El Señor Haga Resplandecer Su Rostro Sobre Nosotros

Posteado: 06/03/2011 |Comentarios: 0 | Vistas: 470 |

Durante muchos años he cantado (sin pensar) el himno que dice: "Brilla en el sitio donde estés, puedes con tu luz algún perdido rescatar, brilla en el sitio donde estés…" ¿Brillar? y ¿con mi luz rescatar perdidos?.y para alcanzar este inalcanzable objetivo, por años le he pedido al Señor que haga resplandecer su rostro sobre mí, para que sea reconocido en mi brillo su camino de salvación y sea alabado su nombre… (cf. Salmo 67:1-3). Pero tengo que reconocer (humildemente y por adelantado) que he fracasado en forma miserable: porque el querer resplandecer está en mi, pero no el logarlo (cf. Romanos 7:18-19); y al igual que mis padres (Adán y Eva) me encuentro escondido entre los matorrales por sentirme temeroso, desnudo (sin brillo) y destituido de la gloria de Dios (cf. Génesis 3:10, Romanos 3:23). Sin embargo, al igual que el apóstol Pablo, ahora doy gracias a Dios por Jesucristo (la luz verdadera) quien vino a brillar en medio de un mundo en tinieblas espirituales.

Dios tenga misericordia de nosotros, y nos bendiga; haga resplandecer su rostro sobre nosotros; para que sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación. Te alaben los pueblos, oh Dios; todos los pueblos te alaben (Salmo 67:1-3).

Dios tenga misericordia de nosotros:

Dios tuvo misericordia de nosotros enviando a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (cf. Juan 3:16), porque con amor eterno nos ha amado; por tanto, nos ha prolongado su misericordia por medio de nuestro Señor Jesucristo (cf. Jeremías 31:3). De hecho, el evangelio de Marcos relata que un leproso vino a Jesús, se arrodillo delante de él y le dijo: si quieres puedes limpiarme, y Jesús teniendo misericordia de él extendió la mano, y le tocó, y le dijo: quiero, se limpio, y al instante la lepra se fue de él y quedó limpio (cf. Marcos 1:40-41). El Señor Jesús tuvo misericordia del leproso curándolo tanto física como espiritualmente. Físicamente, tocando la piel leprosa y espiritualmente, cargando sobre sí la lepra (pecado) de todos nosotros. El apóstol Pablo asegura que todos nosotros éramos leprosos, es decir: "insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros; pero que cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia, viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna" (cf. Tito 3:5-7).

Y nos bendiga:

Dios le prometió a Abraham que todas las naciones de la tierra serian benditas en su simiente (cf. Génesis 26:4), y el apóstol Pablo aclara que la simiente de Abraham es Cristo (cf. Gálatas 3:13). Por eso el ángel Gabriel le dijo a María: Bendita tu entre las mujeres, porque concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús (Lucas 1:28, 31). La mayor bendición que ha recibido la humanidad es haber sido creada y haber sido redimida por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Haga resplandecer su rostro sobre nosotros:

Cristo es el resplandor de la gloria de Dios sobre los hombres: "Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo muriendo en la cruz del calvario y luego resucitando  victorioso se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas" (cf. Hebreos 1:1-3). De hecho, cuando Saulo de Tarso cayó en tierra después de haber sido rodeado por un resplandor de luz del cielo oyó un voz que le dijo: ¿porque me persigues? Saulo preguntó: ¿Quién eres Señor?, y el resplandor le dijo: Yo soy Jesús, a quien tu persigues.

El rostro de Dios resplandeció sobre nosotros en Belem cuando en la ciudad de David nació el Salvador: Cristo el Señor (Lucas 2:9-11).  El rostro de Dios resplandeció sobre nosotros en Galilea, cuando el pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz y los que andaban en tierra de sombra y de muerte, luz resplandeció sobre ellos porque "un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz" (cf. Isaías 9:1-7). El rostro de Dios resplandeció sobre nosotros cuando Jesús curaba enfermedades, perdonaba pecados, resucitaba muertos y pregonaba las buenas nuevas de salvación (cf. Mateo 17:2). El rostro de Dios  resplandeció ensangrentado en el Getsemaní y en el Calvario. El rostro de Dios resplandeció sobre nosotros al resucitar victorioso de la tumba: "y aquel verbo fue hecho carne, y habito entre nosotros (y vimos su gloria), gloria como del unigénito del Padre) lleno de gracia y de verdad" (Juan 1:14). El rostro de Dios resplandeció cuando Jesús apareció victorioso en la visión que tuvo el apóstol Juan en la Isla de Patmos  (Apocalipsis 1:16). El rostro de Dios resplandecerá sobre nosotros cuando Jesús se manifieste en Gloria y majestad durante su segunda venida (Mateo 24:30) y el rostro de Dios resplandecerá sobre nosotros cuando El reine en la nueva Jerusalén por los siglos de los siglos, amen (Apocalipsis 21:23).

