Relatos Sobre La Discriminacion: Brutus

Posteado: 29/10/2009 |Comentarios: 0 | Vistas: 2,128 |

BRUTUS

Así le llamaban todos. Trabajaba en el almacén de una cuchillería de la calle Ancha. De verdad impresionaba. Cejas espesas, mandíbula cuadrada y una notable amalgama de músculos y tendones marcaban su fornida anatomía.
Nadie recordaba su nombre de pila, y a muy pocos le importaba. Trabajaba con eficacia, con esa concentración propia de los solitarios. Respondía con monosílabos, y raramente levantaba la mirada de su trabajo.
No tenía amigos entre sus compañeros y tampoco los buscaba.
Pasaron dos años en los que Brutus vivió encerrado en su universo personal, secreto y privado. Rompió algunos huesos cuando le molestaban, acrecentando su reputación de belicoso. O de loco. Se quedó con el mote de Brutus y se acostumbró a ser tan temido como respetado.

Ñoño se apodaba el nuevo. Venía de Tarazona, un pueblo grande de la comarca. El Ñoño había nacido con un cromosoma extra, copia del 21, llamado síndrome de Down. Ese trastorno genético le produjo un considerable retraso mental, dificultad para desplazarse y unos rasgos físicos particulares, recordando la fisonomía de los mongoles.
Tenía ojos achinados, su lengua colgaba a menudo de la comisura de sus labios y su vocabulario era escaso. Sin embargo, estaba dotado de una sorprendente capacidad de imitación y de un sentido del humor a toda prueba.
Le fueron asignadas tareas muy sencillas, como barrer o transportar paquetes. El Ñoño se esmeraba en su cometido y nadie podía quejarse.
Brutus y el Ñoño tenían un rasgo en común: eran dos fuerzas de la naturaleza. Rozaban el metro noventa, caso excepcional en los que padecen el síndrome de Down, y sobrepasaban los dos quintales.
Por sus diferencias fueron aislados. Del Ñoño, también, más de uno se burlaba.

El propietario de la cuchillería era un hombre bueno, conocido y respetado. La excelencia de su producción le permitía exportarla en gran parte. Consecuentemente, la treintena de empleados beneficiaba de un marco profesional agradable, de un excelente sueldo, y del orgullo del trabajo bien hecho.
Pero el hombre es el hombre, con sus limitaciones…
Para sorpresa de todos, desde los primeros días en la empresa el Ñoño se sintió atraído por la esquiva personalidad de Brutus. Los dos gigantes compartían la parquedad de sus expresiones. Si para Brutus era una práctica voluntaria, para el Ñoño era la consecuencia de su cromosoma en exceso.

Siempre que el trabajo lo permitía, el Ñoño se acercaba al torno en el que Brutus se afanaba sobre sus navajas. Le sonreía torpemente, imitando los precisos gestos del oficio de cuchillero.
Brutus exageraba algunos, y el Ñoño se lanzaba entonces en una serie de aspavientos que causaban la hilaridad de todos.

La llegada de la escultural Sofía rompió el equilibrio.

Regresaba de Estados Unidos, donde había pasado en la prestigiosa Universidad de Harvard su graduación. Morena, guapísima y sin complejos, la hija del propietario irrumpió una mañana en el taller como un súbito torbellino.
Al abrir la puerta de la manufactura la corriente dejó al descubierto unos muslos dorados. La luz también quiso jugar con su juvenil cuerpo dibujando cada parcela, poniendo en relieve la perfección de sus pechos que la gravedad desafiaba, sus caderas sugestivas y la tentación de su vientre nuevo.
Manuel, el encargado del taller, la deseó hasta obsesionarse, pero sus halagos no hicieron mella en Sofía. Tampoco el tiempo que dedicó a explicarle el arte de su trabajo, ni sus toscas tentativas para seducirla.
Sofía solo tenía ojos para el taciturno Brutus, que a la treintena disfrutaba de una vitalidad envidiable.
A los pocos días, incluso el Ñoño comprendió que las cosas habían cambiado. En el taller el ambiente se volvió tenso, y las constantes apariciones de la escultural jovencita acrecentaban el desasosiego. Manuel apretaba las mandíbulas para contener su resentimiento, imaginando mil maneras de vengarse por despecho.
El pasado violento de Brutus le ayudó a encontrar el modo adecuado de resarcirse.
Con mentiras y exageraciones, recordando las palizas propinadas por Brutus cuando se incorporó al equipo, fue creando en el taller un odio intenso hacia su compañero, criticando sus silencios y sus rarezas. Conseguido su objetivo, planificó una estratagema para quitársele de en medio
Una tarde le esperaron al acabar la jornada. Siete pares de fornidos brazos armados con garrotes y varas. Acorralado en un rincón del taller, Brutus se defendió con arrojo. Volaron tortazos, patadas y puñetazos. Crujieron huesos y estallaron dientes, narices y algunos labios.
Pero la fuerza del número fue decisiva. Los garrotes bailaron una macabra danza, y Brutus acabó en el suelo sangrando a borbotones, a punto de perder el conocimiento.
Manuel se disponía a asestarle el golpe definitivo cuando una mano autoritaria detuvo su brazo en el aire, retorciéndolo hasta descoyuntarlo. El Ñoño le había atacado, y en sus ojos se leía una determinación inconcebible.
-¡A Brutus no! ¡Es mi amigo! –clamó el Ñoño con su acento inconfundible de retardado.
La corrección que propinó el Ñoño a sus secuaces fue de las que no se olvidan. Llevó a cabo su tarea sin prisas, golpeando uno a uno con la dureza de un yunque.
Cuando acabó de castigarles se inclinó sobre su amigo y, con su pañuelo arrugado, limpió la sangre que brotaba de sus cejas.
El Ñoño le sonreía, mientras un hilo de baba le caía de los labios.
Sus miradas se cruzaron. Desconcertado, Brutus le devolvió su sonrisa. El Ñoño le ayudó a levantarse.
Su abrazo fue como el choque de dos montañas. Dos corazones grandes y solitarios se habían encontrado complementando sus soledades.
-Me llamo Juan, -le informó Brutus dándole un nuevo abrazo.

Cuando se incorporó el equipo al día siguiente, los que habían sido «retocados» trataron de disimular sus hematomas como mejor supieron. Algunos se maquillaron los ojos y las mejillas, otros pretextaron un estúpido resbalón en el baño, e incluso hubo uno que alegó una alergia inusitada a la carne de gorrino (el animal más perfecto de la Creación como bien se sabe).
Al salir del hospital Manuel presentó su dimisión con el brazo en cabestrillo. Informado de lo sucedido, el dueño la aceptó en el acto, acordando su puesto de responsable al agredido.

El Ñoño fue el padrino de la boda de Sofía con su amigo Juan Belmonte, al que el amor y la felicidad cambiaron. Y la fraternidad con el Ñoño iluminó su alma.
Como ocurre a menudo con los que sufren el síndrome de Down, el Ñoño falleció poco tiempo después de una leucemia imparable. Su amigo Juan le acompañaba cuando tuvieron que separarse.

Todavía se comenta en las cuchillerías esa amistad tan extraña…

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 4 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/ficcion-articulos/relatos-sobre-la-discriminacion-brutus-1396049.html

    Agregue un nuevo comentario

    Crónicas de un Psicópata: La Historia de Ana. Habla de cómo un sujeto a partir de una pregunta sin sentido puede llevar a acabo un crimen atroz, sin remordimiento alguno. Estas historias son publicadas dos veces por semana en mi sitio web. Mas información al pie de éste articulo.

    por: lo mas profundo de tu mentel Literatura> Ficciónl 05/09/2014
    Ricardo Camilo

    El niño y la flor es un relato que se divide en siete partes mas un epílogo que cuenta la historia de una flor que se enamora en un trágico evento que cambiará su vida para siempre. Las partes completas se irán publicando en el blog http://cuentoviejo.wordpress.com/ visítalo y sorpréndete

    por: Ricardo Camilol Literatura> Ficciónl 12/07/2014
    María Gema Salvador Sánchez

    Un escritor manda un relato y recibe malas críticas, pero él sigue escribiendo.

    por: María Gema Salvador Sánchezl Literatura> Ficciónl 16/05/2014 lVistas: 15
    Javier Pujol de Lara

    Siguen las desventuras de Alonso. Esta vez, muy a su pesar, intentará tomar las riendas de una relación que puede acabar realmente mal si no pone remedio. ¿Conseguirá superar su naturaleza cobarde y lasciva y hacer lo correcto?

    por: Javier Pujol de Laral Literatura> Ficciónl 08/05/2014
    Javier Pujol de Lara

    Alonso, un viejo amigo, se puso en contacto conmigo hace unas semanas. Quería verme por un problema que le había surgido y sentía la necesidad de contármelo para ver si le podía ayudar. Su vida de calavera sinvergüenza y mujeriego ya auguraba que se trataba de un asunto relacionado con faldas o con la ausencia de ellas. Lo que jamás me hubiera imaginado es lo que iba a contarme.

    por: Javier Pujol de Laral Literatura> Ficciónl 30/04/2014
    Jose Bellido Montenegro

    Llegado un médico forense desde Trujillo, emitió su informe y pudo finalmente el Señor Juez condenar a Don Jerónimo Huamachumo Fajardo a pena de prisión por ejercicio ilegal de la profesión de médico sin serlo, y homicidio culposo, por su ignorancia en anatomía.

    por: Jose Bellido Montenegrol Literatura> Ficciónl 09/03/2014 lVistas: 18
    Pilar Bueno

    Claves de la obra cumbre de la literatura hispanoamericana, una de las novelas en lengua española más leída.

    por: Pilar Buenol Literatura> Ficciónl 19/11/2013 lVistas: 24
    Pilar Bueno

    La escritora Salomé Guadalupe Ingelmo analiza la figura del insigne autor valenciano

    por: Pilar Buenol Literatura> Ficciónl 14/11/2013 lVistas: 13
    José Spitzer-Ysbert

    Es un RELATO, naturalmente breve. Historia de una Pasión de las que nos consumen...

    por: José Spitzer-Ysbertl Arte&Entretenimiento> Guiónl 19/07/2010 lVistas: 130
    José Spitzer-Ysbert

    Es un Relato de ficción. La historia de dos niños que viven una experiencia poco usual...

    por: José Spitzer-Ysbertl Literatura> Ficciónl 15/07/2010 lVistas: 45
    José Spitzer-Ysbert

    LA DISCRIMINACION Acompaña la historia de la humanidad desde que el hombre se irguió a la entrada de su caverna y desafió al destino. La discriminación es la ideología o comportamiento social que separa y considera inferiores a las personas por su raza, clase social, sexo, religión u otros motivos ideológicos. Una injusticia cotidiana. Y una herida que en ocasiones tarda en curarse, cuando se cura.

    por: José Spitzer-Ysbertl Literatura> Ficciónl 29/10/2009 lVistas: 411
    José Spitzer-Ysbert

    La historia que les voy a relatar hoy es real. Sucedió en la ciudad mexicana de Santa Fe. Me emocionó y quisiera compartirla. “¿Donde está el orden natural de las cosas? Cuando un niño física y mentalmente discapacitado viene al mundo, se presenta una verdadera oportunidad de ver la naturaleza humana. Se manifiesta en la forma en la que otras personas le tratan.” Escuchemos entonces lo que cuenta un padre ejemplar. Todo Amor en esta historia que es la suya propia. José SPITZER-YSBERT

    por: José Spitzer-Ysbertl Literatura> Ficciónl 29/10/2009 lVistas: 2,784
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast