Nicolo Paganini Y La Sonata Del Diablo

Posteado: 03/07/2009 |Comentarios: 8 | Vistas: 24,413 |

Era el 27 de octubre de 1782. El otoño se ha mostrado especialmente frío. Se presagian días de oscuridad. En una pequeña habitación sobre la calle, una mujer daba a luz a un niño de rasgos huesudos, cabello revuelto y castaño, bajo unos párpados pesados y surcado por una reticular maraña de vasos capilares, los ojos eran de un color indeterminado. Ni ahora ni después, esos ojos tuvieron un matiz definido, parecían estar borroneados por ceniza.

El padre con su severo aspecto de guardia pretoriano aguardaba sentado en un taburete de cuero en la sala de estar, junto a uno de sus hermanos. A un lado de él, sobre una mesa, un viejo violín parecía un pájaro moribundo con las alas desplegadas sobre un nido de víboras.

Al niño lo bautizaron con el nombre de Nicolo. El padre Antonio Paganini y la madre, Teresa Bocciardo se habían conocido hacía cinco años en una fiesta ofrecida por el burgomaestre de la ciudad de Génova.

Después de un breve período de vino y rosas enfrentaron las responsabilidades de la unión. Se establecieron en una pieza modesta donde apenas había leña para calentar el hogar, donde las ventanas batían como alas de pájaros iracundos cuando el viento soplaba.

Nicolo comenzó el estudio de la mandolina cuando tenía cinco años. Su padre le enseñaba los primeros movimientos en un pequeño salón habilitado como estudio, donde se debía saltar por encima de rollos de alfombras, cuadros, pedazos de madera y todo tipo de cachivaches.

Superada las vicisitudes de este instrumento, el niño se enfrasca en el aprendizaje del violín. Las primeras notas tiemblan en el aire como las sílabas de un llanto. Sobre las flores instaladas en los búcaros de las ventanas descendía una lámina de escarcha de melancolía cuando el pequeño desgranaba los arpegios escondidos en las cuerdas.

La primera vez que se presentó ante el público tenía nueve años. Apenas era capaz de establecer un método de reflexión para hilvanar la composición de las notas. Cuando Nicolo Paganini interpretaba una melodía lo hacía bajo los influjos de las hadas de la inspiración subconsciente.

A los dieciséis años era considerado un maestro pero el éxito no supo digerirlo con fluidez. El dinero que ganaba lo gastaba en juergas y borracheras. Se pasaba largas jornadas en tabernas y salones donde también apostaba. Alguien le rescató de este frenético acto de destrucción.

Era una dama que le profesaba una gran admiración. No hemos podido conocer su nombre, pero sí que ella le levantó del estercolero de la desidia y la embriaguez para otorgarle un refugio en su villa donde aprendió a tocar la guitarra.

Algo repuesto de los desvaríos y el abatimiento producido por el licor, Paganini volvió a los escenarios. Sobre el tablado un ámbito de fuego esparcía luces y sombras y en medio el artista. El calor ha de haber sido insoportable para Nicolo, pero la imagen que proyectaba al público le hacía parecer que ascendía del mismo infierno.

Del violín arrancaba magníficas notas, detrás de él todo era llamas, un fuego purificador o punitivo, pero proyectaba la figura de Paganini como la de un titán cuya cabeza era coronada por rayos cósmicos. El público veía la imagen de un hombre alto, flaco, con unos brazos tan largos que las manos le llegaban hasta las rodillas. Con el traje raído, sucio de polvo y grasa, su larga cabellera revoloteaba como si se hubiera incendiado, como un sol.

El arco en sus manos describía en el aire incesantes estocadas, curvas, lances, como si pulsaran un florete o una espada. Entre los espectadores el silencio era una densa cortina desgarrada por los armónicos registros de las cuerdas rasgadas. Nadie podía explicarse como alguien podía tocar de una forma tan próxima a lo divino.

Tal vez pensaba Nicolo en aquellos días en que su padre le decía que sería el más grande violinista del mundo y para confirmar su predicción, sometía a golpes su voluntad. Tal vez al tocar incrustaba la daga de fuego en el pecho del padre, tal vez le arrancaba las entrañas con cada arpegio, con cada movimiento de su arco.

La fama de poseso le llegó cuando alguien, no se sabe quién, aseguró haber escuchado y visto a Paganini invocar al diablo. En una habitación en penumbras, dijo, Nicolo se postró de rodillas ante una figura difusa que se erguía en un rincón. Con la mirada puesta en el sitio de donde emanaba un vaho sulfuroso, el violinista confirmó su juramento: “Mi alma es tuya, príncipe del mal, amo de las tinieblas, si me permites tocar como un ángel”.

“De pronto, aseguró el supuesto testigo, una cegadora luz se encendió. Retrocedí y cuando pude escape”. Algunos creyeron esta historia, otros simplemente la descartaron por considerar que para alentar el genio de Paganini, no era necesaria la comparecencia del diablo. Pero la leyenda creció y la gente se arremolinaba para verlo y escucharlo.

Las entradas se agotaban. Personas de todos los estratos habían escuchado la historia sobre el violinista que había entregado su alma al diablo. Mendigos, prostitutas, vagos en un mismo salón con damas y caballeros de rancio abolengo, se sumergían en la magia del hombre poseído. Comenzaron a llamarle “El violinista del diablo”.

Algunas personas comenzaron a creer en la leyenda demoníaca. Siendo un hombre poco agraciado físicamente, Paganini rendía a las mujeres más bellas a sus pies. Le adoraban, le entregaban notas y llaves de habitaciones para que les visitara. A pesar de sus deficiencias en el terreno del sex appeal, el artista tenía magia, algo que emanaba de él y que se nutría con su fama.

A tal punto llegó el frenesí por este genio, que una dama de la más alta posición social, enamorada de él, se encerró en su casa y prohibió que Paganini se acercara. Pero Nicolo también era algo pícaro. Se enteró de la estratagema de la bella mujer y se las ingenió para llegar hasta su balcón. Allí improvisó una sonata para una sola cuerda; la mujer al escuchar las notas cayó rendida por el hechizo y le hizo un sitio en su cama al genio.

De cama en cama, de mujer en mujer, Paganini no se contenía, derrochaba energía y su cuerpo comenzaba a resentirse. Los placeres de alcoba le eran tan apetecibles como el fluir del dinero en sus manos. Aquellos tiempos de pobreza, de carestía y escasez eran preservados en la memoria de Nicolo. Por eso aprovechaba todos las bondades ofrecidas por la fortuna, por eso amaba aquellos cuerpos tersos y jóvenes y les poseía como si él mismo fuera un endriago infernal.

“Una noche, en 1713, soñé que había hecho un pacto con el Diablo y estaba a mis órdenes. Todo me salía maravillosamente bien; todos mis deseos eran anticipados y satisfechos con creces por mi nuevo sirviente. Ocurrió que, en un momento dado, le di mi violín y lo desafié a que tocara para mí alguna pieza romántica. Mi asombro fue enorme cuando lo escuché tocar, con gran bravura e inteligencia, una sonata tan singular y romántica como nunca antes había oído. Tal fue mi maravilla, éxtasis y deleite que quedé pasmado y una violenta emoción me despertó. Inmediatamente tomé mi violín deseando recordar al menos una parte de lo que recién había escuchado, pero fue en vano. La sonata que compuse entonces es, por lejos, la mejor que jamás he escrito y aún la llamo "La sonata del Diablo", pero resultó tan inferior a lo que había oído en el sueño que me hubiera gustado romper mi violín en pedazos y abandonar la música para siempre....”

El genio de Nicolo Paganini se extinguió en Niza, Francia, el 27 de mayo de 1840. Precedido por su fama, al cuerpo del violinista le fue negado por el arzobispo el permiso para el entierro. Se oponía a la celebración de los ritos funerarios para alguien que se había entregado el demonio y dispuso que el ataúd donde yacían los restos del genial artista permaneciera durante varios años en el frío sótano de un ruinoso edificio.

Cuando se le cuestionó al prelado esta decisión para nada misericordiosa, este dijo que fue el mismo Paganini el que se negó a acercarse a la iglesia y desmentir aquella historia de pactos diabólicos. No fue hasta 1876 cuando se permitió que se llevará a cabo un funeral cristiano y sus restos fueran depositados en el cementerio de Parma.

Hacer una pregunta

Pregunta
200 Caracteres que restan
Puntear artículo
4
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 7 voto(s)
    Comentar
    Imprimir
    Re-Publicar
    Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/biografias-articulos/nicolo-paganini-y-la-sonata-del-diablo-1011834.html

    Agregue un nuevo comentario

    Gustavo

    Descubre los beneficios para tu hijo en la musica clásica, lee este artículo y compruebalo tu mismo.

    por: Gustavol Musica> Musica Clásical 22/02/2011 lVistas: 385
    Carlos Mora Vanegas

    Se señala, que amplió sus estudios en la Guildhall School of Music & Drama de Londres, además de recibir lecciones de algunos de los más prestigiosos profesores del mundo como Franco Gulli, Ruggiero Ricci, Ivry Gitlis, Herman Krebbers o miembros del Alban Berg Quartet.

    por: Carlos Mora Vanegasl Musical 03/01/2013 lVistas: 45
    Carlos

    David además trabajó como editor de obras para violín de autores como Francesco Maria Veracini, Pietro Locatelli y Johann Gottlieb Goldberg. Fue el editor de los tríos para piano de Beethoven para C.F. Peters.

    por: Carlosl Musical 13/03/2010 lVistas: 207
    Carlos Mora Vanegas

    En 1801 y 1802 la progresión de su sordera, que Beethoven se empeñaba en ocultar para proteger su carrera de intérprete, fue tal que el doctor Schmidt le ordenó un retiro campestre en Heiligenstadt, un hermoso paraje con vistas al Danubio y los Cárpatos. Ello supuso un alejamiento de su alumna, la jovencísima condesa Giulietta Guicciardi, de la que estaba profundamente enamorado y por la que parecía ser correspondido

    por: Carlos Mora Vanegasl Negociosl 10/03/2012 lVistas: 68
    Carlos Mora Vanegas

    Comenzó sus estudios musicales a los cuatro años de edad y debutó como solista de violín a los siete. Ganó muy precozmente el Primer premio y el Gran premio de la American String Teachers Competition y la Beca Epstein del Boys Clubs of America

    por: Carlos Mora Vanegasl Musical 07/01/2011 lVistas: 101
    Carlos

    Ofreció su primer concierto a los 8 años de edad. Se dedicó también al estudio de la guitarra, ejerciendo como concertista de este instrumento. En 1813 se presentó en Milán, obteniendo grandes éxitos en La Scala.

    por: Carlosl Musical 14/03/2010 lVistas: 768
    Carlos Mora Vanegas

    Es sólo en los últimos tiempos que sus críticos han comenzados a entender que estas supuestas deficiencias eran en realidad las cualidades distinguibles de su música

    por: Carlos Mora Vanegasl Musical 01/04/2010 lVistas: 83

    El efecto Mozart aumenta la inteligencia, la creatividad y ayuda a concentrarse mejor. Conozca algunos aspectos científicos del famoso efecto.

    por: José Lopezl Hogar & Familia> Niñosl 21/08/2011 lVistas: 238
    Leopoldo de Quevedo y Monroy

    Perfil humano de lo que es la vida. Reflexiones en torno a la incompletud de la existencia que se construye con obras grandiosas y minúsculas.

    por: Leopoldo de Quevedo y Monroyl Noticias & Sociedad> Sociedadl 10/01/2011 lVistas: 106
    CYRANODEBERGERAC

    Dentro de un día cualquiera...posiblemente en su universo, el de hoy...se encuentran verdades inmutables, que simplemente no se pueden ignorar...definitivamente todos por algún motivo diverso (normalmente encausado por nuestras acciones) estamos ensimismados en nosotros mismos...olvidando lo básico y elemental que es la vida...esos secretos que se esconden en lo mas sencillo, en lo imperceptible, en aquello que nos recuerda que somos simplemente aprendices de humanos...

    por: CYRANODEBERGERACl Literatura> Biografíasl 28/09/2014
    Daniel

    Hola que tal estás… hoy quiero hablarte sobre el libro Cómo Ganar Amigos e Influir Sobre Las Personas, que para mí es como si fuera la Biblia, llevo más de 20 años leyendo y cada día aprendo algo nuevo.

    por: Daniell Literatura> Biografíasl 14/01/2014 lVistas: 23
    Jorbasmar

    Biografía de un biólogo, paleontólogo y anatomista ingles, su vida contada por años.

    por: Jorbasmarl Literatura> Biografíasl 08/09/2013 lVistas: 41

    Le informa a su Padre que no desea hacer el Doctorado en leyes pues le alcanza con tener su título de Abogado. Trata sobre asuntos familiares, distintos encargos y comenta sobre política hispana y europea.

    por: omarl Literatura> Biografíasl 04/09/2013 lVistas: 19
    Jorbasmar

    Un cientifico que obtuvo el premio nobel y cuando se lo otorgaron, no valoraron lo mas importante que realizó en su vida, por no comprenderlo quien le valoró

    por: Jorbasmarl Literatura> Biografíasl 26/08/2013 lVistas: 34
    Jorbasmar

    Físico alemán que descubrió la teoría cuántica lo cual le proporcionó el Premio Nobel de Física en el año 1.918

    por: Jorbasmarl Literatura> Biografíasl 14/08/2013 lVistas: 23
    Jorbasmar

    Almirante, marino y cartógrafo que dibujo un mapa muy adelantado a su época

    por: Jorbasmarl Literatura> Biografíasl 08/08/2013 lVistas: 15
    Leonor Taiano Campoverde

    Este texto analizará brevemente el contenido de "La Circassienne", biografía escrita por la periodista francesa Gillemette de Sairigné sobre la condesa de Luart. Aunque la obra, apenas publicada en Francia, aún no ha sido traducida a la lengua española, nos ha parecido importante señalar algunos particulares de la misma por medio de una breve reseña, que tratará de poner en relieve la importancia de esta investigación tanto en los estudios de tipo histórico-social, como en los estudios de género

    por: Leonor Taiano Campoverdel Literatura> Biografíasl 15/06/2013 lVistas: 37
    Roderick Guzman

    Dos científicos descubren los traslados en el tiempo. Saben cómo ir al pasado y al futuro, pero existe una dimensión distinta sin peso, sin sustancia sin idea ni existencia donde todo es movimiento eterno, inercia infernal.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ficciónl 19/11/2009 lVistas: 96
    Roderick Guzman

    Los seres originales del planeta fueron acorralados por la actividad humana, pero no pudieron ser eliminados. Ahora acomenten con mayor violencia para recuperar su reino.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ficciónl 17/11/2009 lVistas: 105
    Roderick Guzman

    La imaginación es un elemento capaz de convertirnos en víctimas o en perseguidos. El miedo estimula algunas de sus creaciones más espeluznantes y paranoicas. Este trabajo está dispuesto a propósito en un solo bloque para crear ese ambiente de asfixia y angustia.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ficciónl 27/10/2009 lVistas: 91
    Roderick Guzman

    ¿Qué tienen en común estos dos grupos de depredadores? Malvados, sangrientos y sin piedad. Los investigadores han descubierto algunas similitudes.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> No Ficciónl 22/06/2009 lVistas: 445
    Roderick Guzman

    El mundo infantil en abierta conexión con el tiempo. Dimensión que se traspasa con la inocencia y la ingenuidad.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ficciónl 18/06/2009 lVistas: 432
    Roderick Guzman

    Jesús en la cruz desde la visión de un testigo profano. Este observador, desde una posición irónica, reclama al condenado su falta de percepción de la realidad.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ficciónl 16/06/2009 lVistas: 101 lComentarios: 2
    Roderick Guzman

    Con este texto iniciamos la entrega sobre los más escalofriantes asesinos seriales de todos los tiempos. Es un tratado universal del mal.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Biografíasl 15/06/2009 lVistas: 6,433
    Roderick Guzman

    En ocasiones me ha parecido que Borges marcó algunos puntos con sutileza de lo que sería el futuro, hoy presente. Es posible que haya intuido la creación electrónica y virtual de la Biblioteca Infinita.

    por: Roderick Guzmanl Literatura> Ensayosl 12/06/2009 lVistas: 603

    Comments on this article

    1
    Steven Salazar 12/07/2011
    Pienso que Paganini fue un genio, sin duda. A pesar de los infinitos rumores de su "conexion" con el diablo, creo que nada de esto es verdad. Las alargadas extremidades de Paganini se debn a una enfermedad magna, no a que el diablo le ayudo a alargar sus dedos para interpretar mejor el violin. Viva Paganini
    2
    ana belen 03/04/2011
    horrible es tu bibliografía, la sonata del diablo la compuso tartini. musico anterior a paganinni--
    0
    Irwin 07/11/2010
    Lo del suenio con el Diablo esta totalmente equivocado, en 1713, Paganini todavia no nacia, eso del suenio es de Tartini, sugiero que elimines este articulo, o al menos lo de "La Sonata del Diablo" que es de Tartini...
    3
    Rocío 26/10/2010
    Lamento decirle que efectivamente el sueño es de Giuseppe Tartini (El autor del Trino del Diablo, la Sonata del diablo o como quiera llamarlo). La verdad, encuentro una manera muy inteligente de atraer publico, efectiva y mucho mas en esa época.

    Saludos
    0
    Scalfaro 20/01/2010
    Roberto, presumo que usted no ha oído hablar de la ficción histórica.
    1
    Roberto 20/01/2010
    "Una noche, en 1713, soñé que había hecho un pacto con el Diablo y estaba a mis órdenes...." Este sueño es el que relata Tartini y no Paganini. En el explica como fue que escribió El trino del Diablo.
    0
    Gordopilo 06/12/2009
    ¡¡Macanudo!!No tengo nada mas que decir.Me la reflanfinfa que le inspirara o no don Luzbel;lo que importa es el legado musical que nos dejó lo demás es intrascendente.z
    -2
    HOMER J. 04/12/2009
    SUBLIME.EL MEJOR VIOLINISTA DE TODOS LOS TIEMPOS.A MI ME INSPIRA CUANDO LO EVOCO-INVOCO,Y MIS DEDOS PARECEN COMERSE EL VIOLIN.NO CREO QUE EL TAL DIABLO TUVIESE NADA QUE VER EN EL VIRTUOSISMO DE, ESTE GENIO.EL DIABLO,COMO DIOS, NO SON SINO PAPARRUCHAS E IGNORANTADAS QUE ATENTAN CONTRA LA INTELIGENCIA Y EL SENTIDO COMUN;Y SI DE TALES ESTUPIDECES NOS HUBIESEMOS LIBRADO A TIEMPO,OTRO GALLO LE CANTARA A LA HUMANIDAD.
    Box del Autor
    Categorías
    Quantcast