Para que sea conocido en la tierra tu camino:

El único camino hacia la vida eterna es Jesucristo. Jesús dijo: nadie viene al Padre, si no es por mí. Jesús dijo: yo soy el camino, la verdad y la vida; y Jesús dijo: el que me ha visto a mí, ha visto al Padre (cf. Juan 14:5-9). Para que sea conocida  en todas las naciones tu salvación: El nombre Jesús, significa salvador: "porque el salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21). Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos (Hechos 4:12). Cristo es nuestra única salvación. 

Para que todos los pueblos te alaben, oh Dios.

"Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: !Aleluya! la salvación y la honra y la gloria y el poder son del Señor Dios nuestro. Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes"  (Apocalipsis 19:1, 5). "Alabad a Jehová Dios en su santuario; alabadle en la magnificencia de su firmamento. Alabadle por sus proezas; alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza. Alabadle a son de trompeta, clarinete, flauta o saxofón; alabadle con lira y arpa. Alabadle con pandero y danza; alabadle con guitarra, chelo, charango o violín. Alabadle con címbalos resonantes; alabadle con címbalos de júbilo. Todo lo que respira alabe a Jehová. Aleluya" (cf. Salmo 150).

Dios tuvo y tiene misericordia de nosotros y nos bendijo por medio de nuestro Señor Jesucristo; Dios hizo resplandecer su rostro sobre nosotros al enviar a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda mas tenga vida eterna; para que sea conocido en la tierra su camino y en todas las naciones su salvación. Todos los pueblos de la tierra y todo los seres creador de todo el universo alabaran a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, por los siglos de los siglos, Amen. (cf. Salmo 67:1-3).

Es verdad que el semblante de Moisés brilló después de ver las espaldas de Dios, por eso "iluminado" dijo: !Jehová!!Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado (cf. Éxodo 34:6).

Es verdad que los entendidos resplandecerán con el resplandor del firmamento y que los que enseñan la justicia a la multitud resplandecerán como las estrellas a perpetua eternidad. (Daniel 13:3).  Es verdad, pero solamente si cuando cantamos, oramos, leemos o meditamos en la Palabra de Dios, encontramos a Jesús detrás de cada versículo y capitulo, perfumando cada historia o episodio, dando sentido a cada evento o profecía, entonces encontraremos la perla escondida de gran precio, y la luz del Sol de Justicia iluminará nuestro entendimiento, entonces nuestro rostro resplandecerá con el resplandor del firmamento y nuestra mente brillará como las estrellas a perpetua eternidad.

Brille Jesucristo donde estés, brille Jesucristo donde estés, solo su luz puede al perdido rescatar, brille Jesucristo donde estés.

Jorge R. Talbot

www.biblicalresearchsociety.org

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 0 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/cristianismo-articulos/el-senor-haga-resplandecer-su-rostro-sobre-nosotros-4358063.html

    Agregue un nuevo comentario

    Jorge R. Talbot

    Jesucristo es el sembrador, es la semilla, es el agua de vida, es el sol de justicia. Nosotros somos los terrenos ubicados a los costados de la cruz. Todo aquel que se sienta trabajado, cargado, agotado, perdido, angustiado, desesperado, o desamparado, está en el terreno fértil de la redención para recibir el perdón y la salvación que emanan de la cruz. Jesús dijo: Venid a mi todos los que estéis trabajados y cargados, y yo os hare descansar (Mateo 10:28).

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 13/08/2011 lVistas: 345
    Juan Lama Ortega

    ¿Quién ha conducido a los creyentes de Iglesia hacia lo externo y los ha hecho tan mundanos? Han sido y son las instituciones eclesiásticas que se hacen llamar cristianas.

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 22/11/2014 lVistas: 11
    Juan Lama Ortega

    En 1632 Galileo Galilei publicó un libro titulado «Diálogo», en el que defendió vehementemente las ideas y la cosmología copernicana, por lo que tuvo que presentarse ante la Inquisición y allí fue obligado a desmentir su tesis. A pesar de esto fue condenado. Galilei fue el primero que desmitificó o secularizó el sagrado mundo de los cielos, con lo que de pronto ese tema ya no concernía a la Iglesia, si no que a partir de ese momento correspondía a las ciencias naturales

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 13/11/2014 lVistas: 11
    Juan Lama Ortega

    El ser humano actual, cada vez más alejado del contacto con la naturaleza, encuentra extraño que animales de distintas especies puedan ser amigos, o que animales fuertes protejan a otros más débiles a pesar de que, a priori, sean considerados enemigos o simplemente víctima y depredador.

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 23/10/2014
    Juan Lama Ortega

    Desde tiempo remotos ya los griegos se interesaron por el estudio de aquello que denominaban éter, algo abstracto que en la actualidad la ciencia sigue considerando como interesante objeto de investigación, denominándolo, no obstante, de forma diferente: materia sutil.

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 16/10/2014 lVistas: 11

    La comunidad cristiana en el mundo es una de las comunidades mas grandes y con crecimiento de mayor rapidez como también una de las mas afectadas por la oposición anticristiana en el mundo.

    por: jesus Acostal Espiritualidad> Cristianismol 16/10/2014
    Juan Lama Ortega

    Cuando en el año 324 el Emperador Constantino absorbió el cristianismo y lo convirtió en religión estatal por motivos tácticos y políticos, se produjo una poderosa y nueva alianza entre estado y religión, que lucho con saña contra los verdaderos seguidores de Jesús de Nazaret.

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 13/10/2014
    Juan Lama Ortega

    Precisamente en la época materialista actual, el ser humano se entrega sin reparo a las muchas ofertas orientadas a lo mundano. Inconscientemente y por desconocimiento se carga a sí mismo, es decir carga su alma, la que después de la muerte puede quedar atada a la tierra precisamente por dichas cargas

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 03/10/2014
    Juan Lama Ortega

    El caso de Orígenes fue el primer conflicto entre un cristiano originario y la autoridad jerárquica eclesiástica, es decir la incipiente Iglesia en formación. La lucha por la Verdad era ya en aquel tiempo una lucha por el poder por parte de un sistema dogmático, que con brutal violencia procedía contra los que pensaban de forma diferente.

    por: Juan Lama Ortegal Espiritualidad> Cristianismol 18/09/2014
    Jorge R. Talbot

    Reposar en Dios da fuerzas al cansado, animo al desalentado, esperanza al desesperado, serenidad al necesitado para poder cubrir todos los compromisos cotidianos, y sobre todo, paz interior que nos permite descansa

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 02/02/2014 lVistas: 12
    Jorge R. Talbot

    A muchos doctores de la ley les causa risa que la salvación sea simplemente por Gracia, sin los bellos frutos de la obediencia a la santa ley. Por eso, después de reírse fruncen el seño porque la Gracia les parece una teoría superflua, insuficiente, graciosa y superficial, mientras que la obediencia a la ley lea parece un tema teológicamente serio y bíblicamente profundo.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 29/01/2014 lVistas: 49
    Jorge R. Talbot

    El filosofo Carlos Marx sabia que el opio adormece, pero ignoraba que Jesucristo ennoblece; sabia que el opio es una droga, pero desconocía que Jesucristo es un bálsamo; sabia que el opio destruye, pero ignoraba que Jesucristo redarguye y salva.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 19/01/2014 lVistas: 21
    Jorge R. Talbot

    Con los ojos de la fe y con las alas de la ciencia (Telescopio Hubble), teóricamente podríamos asistir a aquel momento cuando Dios habló y el Big Bang ocurrió dando origen a las cuatro dimensiones de espacio/tiempo, y todas las leyes y fuerzas que comandan el universo, incluyendo (E=mc2), la materia, la antimateria (quarks, antiquaks), los protones, neutrones y electrones, los cuales contienen la información necesaria para la formación de los diferentes átomos.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 07/01/2014 lVistas: 55
    Jorge R. Talbot

    Después de haber peregrinado por casi seis mil años el por el desierto de la vida, hoy en día también nos encontramos a las puertas de la tierra prometida, motivo por el cual, el patriarca Moisés y el apóstol Juan nos vuelven a recordar que NO será por nuestra justicia (semejante a trapos de inmundicia) que heredaremos la vida eterna, sino gracias a la inmaculada Justicia Divina.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 03/01/2014 lVistas: 14
    Jorge R. Talbot

    La Majestad del universo, el Salvador del mundo, Emanuel, Dios con nosotros, estaba envuelto en pañales y acostado en un pesebre, porque no había lugar para El en el mesón, ni en ninguna mansión real ni palacio sacerdotal. Sin embargo, todo ese sacrificio de la divinidad fue realizado para la salvación de todo ser humano que recibe agradecido su perdón. Porque Dios con nosotros y por nosotros (Emanuel) con Amor eterno nos ha amado por lo cual nos prolongo su misericordia.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 29/12/2013 lVistas: 22
    Jorge R. Talbot

    Ningún ser creado, ha tenido, tiene, o tendrá el poder creador de Dios, ni el poder redentor de Dios, por mas poderoso, influyente o inteligente que parezca, incluyendo a patriarcas, profetas, reyes, sacerdotes, pastores, profesores, ángeles, arcángeles, serafines o querubines. Porque solamente Dios posee ese poder creador y solamente Dios posee ese poder redentor de la creación animada e inanimada

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 22/12/2013 lVistas: 13
    Jorge R. Talbot

    Muchas personas cuando leen la palabra de Dios se enredan en la letra de los eventos, sin percibir el Espíritu del mensaje. Ven la ley que condena sin percibir la cruz que redime. Ven el pecado que abunda sin percibir la gracia que sobre abunda. Ven la astucia de la serpiente sin percibir la mansedumbre del Cordero. Se maravillan de Moisés liberando al pueblo de la esclavitud en Egipto, pero no se consternan al ver a Jesús liberando a la humanidad de la esclavitud del pecado.

    por: Jorge R. Talbotl Espiritualidad> Cristianismol 17/12/2013 lVistas: 26
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast