolor por la repentino suceso que despertaba de mis sueños.




Salíamos corriendo apenas terminada la misa, para ir a la casa de los veladores y recibir las canastas con los dulces de nuestro pueblo. Escuchar las conversaciones de los adultos y poner nuestra carne como de gallina ante los misterios que acabásemos de conocer: La mujer que se convertía en mula por haber tenido un hijo con el cura; o de el llanto de la Coya de Atahualpa en el agua del Oro, para atraer a los incautos para que hagan compañía a su hermano Huáscar asesinado por su hermano. Las apariciones de difuntos, eso si que nos helaba las venas, nos ponía los dientes a rechinar y juntándonos mas apreciábamos el calor de los amigos, pero mirábamos asustadamente a nuestro alrededor buscando algún aparecido que se presentase y nos hiciese volar apresuradamente a nuestras casa, para dormir al lado de mama o con la abuela para calmar nuestros nervios tan expresamente incitados.
Seguía nuestra presencia y seguíamos escuchando a los viejos ancianos de nuestras comunidades que se reunían para rezar en un latín chamuscado con el runa simi o el cullie que eran los idiomas de nuestros paisajes geográficos en que vivíamos; después ellos echaban sus suerte en la hoja de coca para averiguar si le sonreía la suerte, pero a eso le llamaban cutipar. Se notaba su masticado de la hoja de coca que complementaban con la cal echa de mariscos y que según dicen es la mejor para poder hacer dulce el masticado de la hoja de coca. De ves en cuando echaban su anisado para no agriar el sabor y seguían con su checo echando la cal para que se arme. Mi abuelo me regalo uno de puro oro con punzón de plata cuando asistí a la ceremonia del chacu, que era para hacerme ya ciudadano de nuestras naciones y se escogió las mejores hojas para masticarlo, al principio no entendí para que, pero después en mis largas horas de estudio lo masticaba y en la mañana me levantaba como si no hubiera trasnochado.



Terminando el rezo, se esperaba el caldo o cushal de la mañana para reponer las fuerzas de la mala noche. Todos recibíamos, sentados en el suelo para así poder degustar el caldo de la veladora y después regresábamos a casa como si hubiésemos realizado una hazaña que en la época de estudio nos contábamos en la hora de los recreos y de la cual cada uno se ufanaba de sus grandes proezas.
Túpac Isaac II
Juan Esteban Yupanqui Villalobos
http://juanestebanyupanqui.blogspot.com

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 0 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/juvenil-articulos/la-fiesta-de-pascua-1883411.html

    Agregue un nuevo comentario

    Cada ser humano tiene derecho a su historia. El sufrimiento es imborrable en el espacio y el tiempo. A mis 50 años he visto y sufrido de muchos avatares como casi todos los seres humanos. Recuerdo a mis 4 años sentado frente a una televisión de lamparas y uno o dos canales, ver los reportajes diarios de la guerra del Vietnam, Las Malvinas, Oriente Medio, el absurdo y continuo conflicto judio... Trato de narrarlo desde mis ojos, mi entendimiento, mi sensibilidad. Es mi historia, tú historia.

    por: juanl Literatura> Juvenill 24/05/2014
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    ¿Quién sabe contarían a sus congéneres del drama humano que contenía tan enigmática construcción?

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Literatura> Juvenill 23/09/2013 lVistas: 19

    ADÉNTRATE EN UN MUNDO MÁGICO Y LLENO DE FANTASÍA, DONDE DESCUBRIRÁS VALIENTES AVENTUREROS, MALVADOS NIGROMANTES, PRÍNCIPES HEREDEROS DE REINOS MÁGICOS Y ENANOS LADRONES DE BUEN CORAZÓN...

    por: javier harol Literatura> Juvenill 22/09/2012 lVistas: 14
    German Muller

    esta es una conversacion con una amiga hacerca de la pelicula harry potter su relacion con la vida real y la politica es mas graciosa que otra cosa de todos modos seria muy interesante que dejen vuestros comentarios gracias.

    por: German Mullerl Literatura> Juvenill 25/08/2012 lVistas: 17

    "Mortadelo y Filemón" es, además un tebeo muy aclamado dentro de nuestra historieta, una serie que revisa hasta cierto punto el viaje histórico y social de de los últimos años de historia.

    por: Jose Lopezl Literatura> Juvenill 17/10/2011 lVistas: 126

    Este artículo constituye un análisis de la novela juvenil "Uten puls" del escritor noruego Heine T. Bakkeid, texto que por medio de su protagonista trata de los problemas familiares y sociales que pueden producir la pérdida emocional de los adolescentes.

    por: Leonor Campoverde - Quirino Taianol Literatura> Juvenill 27/07/2011 lVistas: 78

    Este artículo pretende analizar la novela juvenil escrita por la escritora noruega Ingunn Aamodt. La obra tiene como tema principal la religión como causa de discordia en la sociedad. El libro, siendo destinado a lectores jóvenes, trata de demostrar de manera simplificada como el fanatismo religioso puede constituir un freno social y una barrera a las relaciones afectivas, incluso al matrimonio.

    por: Leonor Campoverde - Quirino Taianol Literatura> Juvenill 21/07/2011 lVistas: 61
    narmeralekos

    Bienveido a mi mundo, no es tan retorcido despues de tantos años de guerra. Pubico la saga "la rebelión de los espejos" Relatos, cuentos, poesias, ensayos.

    por: narmeralekosl Literatura> Juvenill 16/06/2011 lVistas: 63
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    El neoliberalismo implica, ante todo, un Proyecto económico-político de clase (capitalista) el cual se ha venido expresando a través de una estrategia de acumulación llamada "Desarrollo".

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 06/06/2014
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    Estreno internacional de la obra teatral "La Leyenda del Cóndor y la Flor" Autor: Juan Esteban Yupanqui Villalobos

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Arte&Entretenimiento> Teatrol 10/04/2014 lVistas: 27
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    El Señor Ollanta fue elegido por una mayoría para que lo represente, no lo puede delegar, salvo que sea una funcionaria del estado, me refiero a su conyugue, en el caso de los ministros de Estado, quienes que responder de sus cuentas ante el parlamento nacional. Nos preguntamos ante quién da cuenta la señora Nadine Heredia; todo esto refleja la incapacidad del gobernante para dirigir los destinos del país.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 27/02/2014
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    ¿Cómo caminaremos? Al partir sin tu presencia sin tu mirada que mira sin tus palabras que escuchan sin tu sentir que siente sin tu perfume que huele al jazmín de las flores o al mar de las mañanas que perfuma en un atardecer.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Literatura> Poesíal 09/02/2014 lVistas: 17
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    Lo primero que tenemos que hacer es remitirnos a la historia de la izquierda peruana, que como antecedente ha seguido el derrotero de lo sucedido en al ámbito internacional.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 23/09/2013 lVistas: 19
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    Para ir confirmando cada uno de los pasos que ha realizado la Gran burguesía para nuevamente regresar a las épocas de la edad de la esclavitud, aunque ahora irónicamente lo llaman las fuerza del mercado.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Noticias & Sociedad> Polítical 23/09/2013 lVistas: 21
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    ¿Quién sabe contarían a sus congéneres del drama humano que contenía tan enigmática construcción?

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Literatura> Juvenill 23/09/2013 lVistas: 19
    Juan E. Yupanqui Villalobos

    Hay una sociedad del aprendizaje que es conflictiva, es precisamente por el divorcio con que se creo la escuela. Esta opuesta a la cosmovisión de la población. La escuela nacional obedece a otros intereses que no son de la comunidad. Pero porque? Por qué se quiere una escuela homogénea, a pesar que se hable de multiculturalidad, pero no se habla de multinacionalidad, pues allí ya choca con los intereses de clase y de grupo social.

    por: Juan E. Yupanqui Villalobosl Educación> Historial 05/01/2013 lVistas: 36
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast